La sociedad para el estudio y la conservación de la fauna marina, Ambar, ha informado de la aparición de una foca en el puerto guipuzcoano de Mutriku, que ha sido trasladada por particulares desde las rocas hasta el centro de la zona portuaria.

A través de su cuenta en Facebook, Ambar ha advertido de la necesidad de no acercarse a estos mamíferos que, cuando se ven importunados, pueden causar graves heridas con su dentadura.

[singular-iframe src='https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fambarelkartea.org%2Fposts%2F2813958408660471&width=500']

En las imágenes colgadas en esta red social se observa cómo un grupo de personas se acerca a una foca de pequeño tamaño que descansa en una zona rocosa y, tras acariciarla, la trasladan de emplazamiento.

Ambar ha denunciado que estos particulares han decidido "coger a la foca" cuando "intentaba dormir", desoyendo los consejos que recomiendan no hacerlo.

La sociedad ha insistido en que "no hay que molestar a las focas cuando salen a tierra a secarse y descansar" y ha recordado que estos animales necesitan "espacio y tranquilidad".