Cerca de ocho de cada diez españoles, el 77 por ciento, declara llegar muy cansado al final de su jornada laboral, una fatiga que incide directamente en las relaciones sociales y en la práctica de ejercicio físico, según revela la encuesta 'Atletas del Día a Día' de la compañía farmacéutica estadounidense Abbott.

La mitad de los encuestados señalan como motivos principales para sentir este cansancio los largos trayectos desde y hacia el trabajo, las preocupaciones económicas y la dificultad para poder desconectar tras una jornada con clases, trabajo, ejercicio, niños, amigos y aficiones.

La sensación de estar siempre cansado se ha normalizado. Así un 46 por ciento de los entrevistados considera importante llegar con energía suficiente al final del día. "Es fácil caer en esa espiral en la que, por la sensación de cansancio, dejamos de hacer cosas que, precisamente, nos aportarían un añadido de energía. Además de cuidar el bienestar psicológico y afrontar la vida con un poco más de calma, es importante mantener la masa muscular y así poder llevar a cabo la maratón del día a día", afirmó la 'coach' de atletas de alto rendimiento Patricia Ramírez.

A la sensación de cansancio generalizado y falta de energía que refleja la encuesta se añade el factor de la edad. Con el paso de los años, de forma natural el estado de los músculos puede cambiar y es importante ayudar a frenar esta situación con un aporte de proteínas a la dieta, dentro de una alimentación variada y equilibrada, y con ejercicio físico.

"Si tuvieran la energía suficiente harían más ejercicio, viajarían y dedicarían más tiempo"

En este sentido, para los encuestados de entre 35 y 50 años mantener la masa muscular en buenas condiciones es clave. Un 63 por ciento afirma ser consciente de la pérdida de masa muscular e, incluso, un 42 por ciento reconoce que el ejercicio físico le ayudaría a mantener unos buenos niveles de energía.

El cansancio y la falta de energía parecen hacer difícil a los encuestados pasar todo el tiempo que les gustaría con familiares y amigos, o hacer ejercicio. Si tuvieran la energía suficiente éstos revelan que harían más ejercicio, viajarían y dedicarían más tiempo al bienestar personal.

"Las actividades de ocio ayudan a liberar tensiones, a despejar la mente y a aliviar esa sensación de cansancio diario que provoca el ritmo de vida actual y la hiperconexión con la que vivimos", subrayó la coach Patricia Ramírez.