El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha hecho este lunes un llamamiento a que su partido se arremangue y regrese a la calle y a las plazas porque, según sus palabras, el partido que lidera no nació para "transformar las reivindicaciones de la gente en parlamentarios que no muerden".

En estos términos se ha expresado el líder de Podemos durante un acto para concienciar contra la pobreza energética y durante el que ha profundizado en el debate sobre lo que debe ser su partido de ahora en adelante, y así, ha dicho que si gracias a Podemos "no hay protestas ni movilización" en las plazas, hay que "arremangarse" y volver a ellas.

Ha incidido en que el grupo parlamentario de Unidos Podemos, de 71 diputados, no es suficiente frente a la gran coalición de "PP, PSOE y Ciudadanos" que dará el gobierno a Mariano Rajoy en la "investidura de la vergüenza" que puede tener lugar a finales de mes.

Iglesias ha afirmado que su partido no será "nada en los parlamentos" si no es "una fuerza que ponga en jaque a la oligarquía"

"Para que podamos ganar necesitamos a la gente en los barrios, y poner el poder popular en manos de la gente", ha proclamado acto seguido, justo antes de abogar por lo que a su entender ha de ser el Podemos del futuro a corto plazo, y que ha resumido en el nuevo lema de la organización: "Luchar, crear, poder popular".

"No es un Podemos de parlamentarios"

O en otras palabras, que ha esgrimido minutos después: "Éste no es un Podemos de parlamentarios; es un Podemos en las calles o en los centros de trabajo" que, además, ha de colocarse "a la cola de los movimientos sociales para empujar desde atrás y lograr el espacio político de la cotidianeidad".

Y así, ante casi medio millar de personas, ha asegurado que ni la oligarquía ni la gran coalición que ha anticipado hoy logrará que Podemos se "atrinchere" en el Parlamento, pues "más importante que los parlamentos, es el pueblo organizado que convierte su grito en el sueño de la dignidad".

A los movimientos sociales ha apelado Iglesias en varias ocasiones para recalcar que el origen de Podemos es ése, es el espíritu de las plazas a raíz del 15M. "No existimos para que dejen de existir los movimientos sociales", ha resumido.

De hecho, ha considerado la gente, las familias, los ciudadanos en general, "el músculo militante" de la organización por una sencilla y contundente razón: "Son el músculo militante de la dignidad". Podemos, según Iglesias, tiene que volcar aquí su fuerza, porque la del Congreso "no es suficiente".

"Hace falta músculo militante"

No es suficiente, ha dicho, para lograr que los cinco millones de personas que padecen pobreza energética y que no pueden pagar la tarifa de la luz, no pasen frío. Para conseguir este objetivo, hace falta "el músculo militante de la dignidad".

"Para que podamos ganar necesitamos a la gente en los barrios", defiende Pablo Iglesias

Tampoco es suficiente la envergadura de Podemos en el Congreso para sacar a los corruptos, o para luchar contra las eléctricas que "compran a expresidentes" como Felipe González o José María Aznar para que se integren en sus consejos de administración. Para que se alcance este objetivo, hace falta ese "músculo militante", ha destacado Iglesias.

En definitiva, el secretario general de Podemos ha afirmado que su partido no será "nada en los parlamentos" si no es "una fuerza que ponga en jaque a la oligarquía". Por ello, ha vaticinado que "en los próximos tiempos el debate político va a estar en las calles" porque, ha sentenciado Iglesias, "el diputado fundamental de una fuerza plebeya es el activista que se deja la piel en su barrio".