Elecciones francesas

Marine Le Pen, la 'política del miedo'

Le Pen ha protagonizado, junto a otros líderes mundiales, la ola de radicalismo político ultraderechista que invade el planeta. Puede ser la futura presidenta de la Francia, la primera mujer en conquistar el Elíseo.

Marine Le Pen, candidata a la Presidencia de Francia y líder del partido Frente Nacional
Marine Le Pen, candidata a la Presidencia de Francia y líder del partido Frente Nacional EFE

El nombre Marine Le Pen ya resulta más que familiar. Tercera en la lista de hijas de un político francés consagrado, Jean-Marie Le Pen, se presenta a candidata a la Presidencia del país galo. Ha nacido para seguir la estela de su predecesor, que hasta enero de 2011 fue el presidente del partido político de extrema derecha que ahora lidera la política, Frente Nacional. En caso de ganar, Marine Le Pen sería la primera mujer en conquistar el Elíseo.

Le Pen ha protagonizado, junto a otros líderes mundiales, la ola de radicalismo político ultraderechista que invade el planeta. Junto a la decisión del 'Brexit' en Reino Unido y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, Le Pen parece ha llegado a la final para conquistar el Elíseo. Ha sabido aprovechar la actuación de grupos terroristas en Europa y la crisis de refugiados para sacar de la manga su as: la 'política del miedo', y con ella la sobre protección de las fronteras, la islamofobia, el alarmismo y el fin del acuerdo de Schengen. La franja más a la derecha de la política francesa es indiscutiblemente suya.

Ha protagonizado, junto a otros líderes mundiales, la ola de radicalismo político ultraderechista que invade el planeta

Los momentos más controvertidos también son protagonizados por Le Pen desde que cogió el testigo de la formación. El carácter ultra conservador y las ideas alejadas del resto de partidos democráticos han encontrado un hueco entre la población francesa. En pleno estado de emergencia, Le Pen aboga por acabar con Schengen y apoya el cierre de las fronteras con discursos como el ofrecido en la xenófoba Liga Norte que reúne a líderes políticos euroescépticos. Las declaraciones de Le Pen defendían que "la inmigración en masa es el último brazo armado del europeísmo para empobrecer a las naciones europeas y asesinar para siempre su civilización".

También tiene una propuesta para la ciudadanía: "una ciudadanía por puntos" en la que retirar su 'carnet', y por tanto deportar, a inmigrantes que cometan algún delito. Por todo ello, Le Pen fue acusada en Francia de incitar al odio racial. Esta línea la hereda de su predecesor y progenitor, que lideró el partido con una fuerte política anti inmigratoria, con la defensa de la expulsión de todos los inmigrantes sin papeles en el país galo. Le Pen aseguró en 2015 que los rezos de musulmanes en las calles se trataba de "una ocupación de partes del territorio", hecho que "perjudica a los ciudadanos franceses".

Marion Anne Perrine, su nombre completo, no solo se encuentra a la cabeza de uno de los partidos que optan a hacerse con la Presidencia, fue consejera municipal hasta 2011 en Hénin-Beaumont y Norte-Paso de Calais y simultáneamente lo era a nivel regional por Isla de Francia. Asimismo, desde 2004 ocupa su escaño en el Parlamento Europeo. Ya fue elegida para representar a Frente Nacional en las elecciones generales de 2012, un año después de su entrada. Se quedó en tercera posición, con 6,4 millones de votos y un 17,90%. 

La inmigración en masa es el último brazo armado del europeísmo para empobrecer a las naciones europeas"

Marine Le Pen

La política tampoco tiene dudas en apoyar las decisiones que han dado quebraderos de cabeza en Europa. La salida del euro y la declaración de un referéndum están entre sus planes. Si gana, señala en una entrevista al diario francés 'Le Figaro', convocará un plebiscito para que los ciudadanos decidan si Francia debe salir o no de la Unión Europea y si se debe abandonar el euro como moneda. Aunque apoya una salida en grupo junto a otros países para hacer desaparecer la zona euro. Asimismo, desacredita al FMI y a la OMC, opina que se trata de una "máquina infernal al servicio de la ideología ultraliberal".

A nivel internacional, mientras Barack Obama mostraba su respaldo al candidato de ¡En Marcha! Emmanuel Macron, desde el mismo despacho en el que se sentaba un año antes el expresidente estadounidense, Donald Trump enviaba su apoyo a Le Pen. Además aprovechó el último atentado terrorista sucedido en la capital parisina para alegar que los franceses no necesitan "mucho más" y que tendría un gran efecto en las elecciones presidenciales. La líder francesa veía en el 'Brexit' la "libertad" de los ingleses y "una buena noticia". Algo que demostró, según la política, que "lo hacían mejor". Tampoco dudó en felicitar al magnate norteamericano, recurriendo de nuevo a llamar "libres" a sus ciudadanos.

Marine Le Pen se presenta a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas como la candidata de la derecha indiscutible. Al otro lado, un aspirante que no ha dado señas de a qué lado situarle, pero cuyas políticas se encuentras muy alejadas de las propuestas de Le Pen como posible futura presidenta de la Francia de la 'Liberté, égalité et fraternité'.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba