Actualidad

Lucía Bosé niega la apropiación de un Picasso y dice que fue un "regalo" de su empleada de hogar

La fiscal ha mantenido en la vista su petición de dos años de prisión por supuesta apropiación indebida del dibujo que vendió en 2008 en una subasta por 198.607 euros

Lucía Bosé.
Lucía Bosé. EFE

La actriz Lucía Bosé ha negado hoy en un juicio celebrado en la Audiencia de Madrid haberse apropiado de un dibujo que el pintor Pablo Ruiz Picasso le dio en 1963 a su empleada de hogar y que vendió al fallecer ésta, y ha asegurado que fue un regalo que le hizo "la tata" porque no le gustaba la obra

La fiscal ha mantenido en la vista su petición de dos años de prisión para Lucía Bosé, de 88 años de edad, por supuesta apropiación indebida del dibujo que vendió en 2008 en una subasta por 198.607 euros.

También ha solicitado que se le imponga a la acusada una multa de 4.800 euros y que indemnice a los herederos de la citada empleada de hogar, Remedios T.M., fallecida en 1999 y a la que va dedicada la obra, en la que se puede leer "Para Reme" y la fecha "16-2-63".

Las acusaciones ejercidas por dos sobrinas de Remedios T.M. han reclamado que Lucía Bosé sea condenada a tres años de cárcel y a una multa de 9.600 euros y a que les entregue el dinero obtenido por la venta del cuadro en 2008, mientras que el abogado defensor ha pedido la absolución de la actriz alegando que la empleada de hogar regaló la obra pictórica a su representada porque no le gustaba.

La "tata"

Lucía Bosé ha relatado que Remedios estuvo toda la vida en su casa de la urbanización madrileña de Somosaguas como si fuera un familiar y se ha referido en todo momento a ella como la "tata" y que cuando falleció en 1999 un sobrino suyo fue a recoger sus cosas.

Ha añadido que en 1963 fue a acompañar a su marido, el torero ya fallecido Luis Miguel Dominguín, a una gira por Sudamérica durante tres meses y dejaron a sus hijos y a la "tata" en casa de Picasso y que al volver a recogerlos el pintor les regaló unas litografías y a su empleada de hogar el dibujo dedicado.

"Pero ella dijo que no le gustaba y me lo dio sin cogerlo y sin tocarlo", ha asegurado Lucía Bosé, que ha recordado que ante esta escena "Picasso se mondaba de risa y no puso ningún impedimento".

Ya en su turno de última palabra al final de la vista Lucía Bosé ha insistido en que cuando su empleada vio que ella era la protagonista del dibujo "con esas piernas" que Picasso había dibujado le dijo: "Quédese usted con él", y ha mantenido que luego se lo regaló a ella.

"Me parece injusto que me llamen ladrona"

"Cómo voy a robar yo un cuadro, me parece injusto que me llamen ladrona", ha concluido Lucía Bosé, que ha apostillado que la familia de Remedios "nunca se ocupó de nada" y que las personas que la acusan "ni siquiera fueron al entierro de su tía".

Su hijo el cantante Miguel Bosé ha comparecido ante el tribunal a través de una videoconferencia desde México, donde reside, y se ha acogido a su derecho a no testificar en el juicio, lo que le permite la ley al ser familiar directo de la acusada.

En el juicio han testificado las dos sobrinas de Remedios que reclaman como herederas el dinero obtenido por la venta de la obra de Picasso.

Han mantenido que su tía no regaló el dibujo a la familia Bosé sino que al contrario siempre les dijo que era suyo y que cuando muriera pasaría a su familia y además "estaba muy orgullosa de tenerlo".

Incluso han relatado que Picasso le regaló otra obra a su tía y que esta la vendió cuando Lucía Bosé se separó de Luis Miguel Dominguín para ayudarla económicamente.

Sin embargo, un hermano de las dos anteriores ha testificado que nunca oyó a su tía reclamar el dibujo de Picasso y ha apostillado: "De los Bosé estamos muy agradecidos porque nos han dado trabajo toda la vida y nos han ayudado con cuestiones como la vivienda".

La dedicatoria, prueba fundamental

Para la fiscal la prueba fundamental de que la obra pertenecía a Remedios es la dedicatoria de Picasso "Para Reme".

Uno de los abogados de la acusación ha hecho ver al tribunal que además Remedios "era una mujer analfabeta, con nulos estudios, sin capacidad para comprender lo que era un cuadro de Picasso y llevaba 50 años trabajando en esta casa, con lo cual se la podía manipular y engañar fácilmente".

La defensa ha alegado que el dibujo se lo regaló Remedios a Lucía Bosé "porque le pareció espantoso" ser la protagonista del mismo al "verse con tantas piernas", que la posesión pacífica durante muchos años equivale a un título de propiedad y que la representante de la empresa que se encargó de la subasta ha dicho que la persona a la que va dedicada una obra no significa siempre que sea la dueña.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba