Donald Trump El voto oculto que llevó a Trump a la presidencia

Hay tres estados en los que desde 1992 ganaban tradicionalmente los demócratas, son tres Estados industriales: Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

El presidente electo Donald Trump ha sabido conservar feudos tradicionalmente republicanos y ha logrado también hacerse con estados demócratas. Destaca, por ejemplo, el caso de Florida que respaldó a Barack Obama pero no ha querido a Hillary Clinton.

En la victoria de Trump ha sido fundamental el voto oculto, el voto rural y el del trabajador blanco de bajo nivel de escolaridad. Hay tres estados en los que desde 1992 ganaban tradicionalmente los demócratas, son tres estados industriales: Pensilvania, Michigan y Wisconsin. En ellos Donald Trump ha logrado 100.000 votos de trabajadores con baja escolaridad. Esa es la clave esencial. En cualquier caso, en Washington se preguntan qué ha pasado con la movilización del voto latino, del voto negro y del voto de las mujeres.

El voto oculto es el gran ganador. Muy pocos han visto lo que iba a suceder. Algunos se libran de este nuevo fracaso de las encuestas; la del Investor’s Business Daily / TIPP tracking poll, auguró que el candidato republicano mantenía una ventaja de dos puntos porcentuales sobre Clinton. Ha vuelto a acertar. Es la que más acierto histórico tiene. Los analistas tildaban de sorprendente la encuesta a pesar de que en los últimos años ha acertado siempre. 

¿Quién ha votado a Donald Trump? Los conocidos como "White angry men", los hombres blancos cabreados; el voto indignado blanco que es una parte importante del electorado que no estaba contento con la marcha del país. Esta parte del electorado se resiste a ver cómo cambia el país. Muchas fábricas se han ido fuera, no soportan el cambio tecnológico y no han querido adaptarse al cambio económico. Muchos de ellos han visto reducido el nivel de vida. 

Además del voto oculto a Trump, que también vendrá de parte afroamericana y de hispanos, Clinton no ha sabido atraer a este voto que fue clave para Obama. Durante buena parte de la noche los resultados han estado pendientes de Michigan, Wisconsin o Pennsylvania, estados que Obama ganó hace cuatro años. Esta vez los tres han ido a parar a Trump.

Michigan, Wisconsin o Pennsylvania -estados que Obama ganó hace cuatro años- esta vez son para Trump

El ejemplo más palmario de este desastre es la ciudad de Detroit, en el Estado de Michigan, donde más de la mitad de la población ha votado a Trump. Esta capital, la mayor del mundo en cuanto a la industria del motor, ha pasado en cuatro décadas de tener el mayor ingreso per cápita de Estados Unidos a estar en quiebra y ser una urbe fantasma. Trump encarna en este sentido, las reflexiones y los valores de los denominado 'blue collars' -un término que se refiere a los cuellos azules de los buzos de los trabajadores de la gran industria- frente a los 'white collars' que se asocian a los empleados de la banca o las élites, a quienes se atribuye el origen de la quiebra económica por sus maquinaciones desde los grandes bancos.

Cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó su informe sobre la clase media estadounidense ya avisó de lo que se avecinaba con esta frase: "La desigualdad alimenta los populismos". Este martes se ha confirmado el aviso. Trump es el próximo inquilino de la Casa Blanca.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba