Francia

Auge y caída de Fillon, el candidato de la derecha asfixiado por los escándalos

El ex primer ministro de Sarkozy dio la sorpresa en las primarias, pero los escándalos minan su carrera hacia la presidencia de Francia. Aunque su popularidad está por los suelos, él se niega a dimitir.

El candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon.
El candidato de la derecha a las presidenciales francesas, François Fillon. EFE

Al candidato de la derecha francesa François Fillon le apasiona la velocidad y los coches de carreras. De hecho, nació junto al circuito de Le Mans, donde su abuelo era mecánico y en el que descargó durante años adrenalina al volante de Ferraris, BMW y Alfa Romeo. Sin embargo, los casi 40 días que quedan hasta las elecciones presidenciales se le van a hacer eternos por mucho que intente pisar el acelerador.

La sucesión de escándalos que acumula el conservador no se detiene desde que en noviembre lograse desbancar por sorpresa a Sarkozy y Juppe en las primarias de su partido. Sin embargo, Fillon no se rinde y mantiene su carrera hacia el Elíseo tras haber sido imputado por malversación de fondos públicos y apropiación indebida por los contratos ficticios de su esposa y dos de sus hijos. Ahora, los jueces han ampliado la causa al descubrir que fue obsequiado durante años con trajes de lujo.

Hijo de un notario conservador y de una historiadora de origen vasco, el candidato de Los Republicanos nació hace 63 años en el seno de una familia gaullista acomodada. Recibió una educación católica en un colegio de jesuitas, pasó por los scout e hizo sus pinitos como periodista durante tres años de prácticas en la agencia France-Press. Sin embargo, finalmente se decantó por el Derecho y las Ciencias Políticas y acabó dedicando toda su carrera al servicio público.

El candidato conservador comenzó su andadura a la sombra del diputado por Sarthe Joël Le Theule, que le reclutó como ayudante en 1976 gracias a la intermediación de su progenitor. Cuando Le Theule ocupó la cartera de Transportes, se llevó a Fillon como jefe de gabinete y, posteriormente, ambos se trasladaron al ministerio de Defensa en 1980. Precisamente en aquel año Fillon contrajo matrimonio con su actual esposa, la galesa Penelope Kathryn Clark, y vio morir a su mentor en sus brazos a las puertas de un hospital.

Un año más tarde, el candidato liberal se convertiría en el diputado más joven de la Asamblea Nacional con tan solo 27 años. Aunque no fue hasta 1993 cuando este entusiasta de la Fórmula 1 logró hacerse con su primera cartera ministerial -la de Educación- gracias a Édouard Balladur. Desde entonces fue encadenando ministerios hasta convertirse en el inquilino del palacio de Matignon a las órdenes de Nicolas Sarkozy entre 2007 y 2012.

Como primer ministro, este hombre al que sus detractores apodaban como el señor 'Don Nadie' tuvo que soportar los repetidos desprecios e insultos de su jefe que se refería a él como su "colaborador" o como ese "pobre tipo", pese a que fue el principal arquitecto de su programa electoral. Durante esa etapa descubrió "la maraña de regulaciones que ahoga la economía francesa" y se transformó en un ultraliberal. 

Recuperar la competitividad

Fillon encarna una mezcla de thatcherismo en lo económico y tradicionalismo en lo social. Así, su propósito es dar un verdadero vuelco a las sistema francés para mejorar la competitividad del Hexágono. Entre sus propuestas estrella está el fin de la jornada laboral de 35 horas en el sector privado y la vuelta a las 39 horas en el público. También plantea el retraso de la edad de jubilación hasta los 65 años (ahora son 62), bajar los impuestos a las empresas y aligerar el gasto público en 100.000 millones de euros durante el único mandato al que aspira.

Quiere acabar con las 35 horas, retrasar la jubilación a los 65 años y suprimir medio millón de funcionarios

En este sentido, propone suprimir medio millón de empleados públicos cubriendo sólo una de cada dos jubilaciones de funcionarios. Además, ha anunciado que su Gobierno estará compuesto por quince miembros que deberán abandonar el Ejecutivo si no logran cumplir sus objetivos.

Católico, filorruso y anti-islam

En el plano diplomático, es bien conocida su simpatía hacia el presidente ruso Vladimir Putin, que cultivó durante su etapa en el despacho de Matignon. Al igual que con la economía, Fillon quiere dar un vuelco a la política exterior gala si logra hacerse con el Elíseo. Se muestra contrario a las sanciones impuestas a Moscú tras la anexión de Crimea y plantea unir fuerzas con su homólogo ruso para derrotar al Estado Islámico en Siria, incluso apoyando al presidente sirio Bashar al Asad.

Fillon en un mitin.
Fillon en un mitin. EFE

De hecho, tras el terrible atentado de Niza, Fillon publicó el libro Derrotar al totalitarismo islámico en el que asegura que en Francia "no hay un problema religioso, sino un problema con el islam". Para el candidato conservador la solución pasa por "convencer a los musulmanes de que las reglas republicanas son superiores a las religiosas". Sin embargo, Fillon, católico militante, supo acercarse al movimiento de La Manif Pour Tous, antiabortista, contrario al matrimonio homosexual y que se opone a la adopción de niños por parejas gays. 

Noqueado por los escándalos

Pero todas sus propuestas han quedado ensombrecidas por los sucesivos affaires en los que se ha visto envuelto. El 'Caso Penelope' ha erosionado su popularidad tras conocerse que su esposa se habría embolsado casi un millón de euros por un trabajo presuntamente ficticio como asistente parlamentaria de su marido. Pero el asunto va más allá y se extiende a dos de sus cinco hijos, que también fueron contratados como asesores cuando eran simples estudiantes de Derecho

Fillon también ha sido criticado por no declarar un préstamo de 50.000 euros que le concedió el empresario y amigo Marc Ladreit de Lacharrière y que devolvió el pasado 27 de febrero. Al no haber constancia por escrito del crédito, podría considerarse como una donación por la que debería haber pagado un 60% de impuestos. El empresario es el mismo que fichó a su mujer por 5.000 euros al mes como colaboradora literaria en la revista La Revue des Deux Mondes, aunque el director de la publicación confesó no tener constancia de que Penelope hubiera realizado ningún trabajo en el año y medio que estuvo contratada.

Fillon en un discurso.
Fillon en un discurso. EFE

La última polémica ha saltado esta misma semana después de que los jueces que instruyen el Penelopegate extendiesen las pesquisas a los trajes de alta costura valorados en 13.000 euros que Fillon recibió como obsequio por parte de su amigo, el abogado Robert Bourgi, popular por sus vínculos con gobiernos africanos. El regalo podría suponer un delito de conflicto de intereses si las prendas tienen más que ver con su labor como diputado que con su amistad. En ese caso deberían haber sido declarados a la comisión de deontología de la Asamblea Nacional, ya que el importe supera el máximo de 150 euros que fija el reglamento.

En caída libre en los sondeos

A pesar de que, en un baño de masas, logró congregar bajo la lluvia de París a 40.000 simpatizantes en la plaza de Trocadero a principios de mes, la popularidad de Fillon cae a la par que empeora su posición judicial. El 75% de los franceses considera que debería haber dimitido tras su imputación, según un sondeo de Odoxa para France Info. Ademásel 78% dice tener una mala opinión de él y casi un 90% no cree en su honestidad. Las cifras contrastan con las que cosechaba tras vencer en las primarias, cuando un 54% de los franceses decían tener buena o muy buena opinión de él.

A pesar de las deserciones entre sus colaboradores, el candidato conservador se niega a dimitir, defiende su inocencia y asegura ser víctima de un complot para impedirle ganar las presidenciales. Tenía por delante la nada desdeñable tarea de levantar un muro de contención capaz de frenar el avance de la ultraderechista Marine Le Pen. Pero ahora el candidato independiente y socioliberal Emmanuel Macron se sitúa por delante en las encuestas para disputar la segunda vuelta.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba