Un avión oficial del Gobierno argelino partió a primera hora de la mañana desde la capital de Argelia para recoger al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, una operación que fue abortada cuando el vuelo sobrevolaba la isla de Ibiza, según ha informado 'El Confidencial'.

El vuelo se dirigía al aeródromo de Agoncillo, situado a unos kilómetros de Logroño. Aunque no estaba programada la llegada de ningún vuelo, el aeródromo, gestionado por Aena esperaba el aterrizaje. Al mismo tiempo que el Gobierno ha asegurado no tener constancia de este vuelo.

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, ha respondido así en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros a una pregunta sobre esta información. La ministra ha insistido que no tiene constancia de ello ni de que se haya "intervenido ni respecto a nada que tenga que ver con un vuelo procedente de Argelia".

No ha habido actuación alguna desde Asuntos Exteriores "ni de ningún vuelo que se haya vuelto", ha precisado. La portavoz ha recordado que Gali declaraba esta mañana en la Audiencia Nacional y ha apelado a la independencia del Poder Judicial, porque será quien tome un decisión sobre él.

Estar localizable

Así, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ya la ha vuelto a rechazar enviar a prisión a Gali, a quien ha pedido estar localizable tras tomarle declaración por varias querellas interpuestas contra él.

Tampoco ha querido Montero hablar del estado de salud de Gali y de si hay posibilidad de que le den el alta hospitalaria, ya que "la persona interesada quiere proteger esta información, que es confidencial", aunque le ha deseado su pronta recuperación, como a todos los que están enfermos, ha concluido.