Caso Palau

Dos empresarios reconocen haber cargado al Palau trabajos para CDC

Los empresarios Miguel Giménez-Salinas y Juan Manuel Parra cambiaron las facturas para que pareciera que los trabajos que habían prestado para el partido los habían realizado, en realidad, para el Palau.

El extesorero de CDC Daniel Osacar (d) a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Barcelona.
El extesorero de CDC Daniel Osacar (d) a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Barcelona. EFE

Varios empresarios procesados en el juicio por el expolio del Palau de la Música han acudido este viernes a los juzgados. Dos de ellos han admitido ante el tribunal que la formación nacionalista Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) les indicó que cargaran a la entidad cultural los servicios que habían efectuado para el partido.

En su declaración como acusado, el exdirectivo de Altraforma Miguel Giménez Salinas, ya jubilado, ha reconocido que falsificó los comprobantes porque desde CDC le pidieron que cambiara el objeto de las facturas para que pareciera que los trabajos que había prestado para el partido los había realizado para el Palau de la Música. Salinas ha indicado que se trata de tres facturas, de los años 2006 y 2007, que falsificaron porque CDC les llamó y les dijo en qué concepto tenían que atribuir los trabajos efectuados para cargarlos a la institución cultural.

A este testimonio se suma el del gerente de la empresa Hispart, dedicada a montaje de sistemas audiovisuales en congresos y mítines, Juan Manuel Parra, quien ha asegurado que giró al Palau de la Música entre 2004 y 2008 un total de 13 facturas que correspondían a trabajos que realizó su empresa a CDC durante la campaña de 2004.

En su declaración como acusado en el juicio por el expolio del Palau en la Audiencia de Barcelona, Parra ha explicado que quien le dijo que debía girar esas facturas al Palau por conceptos de la campaña de 2004 del partido fue el extesorero Carles Torrent, fallecido en 2005.

Ha explicado que las 13 facturas que se enviaron al Palau entre 2004 y 2008 por valor de 824.000 euros correspondían solo a trabajos del año de 2004, pero que tuvieron que espaciar así los cobros porque esa era la condición: "Fueron las condiciones que nos dieron, no pudimos hacer nada más".

Ha asegurado que cuando murió Torrent, en 2005, habló con su sucesor, Daniel Osàcar, porque el Palau no pagaba algunas de las facturas, pero que él no estaba al corriente de nada, por lo que tuvo que volver a pedir ese dinero al Palau, concretamente al exdirector Jordi Montull, su persona de contacto en la institución. "(En referencia a Osàcar) Me dijo que no sabían nada de ese tema, que no tenían nada. Me fui al Palau a reclamar. Allí me dijeron que cuanto tuvieran dinero me lo pagarían", ha detallado.

Ha explicado que tras la campaña elaboraron los albaranes de todos los eventos de la campaña, que se entregaron al director de campaña y que una vez contaron con el visto bueno del departamento de contabilidad del partido, unos días después llamó para saber cómo se iba a pagar, y que Torrent le dio estas instrucciones. A preguntas de su abogado, ha explicado que cuando se destapó el caso su empresa llegó a un acuerdo económico con el Palau de la Música para devolver el dinero.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba