Internacional Las conservadoras previsiones de Sacyr indican que perderá unos 170 millones en el Canal de Panamá

A día de hoy, los cálculos dan la razón a los ingenieros, que ven difícil que la emblemática obra dé dinero a la empresa. Pero habrá que esperar, como pronto, a 2020 para conocer el resultado final.

La ampliación del Canal de Panamá es un proyecto de tal singularidad que hasta, al menos, dentro de cuatro años no se conocerá el resultado final desde el punto de vista económico para Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio que lidera Sacyr y que está a punto de entregar al fin la obra del tercer juego de esclusas. Sin embargo, a día de hoy, los números que maneja la compañía española concretan las pesimistas previsiones de sus ingenieros y apuntan a que el proyecto supondrá unas pérdidas en el entorno de los 170 millones de euros.

Durante estos días, Sacyr está mostrando a la prensa española los resultados de cerca de siete años de intenso trabajo con no pocas vicisitudes. Pero las nuevas esclusas no fueron lo único que desveló la empresa presidida por Manuel Manrique. También puso sobre la mesa la situación actual del proyecto desde el punto de vista económico, de la que cabe deducir que, como admitieron los ingenieros ante los periodistas, será complicado evitar pérdidas.

De acuerdo con las cifras facilitadas por Sacyr, los costes de la gigantesca obra han supuesto para GUPC un desembolso de 5.581 millones de dólares. Frente a esta cantidad, el cliente, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), ha pagado al consorcio aproximadamente 3.350 millones de dólares, que se corresponden con las certificaciones de obra reconocidas y abonadas. A esta cifra hay que añadir los cerca de 300 millones de dólares que GUPC ha obtenido por sus reclamaciones ante la junta de resolución de conflictos (DAB, por sus siglas en inglés) como consecuencia de los diversos procesos de este tipo presentados por la aparición de costes imprevistos. Aunque el resultado aún no es firme porque la ACP ha recurrido ante el Tribunal Internacional de Arbitraje de Miami (la tercera y definitiva instancia contemplada en el contrato) el proceso establece que la cantidad debe ser abonada a la espera de la decisión final de este organismo.

Así, la diferencia entre lo que le ha costado a GUPC construir el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá y lo que, por el momento, ha ingresado es de 1.930 millones de dólares. En este punto entra en juego la estimación de DLF Associate, el experto independiente que analiza para GUPC todas estas reclamaciones con el objeto de hacer una estimación de la cantidad que el consorcio podría recuperar con ellas, a efectos de registrar las correspondientes provisiones en la cuenta de resultados. De acuerdo con la última actualización de estas estimaciones, DLF considera razonable que GUPC recupere 1.476 millones de dólares. Si esta previsión se cumpliera, las pérdidas para el consorcio se elevarían a algo más de 450 millones de dólares, de los que Sacyr se anotaría unos 185 millones de dólares (cerca de 170 millones de euros) por su participación del 41% en el consorcio

Los cálculos explican el por qué del pesimismo manifestado por el jefe de proyecto de la ampliación del Canal de Panamá, José Peláez. No obstante, no todo es negativo para Sacyr. A su favor cabe indicar que las previsiones citadas anteriormente son de carácter conservador. La mayoría de las reclamaciones planteadas no han llegado aún ni siquiera a la DAB, por lo que es pronto para aventurar cómo será el balance final de la obra desde el punto de vista económico. 

Y por otro lado, GUPC y Sacyr también han sido prudentes a la hora de realizar provisiones con vistas a posibles pérdidas. El grupo español ha consignado en este capítulo unos 500 millones de euros. Si finalmente se cumplen las previsiones del experto independiente, Sacyr podría revertir aproximadamente dos tercios de esas provisiones.

Visitas a las obras

Este martes, las obras que concluyen en el lado del Pacífico contaron con dos invitados de excepción: la ministra de Fomento, Ana Pastor; y el presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela. Ambos contemplaron los últimos trabajos en los dos extremos de la infraestructura, que sobre volaron a bordo de un helicóptero. 

Posteriormente, Pastor y Varela accedieron a la torre de control de las nuevas esclusas del Pacífico. En declaraciones a los periodistas, el presidente panameño destacó la labor de la ministra durante la crisis del Canal, a comienzos de 2014, cuando la paralización de las obras por los problemas de liquidez del consorcio llegó a poner en peligro el contrato. "La mediación de la ministra permitió alcanzar posiciones comunes", destacó Varela, en referencia a la visita que realizó aquellos días Pastor a Panamá para tratar de resolver las diferencias entre las partes. 

El presidente de Panamá lamentó que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el rey Felipe VI no puedan acudir a los actos de inauguración del nuevo Canal, previstos para el próximo 26 de junio, fecha que coincide con las elecciones generales. "La presencia del rey y de Rajoy era muy importante para nosotros. Pero les coincide con las elecciones y nosotros no podíamos retrasar más la inauguración", apuntó Varela. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba