Internacional

May: "He trabajado día y noche y no voy a revocar el referéndum ni partir mi país"

Las negociaciones entre la UE y Reino Unido sobre el Brexit se acercan a su punto final y la tensión aumenta entre los negociadores. La relación económica entre Reino Unido y la UE tras la salida y la cuestión de Irlanda del Norte son dos temas sobre los que no hay acuerdo

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May.
La primera ministra de Reino Unido, Theresa May. Efe.

La primera ministra de Reino Unido ha realizado unas duras declaraciones sobre la posición negociadora de la Unión Europea respecto al Brexit. Theresa May ha advertido que no aceptará nada que no haya sido votado en el referéndum celebrado en junio de 2016, en el que se aprobó la salida del país de la UE, con un 51,9% de los votos a favor.

En un discurso televisado desde Downing Street, su residencia oficial en Londres, May se ha dirigido a los ciudadanos británicos para exponer los resultados de las conversaciones que el jueves mantuvo en Salzburgo con otros líderes europeos. Su discurso ha sido publicado en la web del Gobierno de Reino Unido, y en el mismo admite que, a estas alturas de las negociaciones para formalizar la salida -debería ser efectiva a partir del próximo 29 de marzo-, existen diferencias importantes en dos cuestiones: la relación económica entre Reino Unido y la UE tras el Brexit, y la frontera de Irlanda del Norte.

La primera ministra ha terminado su discurso con cierto tono amenazante: "Déjenme decir algo", ha dicho. "El referéndum fue el mayor ejercicio democrático que se haya realizado en este país. Negar su legitimidad o frustrar su resultado amenaza la confianza en nuestra democracia", ha afirmado. 

Aceptar la propuesta de la UE sobre la relación comercial tras el 29 de marzo "sería una burla al referéndum"

Durante más de dos años "he trabajado día y noche para llegar a un acuerdo que permita que Reino Unido salga de la UE", ha subrayado. "He trabajado para tratar de convencer incluso cuando eso no siempre ha sido posible". La UE, ha advertido, "debería ser clara: No revocaré el resultado del referéndum. Tampoco romperé mi país".

A pesar del progreso en las negociaciones, "hay dos grandes cuestiones en las que nos mantenemos distanciados", ha admitido. "El primero es nuestra relación económica después de que nos hayamos ido". La UE, ha explicado, ofrece al país dos opciones. La primera supondría que Reino Unido permaneciera en el Área Ecónomica Europea manteniendo la unión aduanera. "Para explicarlo sencillamente", ha incidido May, "esto significaría que todavía tendríamos que cumplir con todas las normas de la UE, la inmigración descontrolada de la UE continuaría y no podríamos hacer los acuerdos comerciales que queremos con otros países". La primera ministra ha advertido que firmar esa opción "sería una burla al referéndum que tuvimos hace dos años".

La segunda propuesta contempla un acuerdo de libre comercio básico que introduciría controles en la frontera entre Reino Unido y la UE. "Pero lo peor", ha señalado, "es que Irlanda del Norte permanecería efectivamente en la Unión Aduanera y en partes del Mercado Único, permanentemente separadas económicamente del resto del Reino Unido por una frontera en el Mar de Irlanda". Una propuesta, que, ha aclarado May, "el Parlamento ya ha rechazado por unanimidad".

"Es algo que nunca aceptaré; de hecho, es algo que ningún primer ministro británico aceptaría", ha amenazado. "Si la UE cree que lo haré, están cometiendo un grave error. Cualquier cosa que no respete el referéndum o que divida efectivamente a nuestro país en dos sería un mal acuerdo, y siempre he dicho que ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo".

May ha explicado que ha propuesto una tercera vía basada "en el comercio de bienes sin fricciones". Esa sería "la mejor manera de proteger los empleos aquí y en la UE y evitar una frontera complicada entre Irlanda e Irlanda del Norte, respetando el resultado del referéndum y la integridad del Reino Unido".

"Como les dije a los líderes de la UE, ninguna de las partes debería exigir lo inaceptable de la otra", ha comentado. "No podemos aceptar nada que amenace la integridad de nuestra unión, del mismo modo que no pueden aceptar nada que amenace la integridad de la suya. No podemos aceptar nada que no respete el resultado del referéndum, del mismo modo que no pueden aceptar nada que no sea del interés de sus ciudadanos", ha declarado, poniendo de manifiesto las dificultades existentes en las negociaciones.

Theresa May ha tratado de lanzar un mensaje de tranquilidad para los ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido y para los habitantes de Irlanda del Norte. "Hay más de tres millones de ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido y que estarán comprensiblemente preocupados por lo que significa el resultado de la cumbre de ayer para su futuro", ha incidido. "Quiero que quede claro que incluso en el caso de que no haya acuerdo, sus derechos estarán protegidos. Ustedes son nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros colegas. Queremos que te quedes", ha dicho, y ha asegurado que hará todo lo posible para evitar que, en el caso de no llegar a un acuerdo de la UE, se regresa a la creación de una frontera en Irlanda del Norte.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba