Internacional

El 'brexit' y Trump, ¿una oportunidad de que España gane peso en el mundo?

¿A qué retos se enfrenta la política exterior española en el contexto que surja después de 2017? 

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. EFE

Las incertidumbres y tensiones generadas por el brexit y la elección de Donald Trump ofrecen a España una oportunidad de ganar peso en el tablero internacional. Tras un largo periodo de interinidad política, los buenos datos de crecimiento de la economía española -que si no ocurre nada inesperado- será del 2,5%, sitúan a nuestro país en un contexto favorable en el que destaca frente a otros actores. 

Durante la etapa de cambios geopolíticos que se avecina, España debería recuperar el tiempo perdido en acción exterior. Pero no parece tarea sencilla en un contexto internacional que se encuentra patas arriba tras la elección de Donald Trump y con la injerencia rusa en unas elecciones europeas en las que los movimientos extremistas hacen temblar el proceso de integración.  

¿Qué influencia pueden tener Trump y la deriva del brexit para la posición española en la Unión Europea? De momento, el continente vive un periodo electoral muy intenso con comicios en países del núcleo duro como Holanda, Francia, Alemania e incluso Italia. A este respecto, el investigador de Elcano, Ignacio Molina pide prudencia: ""El partido de Wilders no va a poner en cuestión el proyecto europeo a pesar de su resultado en las urnas. El AFD alemán puede que de aquí a septiembre tenga que luchar para superar el umbral electoral del 5%. Además, quizás en Francia salga Macron, el presidente más europeísta desde Monnet y Schuman". 

"España debe afrontar la negociación combinando la prioridad de preservar la unidad de la UE con una actitud flexible, no punitiva"

"No habrá apocalipsis de la UE a corto plazo" pronosticaba Molina este miércoles durante la presentación del informe 'España en el mundo en 2017: perspectivas y desafíos', en el que también se analiza la política exterior y las proyecciones económicas y demográficas de nuestro país. "2017 no va a ser trascendental, pero va a ser el principio de un periodo de tres a cinco años apasionantes", explicaba¿Qué posición debe adoptar entonces nuestro país frente a los desafíos internacionales?

En primer lugar, un escenario áspero en la negociación del brexit podría perjudicar especialmente a España frente a otros estados miembros por los grandes lazos económicos que mantiene con el Reino Unido. "España debe afrontar la negociación combinando la prioridad de preservar la unidad de la UE con una actitud flexible, no punitiva", apunta el informe de Elcano.

En este punto, Molina recalca algo positivo: España está "en posición de moldear el debate". En Europa "hay demanda de España", advierte este investigador. Pero no sólo en Bruselas, sino también en otros foros internacionales de América Latina y del Magreb. A su juicio, "España está siendo tomada como experiencia en el sur de Europa en la que las políticas dictadas desde Frankfort han salido medianamente bien". Por tanto, la "mejor política exterior no se hace en los ministerios de Asuntos Exteriores, sino en el seno de la sociedad civil y las empresas", apunta. 

El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
El ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. EFE

En este sentido, el informe elaborado por el think-tank recalca que "el año sin Gobierno ha sido una oportunidad perdida, pero actualmente se dan las condiciones para poder actuar de una manera más proactiva. Aparte de superar la crisis, España tiene el mérito de no haber cedido a las pulsiones extremistas, como sí ha sucedido en otras partes de Europa". 

La irrupción del presidente Trump ha servido también "para que nos tomemos en serio que hay que reforzar el ámbito de la Defensa". Además, el mandatario estadounidense se ha convertido en una especie de "federalizador externo", añade Molina.

Sacar provecho de Trump

España debería aprovechar la preferencia que otorga la actual administración norteamericana a las relaciones entre estados frente a las relaciones con los grandes bloques como la UE. "Para sacar provecho de un presidente como Trump hay que dejar de lado la demonización de Estados Unidos", opina Carlota García Encina, investigadora del Real Instituto Elcano y profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. "Teniendo en cuenta la importancia que da a los acuerdos bilaterales con los estados miembros, ahora podemos hacer uso de la posición privilegiada geoestratégica que tenemos", añade.

En este sentido, recalca que las bases de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz) se encuentran en un lugar clave para el contexto existente en el norte de África. Pero esto "no quiere decir que tengamos que convertirnos en un portaaviones de EEUU", matiza. Sin embargo, en cuanto a las relaciones bilaterales, pide no perder de vista que España pertenece a un grupo más grande, la Unión Europea. "Eso también hay que decírselo a Washington", añade. 

Dada la importancia que Trump da a las relaciones bilaterales, podemos hacer uso de nuestra posición geoestratégica privilegiada

En cuanto a la influencia del presidente norteamericano, esta investigadoraasegura que "no todo es efecto Trump". Pero explica por qué su irrupción en el tablero internacional está causando tantas incertidumbres: "primero, porque no cree en las alianzas permanentes; segundo, porque no cree en los grandes acuerdos comerciales -que quiere renegociar-; y, tercero, porque le gustan los liderazgos fuertes -no hay más que ver su relación con Putin-". Sin embargo, llama a la calma: "Las cosas más inesperadas pueden pasar, pero todo cambia muy rápidamente. Igual que Trump ha venido, también se puede marchar". 

¿Qué horizonte tiene por delante nuestro país en el corto plazo? "Por primera vez las debilidades de España podrán venir de fuera y no tanto de su sustrato interno", apunta el investigador principal de Elcano y profesor del Departamento de Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Madrid, Federico Steinberg. "Pero España no se puede dormir en los laureles. Estamos creciendo con vientos de cola favorables. Pero cuando se agote ese impulso, habrá que dar una vuelta de tuerca a ciertas reformas", explica. Se refiere al sistema educativo y de innovación; al sistema fiscal, de pensiones y de administración pública; al mercado laboral; y a la política de transferencias hacia los más desfavorecidos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba