UNIÓN EUROPEA

Los liberaldemócratas europeos rechazan aliarse con Beppe Grillo en la Eurocámara

La dirección de ALDE veta la entrada del Movimiento 5 Estrellas italiano en su grupo, operación con la que el cómico Grillo buscaba mejorar su posición en el Parlamento Europeo.

Beppe Grillo.
Beppe Grillo. EFE

El Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo no se integrará finalmente en el grupo de los Liberales y Demócratas Europeos (ALDE) de la Eurocámara. El nivel de contestación a la operación impulsada por Grillo y el presidente de ALDE, el belga Guy Verhofstadt, ha sido tan alto que no ha hecho falta ni someterlo a la votación del grupo para tumbarla. El bureau, órgano que reúne a los jefes de delegación de los distintos partidos que componen ALDE, ha decidido este lunes no recomendar la alianza, que en principio iba a formar parte del orden del día en la reunión del martes de los 68 diputados liberaldemócratas de la Cámara.

Grillo, emblema del populismo euroescéptico que se ha disparado los últimos años, había resuelto dar un giro a su estrategia en Bruselas, romper con el UKIP británico -cuyos diputados abandonarán el Parlamento una vez se haga efectivo el Brexit que vertebraba su proyecto- y buscar un hermanamiento con los liberaldemócratas. Verhofstadt y los lugartenientes facultados por él para llevar la negociación habían impuesto una serie de condiciones previas al M5S, que también trasladó un documento de mínimos y este domingo sometió a veredicto de sus bases la operación. El 78'5% de los afiliados respaldó el plan de Grillo.

Pero no lo han hecho los que iban a ser sus compañeros de bancada. Algunos de ellos habían manifestado en las horas previas a la reunión del bureau su desacuerdo con la alianza, por mucho que conllevara la renuncia del 5 Estrellas al euroescepticismo o la priorización de otras políticas. La francesa Sylvie Godard llegó a hablar del riesgo de "ruptura" que afrontaría ALDE dando luz verde a la integración. Otros diputados de Francia, Dinamarca, Suecia o España también recelaban o se oponían claramente, pese a que la unión con Grillo hubiera convertido a ALDE en la tercera fuerza del Parlamento con 85 miembros, superando a los Conservadores y Reformistas (74). Todavía muy por delante figuran el Partido Popular Europeo (217) y los Socialdemócratas (189).

Entre los liberaldemócrtas españoles había división de opiniones e imperaba el afán por la discreción. Dentro de ALDE se integran dos diputados de Ciudadanos (Javier Nart y Carolina Punset), una del PNV (Izaskun Bilbao), otro del PDECat (Ramon Tremosa), otra de UPYD (Maite Pagaza) y tres independientes (los ex de la formación magenta Enrique Calvet, Beatriz Becerra y Teresa Giménez Barbat). Consultado por Vozpópuli, el partido de Albert Rivera se dijo esta mañana partidario de esperar a que el asunto se debatiera en el bureau y en la reunión del grupo, advirtiendo que no aceptarían una alianza que no implicara "la renuncia de Grillo a sus pretensiones rupturistas sobre la UE" y el compromiso "por escrito" con la columna vertebral del "ideario reformista" que defiende ALDE.

Otras fuentes de la formación naranja explicaban que esas dos premisas ya habían sido planteadas por Verhofstadt "a priori", antes de iniciar las conversaciones con el 5 Estrellas, logrando una respuesta positiva. En ese sentido, veían posible la incorporación de sus 17 diputados. Juan Carlos Girauta, portavoz de C's en el Congreso, se manifestaba en la misma línea en RNE, argumentando que se podía "estudiar" la operación: "Si está Convergència en ALDE, sería muy raro que no pudiera estar 5 Estrellas".

Sin embargo, la delegación naranja en Bruselas ha acabado adoptando la postura mayoritaria del grupo, máxime cuando Grillo ha aumentado sus exigencias a última hora. Pese a que pueda haber "consonancias programáticas" en materia de regeneración democrática, medioambiental o económica, se mantienen importantes discrepancias de fondo, que afectan al compromiso con la convergencia comunitaria, informan desde Ciudadanos. Así que se ha descartado el hermanamiento, aunque puedan surgir "acuerdos puntuales" a lo largo de la legislatura para sacar adelante iniciativas.

Críticas a su euroescepticismo

El ferviente euroescepticismo de Grillo es lo que hacía recelar a otros diputados españoles. Desde el PNV se declaraban la mañana del lunes "poco partidarios" de acoger a Grillo, mientras los independientes Enrique Calvet y Beatriz Becerra exponían idénticas reservas al ser preguntados por este diario. "Por lo que he podido comprobar, no se dan las condiciones para que entren", exponía Calvet, defensor de que ALDE "mantenga en su ADN que la salida a los problemas de Europa pasa por más Europa, nunca por menos" y exigir el mismo compromiso a todos sus miembros: "No podemos permitir que se meta el caballo de Troya del populismo, ese acuerdo debería hacerse con unos límites y líneas rojas muy tasados".

Becerra, por su parte, critica el oscurantismo de una maniobra de la que no supo hasta el domingo. "No se ha informado al pleno del grupo sobre esas conversaciones, cosa que debería haberse hecho porque nos afecta a todos", explica. En cuanto a la alianza con Grillo, cree que "debe abordarse sobre unos términos concretos, establecer un 'para qué se hace' muy detallado". En este sentido, destaca que entre los representantes del Movimiento 5 Estrellas en la Eurocámara "hay de todo, son muy distintos entre sí" y "los hay que trabajan muy bien". Si se dieran las condiciones de que todos asumieran una hoja de ruta compatible con la de ALDE, esta parlamentaria se hubiera planteado su apoyo.

No se hará, al menos por el momento. Este miércoles expira el plazo para que los grupos del Parlamento Europeo presenten las alteraciones organizativas a que tienen derecho en el ecuador de la legislatura, entre las que no figurará ya la alianza Grillo-Verhofstadt que parecía abrirse paso. Entre las motivaciones del político belga para sacarla adelante estaba una de carácter estratégico: aspira a hacerse con la presidencia del Parlamento Europeo la semana que viene y le hubiera venido muy bien hacerlo con el aval del tercer grupo de la Cámara y 85 diputados.

Ahora, ALDE deberá buscar apoyos desde un rango inferior para hacerse con la plaza que dejó vacante el socialdemócrata alemán Martin Schulz hace unas semanas al volver a la política nacional. Schulz fue elegido presidente del Parlamento en 2014 en virtud de un acuerdo entre el PS y los populares que implicaba sustituirle a mitad de mandato por un miembro del PPE. Pero los socialistas se niegan ahora a cumplir ese compromiso porque consideran improcedente dejar en manos de los populares la presidencia de los tres órganos europeos más importantes -Consejo, Comisión y Parlamento-. Los distintos grupos tienen una semana por delante para acordar el sucesor de Schulz, puesto que el nombramiento se abordará en el pleno del martes 17.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba