El brutal asesinato de Fátima, una niña de 7 años, ha conmocionado a todo México. El cuerpo de la menor fue hallado dentro de una bolsa en un contenedor. El asesinato de la pequeña dispara la presión para que el Gobierno mexicano ataje la violencia y los feminicidios ya que días antes, Ingrid Escamilla, de 25 años, fue encontrada descuartizada por su pareja también en la capital del país.

La menor fue secuestrada al salir de su colegio, la Escuela Primaria Enrique C. Rebsamen, en Ciudad de México el pasado 11 de febrero. La pequeña estaba esperando a que su madre fuera a recogerla, pero alguien se la llevó antes. Al parecer, la madre se retrasó 20 minutos y otra mujer, cuya identidad todavía se desconoce, ya se la había llevado.

Los familiares denunciaron la desaparición el día 11 y el 15 de febrero su cuerpo fue encontrado en la alcaldía de Tláhuac, en el sur de la capital, dentro de una bolsa de plástico.

Unas cámaras de seguridad grabaron a la menor a la salida del colegio, caminando de la mano de una mujer que se está tratando de identificar. Otras imágenes obtenidas por cámaras privadas también muestran a un vehículo de color blanco que podría estar involucrado en el delito, ya que la mujer podría haberla llevado hasta la furgoneta. 

Imágenes de la niña junto a una mujer, antes de ser asesinada en México.

La Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la Ciudad de México ha ofrecido una recompensa de 2 millones de pesos (unos 100.000 euros) para encontrar al asesino de Fátima. El portavoz de la institución, Ulises Lara, ha confirmado también que se ha localizado un vídeo en el que aparece la menor a salida del colegio con una mujer todavía no identificada.

Por el momento no hay ningún detenido ni sospechoso principal del crimen, que también se investiga como secuestro, aunque también ha sido identificado como feminicidio. Por el momento han declarado cinco personas, tres de las que viven en una vivienda, que ya registraron, cercana a la escuela a donde presuntamente la mujer llevó a la menor de edad.

La población exige justicia a las autoridades

Como muestra de indignación por el crimen, los vecinos bloquearon este lunes los accesos a Santiago Tulyehualco, en Xochimilco, sur de la capital mexicana, y exigieron justicia a las autoridades.

En la puerta del colegio de Fátima se han pegado carteles con mensajes de denuncia e indignación como "Ni una más. Ya basta", "Por un pueblo sin violencia" o "Justicia para Fátima".

Ciudad de México fue la tercera entidad del país con mayor número absoluto de víctimas de feminicidio en 2019, al reportar 68, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que sitúa a Veracruz y Estado de México en los primeros lugares.

Los vecinos de Ciudad de México piden que se haga justicia para Fátima.