Caso Púnica

Tres empresas 'púnicas' centran las sospechas de financiar al PP con fiestas

El juez Velasco ha solicitado a la AEAT todos los datos sobre Waiter Music SL, Waiter Music Record SL y Saranais SL, propiedad del imputado José Luis Huerta, amigo de Granados. La investigación ha revelado irregularidades en las adjudicaciones que han recibido en varios ayuntamientos 'populares'.

Imagen de archivo de Francisco Granados
Imagen de archivo de Francisco Granados Europa Press

Tres empresas y una sospecha. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, ha centrado las pesquisas en el 'caso Púnica' sobre la supuesta financiación irregular del PP de Madrid a través de las fiestas patronales de los municipios en tres sociedades con un denominador común: todas ellas son propiedad de José Luis Huerta Valbuena, empresario y amigo de Francisco Granados, al que en 2008 agasajó con un cumpleaños 'gratis total' valorado en 12.500 euros. Se trata, en concreto, de Waiter Music SL, Waiter Music Record SL y Saranais SL, según consta en diversos documentos incorporados al sumario a los que ha tenido acceso Vozpópuli. Uno de ellos es el auto por el que magistrado ordena a la Agencia Tributaria (AEAT) que le informe de todas las declaraciones de "operaciones con terceros" realizadas por dichas sociedades entre los años 2004 y 2014. Fuentes cercanas a la investigación confirman a este diario que la sospecha es que dichas sociedades organizaron presuntamente actos de campaña e, incluso, fiestas particulares para candidatos 'populares' a cambio de adjudicaciones con sobreprecios.

Anticorrupción destaca que las tres empresas permitían a su dueño, José Luis Huerta, imponer a los Ayuntamientos los precios "con abultados beneficios a su favor"

La solicitud de información del juez Velasco se produjo después de que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil le remitiera un oficio tras "el análisis de la documentación intervenida en las diferentes actuaciones realizadas en relación con la sociedad Waiter Music SL y su administrador, José Luis Huerta". Según dicho escrito, esta empresa, "dedicada a la organización, promoción y producción de eventos culturales, lúdicos y sociales", dirigía su servicios a "diversas entidades públicas" para las que montaba "fiestas o eventos de ocio y entretenimiento para un público masivo". En este punto, el escrito del Instituto armado destaca que "la investigación ha puesto de manifiesto la existencia de irregularidades" en las adjudicaciones realizadas por diversos municipios a favor de las mercantiles de Huerta. Entre ellas, citaba expresamente Valdemoro, Torrejón de Velasco, Moraleja de Enmedio, Alcorcón y Arroyomolinos, "entre otros". En algunos interrogatorios de la UCO, los agentes han preguntado a testigos e imputados en esta investigación también por Humanes, Chinchón, Algete, Villarejo de Salvanés, Alcalá de Henares, Móstoles, Alcorcón, Nalvalcarnero y Pinto.

La propuesta de la Guardia Civil fue apoyada por la Fiscalía Anticorrupción, que en un informe posterior destacaba que las tres empresas investigadas era presuntamente utilizadas por su propietario "para la consecución de fraudulentos contratos de realización de festejos ilicitados desde diversos Ayuntamientos". Dichas adjudicaciones eran supuestamente conseguidas "previo concierto con ediles u otros cargos públicos, prevaliéndose José Luis Huerta Valbuena del tráfico de influencias alimentado por Francisco Granados Lerena". En este sentido, las representantes del Ministerio Público inciden en que precisamente la existencia de las tres empresas permitían a su administrador "participar en el amaño de contratos negociados al ser invitadas las tres a una misma licitación, asegurando la adjudicación sin observancia de los principios que deben presidir las contrataciones públicas". Anticorrupción destaca que en los "expedientes analizados" de estos ayuntamientos se observa que José Luis Huerta impone el precio de su intermediación a los consistorios que adjudican los contratos con abultados beneficios a su favor".

Músicos, castillos hinchables...

El dueño de las tres compañías, detenido en octubre de 2014 dentro de la primera fase de la 'Operación Púnica' e imputado en la causa desde entonces, admitió en su declaración ante los agentes haber pagado la celebración del cumpleaños de político de 2008, cuando todavía era secretario general del PP de Madrid. Una fiesta en la casa de campo del político en el municipio madrileño de Valdemoro que incluyó la instalación de un escenario, cuatro músicos y castillos hinchables para los niños. En total, 12.486 euros que, según Huerta, nunca fueron abonados por Granados. El empresario aseguró entonces que el dirigente regional 'popular' le dijo que "ya echaremos cuentas y hasta hoy". Ésta no fue, sin embargo, la única celebración de Granados con la que la Guardia Civil vincula al empresario. En 2014, José Luis Huerta abonó 2.500 euros en canapés "y otras cosas que se le llevaron" para otra fiesta, según declaró él mismo a los agentes. No obstante, negó en todo momento que hubiera habido relación entre este 'regalo' y el hecho de que "al mes siguiente de la fiesta de Granados por su cumpleaños, en enero, se le adjudicara un concurso".

Los investigadores sospechan que, a cambio de las adjudicaciones, el empresario amigo de Granados montaba 'gratis total' mítines y fiestas particulares a candidatos del PP

Sin embargo, un informe de la Agencia Tributaria presente en el sumario apunta en el sentido contrario. Según éste, en sólo cinco años este empresario, a través de Waiter Music SL, obtuvo contratos del Ayuntamiento de Valdemoro, auténtico epicentro de la trama y donde el dirigente regional del PP fue alcalde, por más de 6 millones de euros. Esta forma de acaparar los concursos fue explicada por el propio Huerta ante el juez Velasco con el argumento de que su empresa ganaba porque se presentaba sola ya que las otras mercantiles interesadas finalmente desistían. Excusa, que, sin embargo, la investigación ha demostrado como falsa, ya que sí acudieron otras compañías, muchas veces con mejores ofertas, pero finalmente siempre se llevaba los contratos Waiter Music. Huerta lo justificó en que "yo ofrecía un concierto de mucho calibre y otro ofrecía un concierto más baratito". En todo momento negó el "reparto" de dinero a cargos públicos por estas adjudicaciones ya que aseguraba ir "al límite" para ganar con ofertas muy ajustadas y márgenes pequeños. Los investigadores sospechan que no es así y que, a la vista de los 'emails' encontrados en los ordenadores de su empresa, algunos cargos municipales consiguieron mítines a buen precio e, incluso, 'gratis total', cuando no fiestas particulares.

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba