Internacional Yoguis con pijamas de rayas

El yoga, una práctica nada usual en Kenia, aporta beneficios a los más adinerados del país, pero gracias a la profesora de yoga Irene Auma, esto está a punto de cambiar. Auma, fundadora del Proyecto Paz en la Prisión, da clases a una treintena de presos dos veces a la semana en la prisión Athi River. Según Auma, que lleva el yoga a la prisión para proporcionar paz y permitir a los presos una vía de escape al estrés que se vive en su interior, los alumnos adoran sus clases y siempre están deseosos de su vuelta. Según el encargado de la prisión, Owino Madegwa, el yoga aporta a los prisioneros la oportunidad de reflexionar sobre ellos mismos y su pasado, y les ayuda en su reinserción en la sociedad.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba