Estados Unidos

El director del Washington Post alerta sobre Trump: "EEUU vive un terremoto"

Martin Baron considera que los ataques del nuevo presidente estadounidense a la prensa son un intento de restar "legitimidad" a un sector "esencial" en las democracias. Asegura que el muro con México solo se construirá si lo autoriza el Congreso.

Martin Baron, director del 'Washington Post'.
Martin Baron, director del 'Washington Post'. EFE

Estados Unidos vivió un "terremoto" en las últimas elecciones y los efectos continuarán notándose largo tiempo. El director de The Washington Post, Martin Baron, ha alertado este miércoles en Madrid de los riesgos que entraña el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre todo en lo que a las libertades de prensa y expresión se refiere. Baron, de visita en España invitado por la Universidad de Navarra, ha ofrecido la conferencia El futuro de los medios de comunicación tradicionales en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino, abarrotado con más de 600 personas para la ocasión.

El periodista, que acumula 40 años de trayectoria y 17 como director de periódicos en Miami, Boston y Washington, ha comenzado su intervención subrayando que el presidente Trump ve al periodismo como "una profesión vil" y "ha intentado quitar toda la legitimidad" a los profesionales del sector, considerándolos "la forma de humanidad y de vida más baja" que hay. El nuevo mandatario estadounidense hizo declaraciones en este sentido antes y después de la campaña que le llevó al poder y también una vez instalado en la Casa Blanca.

Hace solo unos días, Trump declaró la "guerra" a los medios por creer que están en permanente movilización contra él. Baron ha rescatado algunos de los términos utilizados por el magnate para referirse a la prensa, como "enemigo" o "basura" y ha concluido que Trump no diría "nada parecido" a aquella máxima que inmortalizó Thomas Jefferson, uno de los padres de la patria norteamericana: "Si dependiese de mí decidir si deberíamos tener un Gobierno sin periódicos o periódicos sin Gobierno, no vacilaría ni un momento en elegir lo último".

Baron cree que la defensa por un periodismo independiente debe concernir a "todos" los que quieran vivir en una sociedad libre

El director del Post, referente mundial del sector, ha destacado que la prensa desarrolla un "papel esencial" en la democracia al forzar "a los poderosos a rendir cuentas" y ha indicado que hay que estar "vigilantes" para no perder unos derechos consagrados en las constituciones de los países libres. En este sentido, ha citado a Turquía o Polonia como ejemplos de cuánto puede deteriorarse la situación.

"Muchos desafíos"

Esa amenaza a la libertad es para Baron "uno de los muchos desafíos a los que nos enfrentamos hoy como periodistas". La lucha "debería preocupar a todos" por las referidas razones de garantías democráticas que corresponde salvaguardar a la prensa, fundamental para que la "sociedad civil realmente funcione".

Baron se ha congratulado de estar en Madrid, "ciudad que me encanta", y poder "huir por un rato del ambiente venenoso" que impera en Estados Unidos. El "terremoto" de las elecciones presidenciales que lo ha provocado "no se va a desvanecer pronto", ha añadido, con todo lo que eso implica especialmente para los periodistas. Estos asisten a un gran cambio de paradigma bajo la presidencia de un candidato que hizo de la "animosidad contra la prensa el punto central de su campaña".

No obstante, el director del Post se ha dicho "muy orgulloso" del sistema que ha permitido la elección de Trump -"no se me ocurre uno mejor"- porque proporcionó al ciudadano la "información" en virtud de la cual luego tomó una decisión "en un proceso democrático". "Espero que consigamos entablar relaciones normales con el presidente", ha deseado.

El director del 'Post' ve con "preocupación el repunte del racismo en EEUU, aunque no cree que Trump ganara las elecciones por eso

En el turno de preguntas, Baron se ha referido a la orden ejecutiva dada este miércoles por Trump para construir el prometido muro en la frontera con México. A su juicio, una medida así no es más que la expresión de la voluntad de "cumplir" con su promesa, pero tendrá que ser el Congreso quien autorice una partida de "miles de millones" para financiar esa obra. Sobre las tensiones racistas que esta iniciativa y en general el discurso de Trump pueden desatar, ha apuntado que es un motivo de "preocupación" aunque no cree que el magnate ganara las elecciones por eso, sino por expresar adecuadamente "preocupaciones compartidas" por sectores amplios de la sociedad. La falta de oportunidades o la devaluación del empleo serían algunas de ellas.

