Carles Vilarrubi i Carrió ha sido citado a declarar como investigado, antes imputado, en la Audiencia Nacional el próximo lunes día 19, en el marco de las investigaciones sobre la fortuna de la familia Pujol Ferrusola y la comisión de presuntos casos de blanqueo y delitos fiscales. El hallazgo de una cuenta en Andorra a nombre del empresario catalán, marido de Sol Daurella, vicepresidente del FC Barcelona, ha motivado que sea otra vez llamado a declarar en calidad de imputado.

Las autoridades judiciales de Andorra han remitido recientemente información a la Audiencia Nacional sobre la cuenta Credit Andorra And, número 6244, abierta en febrero de 1986, y que pertenece a Carles Vilarrubi i Carrió. El Juzgado de Instrucción número cinco de la Audiencia Nacional explica en la resolución en la que cita a declarar a Vilarrubi que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía requirió en octubre de 2015 efectuar comisiones rogatorias internacionales para profundizar en la investigación sobre la fortuna de los Pujol.

Vilarrubi es vicepresidente del FC Barcelona, presidente de Madrid Horse Week, y vicepresidente de Rothschild España

En virtud a la solicitudes internacionales judiciales efectuadas por la Audiencia Nacional en este caso, las autoridades andorranas informaron el pasado mes de julio sobre la existencia de dicha cuenta de Vilarrubi. En septiembre funcionarios de la Udef recogieron en Andorra nueva información bancaria correspondiente a la cuenta 6244.

"Considerando el tipo de delincuencia objeto de investigación y la complejidad de la instrucción judicial derivada de la realidad de los hechos objeto de estas actuaciones penales", indica el juez José de la Mata, "resulta procedente, a raíz de la documentación/información bancaria remitida por las Autoridades Judiciales de Andorra, recibir nueva declaración en calidad de persona investigada a Carles Vilarrubi i Carrió".

Hasta ahora las investigaciones sobre la cuenta andorrana de Vilarrubi han permanecido en secreto. El magistrado explica en su resolución, conocida ayer martes, firmada el pasado día 7 de diciembre, que en el estado en que se encuentra actualmente la causa "se considera que el conocimiento e intervención de las personas investigadas en las actuaciones judiciales ya no puede dar ocasión a interferencias o manipulaciones dirigidas a obstaculizar la investigación en su objetivo de averiguación de la verdad de los hechos, razón por la que han desaparecido las razones que justificaban hasta el día de hoy el mantenimiento de tal secreto".

La Policía Nacional ya registró en octubre de 2015 el domicilio de Vilarrubi, en el barrio barcelonés de Sarrià, por presuntos pagos de comisiones realizados a a Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente de la Generalitat. Ese mismo día la policía realizó 14 registros en otras empresas y domicilios relacionados con el caso investigado.

Matrimonio Vilarrubi-Daurella

La pareja formada por Carles Vilarrubi y Sol Daurella es posiblemente el matrimonio con mayor poder empresarial en la actualidad en Cataluña. Daurella (Barcelona, 1966) es una de las mujeres más ricas de España, presidenta de Coca-Cola European Partners, y consejera de Santander.

Ana Botín, que también forma parte del consejo de administración mundial de Coca-Cola, fichó a Daurella como consejera de Santander a finales de 2014, cuando la empresaria catalana ocupaba un puesto en el consejo de administración de Banco Sabadell, lo que provocó un terremoto en la alta burguesía de Barcelona. Ahora Daurella ha vuelto a sorprender a propios y extraños al acceder a integrar el consejo consultivo del Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat), organismo presidido por el presidente de la Generalitat, que tiene entre sus estatutos "consensuar la Marca Catalunya e impulsar su posicionamiento en el exterior".

Carles Vilarrubi (Barcelona, 1954), que fue chófer de Jordi Pujol, es en la actualidad vicepresidente del banco de inversión Rothschild España, y vicepresidente y responsable del Área Institucional del FC Barcelona. También es presidente de Madrid Horse Week, empresa que organiza el evento hípico que este año ha celebrado en la capital española su cuarta edición.