Internacional

El cardenal George Pell es condenado a 6 años de prisión por pederastia

El prelado, que fue exjefe de las Finanzas del Vaticano, es el cargo más alto de la Iglesia católica en ser hallado culpable por pederastia.

El cardenal George Pell
El cardenal George Pell EFE

El cardenal australiano George Pell, quien fuera el número 3 del Vaticano, ha sido condenado este miércoles a 6 años de prisión por cinco delitos de pederastia, uno por penetración oral, contra dos menores, en hechos ocurridos hace más de 20 años. El juez Peter Kidd del Tribunal del estado de Victoria precisó que Pell deberá cumplir tres años y ocho meses de la condena antes de pedir libertad condicional.

El prelado, que fue exjefe de las Finanzas del Vaticano, es el cargo más alto de la Iglesia católica en ser hallado culpable por pederastia. Fue detenido hace dos semanas en Australia por abusos sexuales. La defensa había presentado una apelación ante otro tribunal para extender la libertad bajo fianza que hasta entonces tenía el cardenal, de 77 años, pero durante la jornada retiró el recurso.

Penetración oral

La condena es por los hechos ocurridos en diciembre de 1996 en la sacristía de la catedral de St Patrick's, en el este de Melbourne, contra dos niños de 13 años del coro, identificados como "J" y "R" por el juez en la sentencia. En ese suceso, el entonces arzobispo de Melbourne sorprendió a los niños bebiendo el vino sacramental y les dijo "tenéis problemas" antes de comenzar a quitarse los atuendos religiosos para mostrarles el pene, añadió el fallo.

A "R" lo agarró de la nuca y se lo acercó a los genitales, mientras que a "J" lo penetró oralmente y le tocó sus partes intimas mientras se masturbaba, precisó. Un mes después a este segundo, que es quien denunció al cardenal, lo puso contra la pared y le estrujó el pene cuando lo encontró en uno de los corredores, detalló.

Abuso de poder

"Todas las ofensas, en los dos episodios, son significativamente más serias debido al entorno o las circunstancias contextuales, en concreto, la violación a la confianza y el abuso del poder. Desde mi punto de vista, su conducta fue impregnada de abrumadora arrogancia", expresó el juez.

Kidd también le recriminó que la acción fuera consciente y supuso un abuso de poder desproporcionado al ser él la máxima autoridad de la catedral, que todos reverenciaban, mientras que los niños del coro eran los más vulnerables.

"Usted pasó de una víctima a otra. Su diálogo con las dos víctimas en el primer episodio era intencionado y receptivo. Usted continuó ofendiendo con cruel indiferencia a la evidente angustia y objeciones de las víctimas. En algún momento de este episodio, incluso le dijo a las víctimas que estuvieran quietos porque lloraban", precisó el juez.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba