La parada militar con motivo del Doce de Octubre volverá a tener en la instalación de las gradas para autoridades e invitados uno de sus principales gastos. En concreto, según el contrato realizado por el Ministerio de Defensa, al que ha accedido Vozpópuli, el montaje de estas tribunas, siendo la presidencial la ocupada por los Reyes y las infantas, supondrá a las arcas públicas un desembolso de 211.000 euros, impuestos incluidos.

La empresa adjudicataria ha sido por cuarto año consecutivo INK Cien por Cien Eventos SL Ella resultó ser la oferta económicamente más ventajosa de las cuatro que se presentaron al concurso. El importe de licitación ascendía a 300.000 euros. La concesión corrió a cargo de la Subdirección General de Servicios Económicos y Pagadurías mediante procedimiento ordinario sin publicidad y tramitación ordinaria. En la edición de 2015, esta firma especializada en la organización de eventos y "marketing ferial" prestó el servicio por 237.000 euros.

Entre los clientes de INK Cien por Cien Eventos S.L. hay amplia presencia de empresas del grupo Prisa. Aquí se incluyen los diarios El País y Cinco Días, la cadena SER, la Editorial Santillana o Prisa INN, la unidad de aceleración de negocios digitales y startups del citado holding multimedia. También ha realizado trabajos para las empresas públicas Renfe, Adif y Aena. 

El desfile del próximo 12-O, que se celebrará por primera vez con un Gobierno en funciones, tendrá un coste final similar al del año pasado, rondando los 800.000 euros. Los actos comenzarán en la plaza de Cánovas del Castillo de Madrid, con el tradicional homenaje a la bandera y a los que dieron su vida por España, al que seguirá un desfile aéreo y terrestre, y una posterior recepción en el Palacio Real ofrecida por don Felipe y doña Letizia.

Podrán verse dos helicópteros de transporte táctico NH90 que el Ejército de Tierra acaba de estrenar

De nuevo, hará acto de aparición la patrulla Águila (los siete aviones CASA C101 del Ejército del Aire), que dejará los colores de la bandera española en los cielos de la capital. Esta espectacular exhibición área, que hizo su ensayo el pasado jueves, fue recuperada en 2014 después de que en las ediciones de 2012 y 2013 sólo hiciera un breve vuelo por cuestiones de austeridad.

Así mismo, podrán verse dos helicópteros de transporte táctico NH90 que el Ejército de Tierra acaba de estrenar. Será una de las principales novedades del desfile, ya que este tipo de aeronave nunca había formado parte del mismo. Le acompañarán helicópteros Chinook y Tigre, aviones Hércules y P-3 Orion, así como cazas Eurofighter y F-18 encargados de la defensa y control del espacio aéreo de soberanía nacional.

Hasta 3.400 militares

En cambio, no recorrerán el Paseo de Recoletos ni carros de combate ni acorazados, que desaparecieron de estas citas con la llegada del Gobierno del PP en 2011 para reducir el gasto. Según el Estado Mayor de la Defensa, el desfile participarán unos 3.400 militares y guardias civiles, cerca de medio centenar de vehículos y más de una treintena de aeronaves. 

Desde las elegantes tribunas sólo podrán presenciar la parada, en primera fila, los miembros de la Familia Real así como los integrantes del Gobierno, autoridades políticas nacionales y autonómicas, altos cargos del Ministerio de Defensa, diplomáticos extranjeros y prensa. Más alejadas de la plaza de Neptuno, perímetro de máxima seguridad, se ubicarán otras tribunas de acceso libre para público. Aunque la capacidad aquí es limitada. La mayoría de ciudadanos que se desplacen hasta las inmediaciones del desfile tendrán que verlo de pie.

La existencia de un Gobierno en funciones ha impedido al Ministerio de Defensa aprobar la campaña de publicidad institucional que solía lanzarse días antes para anunciar estos fastos. Con ello, el erario se va a ahorrar este año un millón de euros.