LOTERÍA

Por qué debes alegrarte si no te ha tocado nada en la Lotería de Navidad

Bueno, lector, que no pasa nada. No nos ha tocado, pero tenemos más que razones para alegrarnos. Sigue leyendo

No nos ha tocado nada, y casi que mejor
No nos ha tocado nada, y casi que mejor EFE

Nada, otro año más que no te ha tocado nada en la Lotería de Navidad. Tú ahí, súper ilusionado, como todos los años, y te has quedado viéndolas venir (otra vez). Ni el Gordo, ni segundos premios ni 'ná'. Has consultado todos los números premiados pero va a ser que no: este día del año vuelve a ser el del amor y la salud.

Pero no te preocupes, lector. Hay evidencias científicas que aseguran que ganar la Lotería no nos hace más felices. La mayoría de los ganadores aseguran que, a largo plazo, son igual de felices que antes de ingresar todo ese dinero en sus cuentas gracias al azar.

Un estudio de 1978, que lleva utilizándose décadas por los investigadores como referencia, comparó 22 ganadores de Lotería con otros 22 miembros de un grupo de personas que no ganaron nada y con otras 29 personas paralíticas a causa de accidentes.

Numerosas evidencias científicas aseguran que ganar la Lotería no nos hace más felices

Aunque los ganadores sí que aseguraron que eran más felices que los parapléjicos, los resultados no concluyeron que se sintieran más afortunados que los 'normales', ergo, los que seguían siendo 'pobres'. 

Felicidad a corto plazo

Aunque la investigación del 78 fue muy pequeña, otro del año 2008, realizado por expertos holandeses, llegó a las mismas conclusiones. Los autores del estudio determinaron que aunque las personas que ganaban más dinero eran más felices en general, esta dicha llegaba a un tope cuando se alcanzaba cierto nivel de ingresos suficientes para vivir cómodamente.

Además, aunque el individuo que gana la Lotería puede sentirse más "feliz", esta recién adquirida dicha desaparece con el tiempo. Esto sucede como resultado de la adaptación hedónica. Se ha demostrado que las personas regresan a un tipo de "punto de ajuste" de la felicidad después de experimentar eventos que creemos que tendrán un gran impacto en cómo nos sentimos.

Aunque el individuo que gana la Lotería puede sentirse más "feliz", esta recién adquirida dicha desaparece con el tiempo

Es decir, crees que ganar la Lotería te hará ser más feliz, ya te ves en tu casa nueva, en tu coche de lujo... pero aunque luego lo consigas, no te sentirás tan dichoso como pensabas que serías antes de alcanzar todo ello. Entonces, vuelves a sentirte como antes de cobrar el premio.

Mira, con algo tenemos que consolarnos
Mira, con algo tenemos que consolarnos EFE

"Las personas tenemos nuestro 'medidor de felicidad'. Algunos están deprimidos, otros se sienten contentos con su vida, y los hay que se encuentran en un punto intermedio. Cuando vivimos un evento importante, digamos que ganar la Lotería o sufrir una enfermedad, nuestro termostato puede subir o bajar temporalmente. Pero con el tiempo, vuelve a su configuración habitual", asegura el psicólogo Robert Puff en 'Psychology Today'.

Ganar la Lotería no te hace más feliz

Si el dinero no es una opción, sí que hay otras muchas cosas que podemos hacer para aumentar nuestra felicidad, como cultivar relaciones sólidas, gastar tiempo y dinero en experiencias divertidas y hacer ejercicio.

Así, si un ganador de la Lotería hace estas cosas, sí podría ser feliz a largo plazo, pero si solo se refugia en el dinero, no conseguirá sentirse pleno. 

A medida que los ganadores de la Lotería se acostumbran a los placeres adicionales que han incorporado gracias a su nueva riqueza, su felicidad regresa al punto inicial

Los premiados suelen decir que todo esto es falso, ya que ellos piensan que sí les va mejor, pero lo cierto es que los expertos no opinan así. Tenemos el ejemplo de Stefan Mandel, el hombre que ganó 14 veces la Lotería, pero acabó en la cárcel.

¡Que le den a la Lotería!
¡Que le den a la Lotería! EFE

"La emoción de ganar la lotería desaparecerá. Incluso los eventos más positivos dejarán de tener impacto a medida que se el individuo los vive. Por lo tanto, a medida que los ganadores de la Lotería se acostumbran a los placeres adicionales que han incorporado gracias a su nueva riqueza, estos van a acabar experimentándose como menos intensos y ya no contribuirán mucho a aumentar su nivel general de felicidad", asegura la experta Melissa Dahl en 'Science of Us'.

Vamos, lector, que no pasa nada. Que seguimos siendo pobres, pero dichosos.

Y... ¡feliz Navidad!

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba