Actualidad

La Fiscalía pide ocho años de cárcel para una madre acusada de vender fotos de sus hijas desnudas

La madre insiste en que "no ha expuesto fotos de sus hijas ni ha pedido dinero por ellas"

Palacio de Justicia.
Palacio de Justicia. Europa Press

La Fiscalía de Sevilla solicita ocho y seis meses de prisión para E.S.T. como presunta autora de un delito continuado de corrupción de menores y de abandono del hogar por fotografiar y grabar desnudas a tres de sus hijas, menores de edad en el momento de los hechos, para posteriormente vender esas imágenes en una web de contenido sexual. Además, el Ministerio Público pide seis meses de prisión para J.L.O. por un delito de corrupción de menores al ser uno de los presuntos compradores del material fotográfico.

Por estos hechos, que tuvieron lugar entre 2012 y 2012 en Sevilla, ha comenzado este jueves un juicio en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla, donde tanto E.S.T. como J.L.O. han rechazado las acusaciones que le ha hecho la Fiscalía, una acusación personada y que además pide ocho años de libertad vigilada y doce años de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre sus hijas para la procesada.

Por su parte, N.G.S., una de las víctimas y la única que actualmente es mayor de edad, ha declarado este jueves que su madre le hacía fotos desnudas a ella y a sus hermanas, siendo las tres menores de edad. Además, ha señalado que también le hacía quedar con adultos para "acompañarlos a dar paseos o ir de compras" y éstos después le daban dinero. Precisamente uno de ellos se encuentra acusado en esta causa.

N.G.S., como han contado este jueves dos agentes policiales, fue quien denunció los hechos junto al padre de una de sus hermanas. Por ello, esta víctima pasó a ser tutelada por la Junta de Andalucía, mientras otra de las víctimas se fue a vivir con su padre y la tercera con otra hija de la acusada y nacida en 1994.

La acusada ha negado que hubiera hecho fotos desnudas a sus hijas, aunque "sí" en la ducha y el baño, pero que "no hacía nada con ellas". E.S.T. ha reconocido que "ofrecía su cuerpo en una web de contenido sexual", pero "jamás" las fotos de sus hijas.

Abandono del hogar

Tras ser desahuciada de la vivienda donde vivían en un barrio sevillano, recibieron ayuda de Carmen, que testificará el próximo lunes y con quien se fueron a vivir a otra zona de la capital hasta que la echó de la casa, aunque allí se quedaron N.G.S. y otra de sus hijas, mientras la tercera de las víctimas se fue con la madre.

E.S.T. ha insistido en que "no ha expuesto fotos de sus hijas ni ha pedido dinero por ellas". Precisamente la acusada puso un anuncio en una de esas web de contenido sexual a nombre de su hija N.G.S explicando que tenía "una situación desesperante" y a través de este anuncio el acusado contactó con ella, aunque J.L.O. ha reconocido que lo vio en una conocida web de anuncios no de contenido sexual.

Éste, según la declaración de la madre, les ayudó de forma desinteresada "no a cambio de las fotos". "Lo único que quería era que yo estuviera bien y que mi hija estudiara". J.L.O., con quien la madre hablaba por WhatsApp y nunca llegó a ver, era conocido como 'el ángel de la guarda'.

J.L.O. llegó a darle, en tres o cuatro veces, más de mil euros como ayuda e hizo regalos a las niñas, siendo N.G.S. quien quedaba con él y recogía el dinero cuando éste pasaba por Sevilla. Por último, la acusada ha dicho que le hizo fotos a su hija N.G.S. porque ella se lo pidió por su deseo de ser modelo.

De otro lado, J.L.O. ha negado que diera "dinero a cambio de material pornográfico". "Nunca solicité fotos desnudas de las menores", ha insistido, señalando que N.G.S. no le dijo que su madre le hacía fotos desnudas.

También ha rechazado que pidiera "favores sexuales" a la menor cuando quedaba con ella para hacerle entrega del dinero. La madre, que le pidió más dinero pero él ya no podía ayudarles más, sí le mandó fotos de sus hijas pero no de contenido pornográfico y le dijo que eso "no era adecuado".

"Necesitábamos dinero para vivir"

Tras los acusados ha sido el turno de la declaración de N.G.S., que ha ratificado lo que dijo en sede policial y es que "su madre le hacía fotos desnudas a ella y a sus hermanas porque necesitábamos dinero para vivir, aunque no le gustaba". También, según ha comentado, la grabó desnudándose y se hacía pasar por ella para acceder a páginas de contenido pornográfico.

Entre los adultos con los que quedó y que le dieron dinero, uno de ellos le hizo una proposición sexual y "se lo dije a mi madre". Otro de estos hombres fue J.L.O., quien le dijo que "se fuera a Madrid con sus hermanas a vivir con él y no le faltaría de nada".

Ha añadido que vio "muchas veces" cómo su madre le enviaba fotos al acusado de ella sin poder concretar "ni cuántas ni de qué tipo". "Me sentía incómoda y con miedo a lo que pudiera pasar cuando quedaba con J.L.O. para recoger dinero", ha admitido.

De otro lado, la Sala ha escuchado los testimonios grabados de las otras dos víctimas, menores de edad aún, que han ratificado que su madre les hacía fotos "en la ducha y secándose", poniéndoles "chupete" y la "toalla como un pañal".

También han declarado este jueves dos agentes policiales, quienes tomaron la denuncia de N.G.S. y el padre de otras de las víctimas y descubrieron fotos "con actitudes insinuantes, desnudos, con chupete y tacón, fuera de tono, de las tres menores", en el ordenador y móvil de N.G.S., en concreto 66 y seis, respectivamente.



Volver arriba