Elecciones Francia 2017 Macron dobla a Le Pen y endereza Europa

La Francia abierta y europeísta de Macron ha vencido a la que apostaba por el proteccionismo y el repliegue nacionalista de Le Pen. Ahora, el candidato centrista deberá ratificar su victoria frente a la ultraderecha en las elecciones legislativas de junio para poder llevar a cabo su programa socioliberal.

El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron.
El presidente electo de Francia, Emmanuel Macron. EFE

Francia ha dicho no a la extrema derecha. El candidato centrista Emmanuel Macron se ha alzado con la victoria en las elecciones presidenciales con un 66,06% de los votos frente al 33,94% cosechado por su contrincante, Marine Le Pen. Después de una histórica campaña enfangada por los escándalos y los ciberataques, y en la que los dos partidos hegemónicos han quedado fuera de la carrera por el Elíseo, las urnas han inyectado un antídoto contra la amenaza ultra y xenófoba del Frente Nacional.

Ni siquiera la filtración masiva de documentos internos de la formación de Macron en la noche del viernes ha logrado menoscabar la ventaja que todos los sondeos otorgaban al exministro de Economía del impopular Hollande. Tal vez haya tenido más peso el papel que interpretó la candidata frentista en el debate televisado del pasado miércoles, donde incurrió en graves contradicciones y se mostró notablemente perdida en el campo económico, llegando a proponer a última hora la cohabitación del euro y el franco. 

"Lo que hemos hecho desde hace tantos meses no tiene precedente ni equivalente. ¡Todo el mundo aseguraba que era imposible, pero es porque no conocían Francia!", aseguró Macron ante miles de seguidores que celebraban su victoria en la Explanada del Louvre mientras sonaba la Oda a la Alegría de la novena sinfonía de Beethoven, el himno de la Unión Europea.

A los once millones de votantes de Le Pen les dijo que se esforzará durante los próximos cinco años para eliminar las razones que les llevaron a votar al extremismo. La líder de la ultraderecha ya ha anunciado que llevará a cabo un proceso la refundación del Frente Nacional para liderar la oposición.

Pero con el resultado de este domingo nada está resuelto. La participación (75%) ha sido la más baja desde hace medio siglo y el voto en blanco o nulo ha marcado un récord del 11,5%, azuzado por el líder de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon. Lo cierto es que casi cuatro de cada diez franceses han dado su respaldo a una candidata que ha logrado 'desdiabolizar' al partido racista heredado de su progenitor, Jean Marie Le Pen, que cayó derrotado en 2002 frente a Jacques Chirac con menos de un 18% de los votos. Ahora, quince años después, su hija ha logrado un resultado histórico para una formación que se ha ganado la confianza de parte de la clase obrera y de las zonas rurales de la periferia.

El siguiente reto

La mirada está puesta ahora en las elecciones legislativas que se celebrarán el 11 y 18 de junio. El delfín de Hollande, que con 39 años es ya el presidente más joven de la V República, tiene como prioridad ratificar su victoria consiguiendo una mayoría suficiente en la Asamblea Nacional

Que su movimiento político -con un año de vida- logre imponerse sin contar aún con ningún cargo electo ni con una estructura territorial consolidada, será clave para dotar de estabilidad al futuro Ejecutivo que deberá sacar a la economía gala del letargo en el que lleva años atrapada. Sin los apoyos parlamentarios necesarios, el joven exbanquero tendrá muy difícil implantar sus medidas económicas de corte liberal y se vería obligado a nombrar un primer ministro de la fuerza más votada.

El futuro primer ministro "tendrá experiencia política, será capaz de dirigir una mayoría parlamentaria y de animar a un Gobierno que será renovado"

El movimiento centrista ha establecido que la mitad de los candidatos que va a presentar en las 577 circunscripciones de los comicios legislativos deberá proceder de la sociedad civil; el resto podrán ser políticos de todo signo que acepten sumarse al 'macronismo' renunciando, eso sí, a su militancia original.

Los socialistas franceses, desterrados de la segunda vuelta de las presidenciales y con una fragmentación interna sin precedentes, están llamados a jugar un papel clave en la consolidación del nuevo presidente. Sus candidatos tendrán que echar números en base a los resultados de las presidenciales y ver si les conviene pasarse al bando del centrista. Lo mismo harán algunos candidatos de Los Republicanos. Pero ambas familias -gaullistas y socialistas-, cuentan con ventaja gracias al sistema mayoritario.De hecho, el Frente Nacional solo cuenta con dos diputados en la cámara actual.

Marine Le Pen.
Marine Le Pen. EFE

La que se mantiene como una incógnita es la composición del futuro Gobierno. Al contrario que Le Pen, que propuso al eurófobo Nicolas Dupont-Aignan como futuro primer ministro si ganaba las elecciones, Macron ha guardado bajo llave el nombre del candidato a dirigir el Ejecutivo galo. Es más, su intención pasa por no desvelar su identidad hasta que se haga efectivo el traspaso de poderes el día 10 de mayo.

La victoria en las urnas del Macron, sin apenas experiencia política y sin el respaldo de un partido político tradicional, se ha convertido en un fenómeno sin precedentes en la historia política francesa. La Unión Europea ha contenido la respiración hasta el último momento, ya que el triunfo de Le Pen amenazaba con dinamitar el futuro del proyecto comunitario. ¿Pero cuánto durará el antídoto? ¿Ganará fuerza el partido de Le Pen tras su paso por la oposición hasta 2022? El futuro de Francia y de Europa ya está 'en marcha'.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba