El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, activista social y expresidente de Justicia y Paz, Arcadi Oliveres, ha fallecido este martes a los 76 años de edad, según ha informado Justicia i Pau este martes.

Oliveres, a quien diagnosticaron una enfermedad terminal hace poco tiempo, ha dedicado sus últimas semanas a despedirse de sus allegados y de todos sus amigos e incluso su familia abrió una web "Paraules per l'Arcadi", en la que han recogido miles de mensajes de apoyo y gratitud hacia el activista.

Experto en deuda internacional, comercio exterior, relaciones norte-sur y de profundas convicciones católicas "libres", alejado de la jerarquía eclesiástica, Oliveres dedicó su vida a luchar por una economía más justa, el pacifismo, la ecología y la promoción y defensa de los derechos humanos, y fue una de las personas más significadas en el movimiento 15-M, del que se cumplen ahora 10 años.

"Nos duele comunicar que hoy nos ha dejado nuestro compañero y amigo Arcadi Oliveres, expresidente de Justicia y Paz y miembro activo de nuestra entidad desde 1981", ha informado escuetamente la organización que presidió el economista.

Maestro de economistas

Arcadi Oliveres i Boadella nació en Barcelona en 1945 y se licenció en Económicas en la Universidad de Barcelona en 1968.

En 1993 se doctoró con una tesis sobre el ciclo de la economía de defensa y fue catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde encandiló a varias generaciones de estudiantes que le escuchaban como podía hacerse una economía más justa.

Luchador antifranquista, participó en las asambleas clandestinas del Sindicato Democrático de Estudiantes y en La Caputxinada de 1996, así como en la Asamblea de Cataluña.

Presidió entre 2001 y 2014 la asociación Justicia i Pau de Barcelona y en 2013 creó junto con la monja benedictina Teresa Forcades la plataforma política Procés Constituent, a favor de la independencia de Cataluña.

Fuentes allegadas han informado de que el velatorio por Arcadi Oliveres se hará en el tanatorio de Mirasol de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y que el funeral se oficiará probablemente en Els Caputzins de Sarrià, comunidad con la que mantenía una estrecha relación.