La conferencia, de más de hora y media de duración, ha estado vertebrada por la visión de Baron sobre el periodismo y los retos a que esta profesión se enfrenta, principalmente desde el inicio de la revolución tecnológica. Estos avances "en los próximos años seguirán y a mayor velocidad", ha adelantado, y el sector solo tiene una alternativa: asumirlos. "No hay lugar para autocomplacencia", estamos en una "sociedad digital y debemos adaptarnos", "abrazar el cambio".

En su opinión, esta actitud es la contraria de la que adoptó el grueso del periodismo al surgir internet, que ha dado lugar a "un nuevo medio de comunicación" distinto a todo, que impone nuevas narrativas y ofrece más recursos que ningún otro. "La voz del autor es más auténtica", ahora al lector se le ha de hablar como "un amigo" y utilizar todos los recursos al alcance: vídeos, redes sociales, audios, documentos... "La dirección está clara", "pero muchos están de duelo" echando de menos la época que se ha ido para siempre.

La importancia del móvil

Entrando más al detalle, Baron ha indicado que las "tecnologías móviles dominarán" el sector y hay que "concentrarse" en ese modelo, que las redes han hecho que el cliente no vaya en busca de las noticias sino que se las encuentre y que es imposible adelantar qué cabeceras sobrevivirán a la revolución. La suya, The Washington Post, es un ejemplo de adaptación a la nueva coyuntura y ha experimentado un antes y un después desde que la compró Jeff Bezos en 2013. Ampliaron el foco, ha explicado Baron, pasaron de centrarse en lo local a mirar a lo "nacional e internacional" y apostaron por las nuevas narrativas y la innovación digital hasta colocarse en beneficios en 2016, alcanzar en audiencia al New York Times y superar los 107 millones de usuarios únicos mensuales en la web solo en Estados Unidos.

La redacción del Post, ha explicado, integra a periodistas y a ingenieros, trata de "crear conversación" en las redes, tiene activos trabajando todo el día en busca de "primicias" y "nuevas historias", potencia que los columnistas no trabajen bajo demanda sino aportando "de forma espontánea" cuando consideran, prioriza el servicio de newsletters, usa el big data para ofrecer recomendaciones al lector y ha tejido una red de profesionales freelances por todo el mundo que ya cuenta con 2.900 activos y les permite estar en cualquier lugar donde haya noticia en tiempo récord. Así fue como cubrieron, por ejemplo, los atentados yihadistas en Orlando o Niza el año pasado.

Además, ha abordado asuntos de plena actualidad como las fake news y la era de la postverdad, asumiendo que los medios han perdido mucha credibilidad y que internet, además de todas las ventajas ya señaladas, ha configurado un "mundo oscuro de falsedades" y "teorías de la conspiración" al que hay que enfrentar.

"Es posible vivir en una realidad virtual donde las mentiras se presentan como verdades ocultas"

Martin Baron

"Es posible vivir en una realidad virtual donde las mentiras se presentan como verdades ocultas", ha dicho citando a una de las columnistas de su diario y criticando de nuevo que Trump arroje "falsedades" como la de que hubo fraude electoral en los comicios de noviembre -y por eso no ganó en el voto popular, aunque sí en número de delegados- o que los datos de asistentes a su toma de posesión fueron manipulados por los medios. Pese a su victoria, Baron se dice "orgullosísimo" de la cobertura que hizo de las elecciones y cree que el hecho de que Trump solo tenga un 60% de popularidad al iniciar su mandato es consecuencia de todo lo que "se sabe de él" gracias a la prensa.

Su diario, por ejemplo, publicó "una biografía" de él antes de la cita electoral donde revelaba que la actividad filantrópica de su fundación en realidad debía muy poco al magnate. Igualmente, fueron los responsables de la revelación de los comentarios sexistas del entonces candidato republicano, una exclusiva que le restó "popularidad", en opinión de Baron, hasta que el FBI lanzó una nueva investigación criminal contra Hillary Clinton por el caso de los correos electrónicos.

Y en esa línea seguirán, ha avanzado, puesto que todo el equipo del Post que trabajó en la campaña continuará siguiendo la gestión del Gabinete Trump. Siete periodistas están dedicados a cubrir la Casa Blanca, ocho a comprobar el resultado que las políticas del nuevo Gobierno producen "fuera de la burbuja de Washington" y un equipo adicional se dedica al resto de agencias estatales. Las innovaciones tecnológicas son y serán muchas, ha concluido, pero "el buen periodismo" es "insustituible".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba