salud

Cómo saber si eres adicto al sexo: toda la verdad sobre este grave problema de salud

Se trata de un trastorno que afecta a muchas personas, quienes no saben qué hacer ni si hay tratamiento

Toda la verdad sobre la adicción al sexo
Toda la verdad sobre la adicción al sexo Vidar Nordli-Mathisen

A (casi) todos nos gusta el sexo, pero a veces se convierte en un problema. Las relaciones sexuales pueden desembocar en una adicción, en una necesidad que parece nunca satisfacerse del todo.

Este problema se le conoce como hipersexualidad y afecta entre a un 6 y un 8% de la población española. La adicción al sexo está catalogada, además, como un problema de salud mental por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que engloba este trastorno en su 'Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (ICD-11)'. 

Este problema se le conoce como hipersexualidad y afecta entre a un 6 y un 8 por ciento de la población española

Parece un tema baladí, pero la vida de un adicto al sexo se tambalea como la de cualquier adicto a las drogas: la mayoría pierde su trabajo, contrae enfermedades sexuales y/o rompe con su pareja. 

Dado el desconocimiento general que hay acerca de este problema, recogemos las conclusiones de la terapeuta Sarah Berry, quien ha revelado en 'NetDoctor' todo lo que necesitamos saber sobre la adicción al sexo.

¿Qué es la adicción al sexo?

La adicción al sexo no es solo tener ganas de hacer el amor. "Se caracteriza por una incapacidad persistente para controlar los pensamientos o el comportamiento sexual de una persona, a pesar de que esto tenga un impacto negativo en ellos mismos y en los demás", detalla Berry.

En España hay un 8% de adictos al sexo
En España hay un 8% de adictos al sexo Charles Deluvio

Siempre ha habido personas que se han sentido demasiado preocupadas por el sexo o les resulta difícil controlar sus impulsos sexuales. El problema se agrava con internet, pues "proporciona una interminable experiencia de todo tipo de pornografía, trabajos sexuales o conexiones entre personas para practicarlo".

[Ver: 'Un adicto al porno revela todo lo que hacía']

Aunque existe cierta controversia sobre qué es la adicción al sexo y si realmente existe, el reconocimiento por parte de la OMS despeja cualquier tipo de duda. 

¿Cómo saber si soy adicto al sexo?

Berry asegura que a su consulta acuden todo tipo de personas, que desconocen si realmente son o no adictos al sexo. "Esto no se trata de tener un comportamiento o pensamientos en particular. O necesariamente sobre la frecuencia con la que uno se entrega a algo; tampoco es tener una libido alta. Más bien es la relación que tiene una persona con todos estos factores", detalla la terapeuta.

Aunque existe cierta controversia sobre qué si realmente existe la adicción al sexo, el reconocimiento de la OMS despeja cualquier duda

Entonces, ¿cómo saber si uno es adicto al sexo? "El diagnóstico tiene más que ver con determinar si los pensamientos o comportamientos sexuales de una persona obstaculizan regularmente su vida social, laboral o su bienestar general".

Por ejemplo, alguien puede "acosar regularmente a sus compañeros de trabajo, masturbarse durante horas durante la noche o en el fin de semana, cancelar citas sociales para tener sexo, gastar mucho dinero en clubes...".

El adicto al sexo está obsesionado con hacerlo, pero a veces no lo hace
El adicto al sexo está obsesionado con hacerlo, pero a veces no lo hace Rawpixel.com

Un adicto al sexo también puede pasar mucho tiempo pensando en ello, y muy poco practicándolo: "Pueden pasar la mayor parte de sus días preocupados y/o planificando cómo y cuándo harán el amor, y solo pasan unas pocas horas al año haciéndolo".

¿Qué causa la adicción al sexo?

Cuando alguien repite regularmente una actividad emocionante durante un período prolongado de tiempo, su cerebro es 'inundado' repetidamente por la dopamina y, eventualmente, se forma una nueva vía neuronal. A medida que el usuario se aclimata a su sistema de recompensa, sentirá menos excitación y necesitará más. Vamos, como ocurre con los adictos a las drogas o al alcohol.

Hay muchos factores que podrían llevar a alguien a buscar excitación, comodidad o desahogo en el sexo, como: haber sufrido un acoso sexual, agresión o violación, haber sufrido algún episodio traumático no resuelto con relación al sexo, aislamiento o soledad, dificultades sociales, etc.

Tras esta adicción, suele haber otros problemas, como depresión, ansiedad, dolor o angustia

¿Se puede tratar?

Sí, y el tratamiento depende de las necesidades del paciente. Normalmente, detalla Berry, puede haber otros problemas tras la adicción al sexo, como depresión, ansiedad, dolor o angustia. "La identificación y el trabajo a través de ellos podría ser parte de un mismo plan de tratamiento".

Un adicto al sexo también tiene que lidiar con "la vergüenza" que supone padecer este problema. "A menudo, mis clientes nunca le han contado a otra persona nada de esto. Muchos temen que se sorprendan, que se enfaden, se disgusten o se rían de ellos. Si bien soy humano, escucho confesiones sexuales a diario y siempre me siento muy honrado cuando alguien se arriesga a confiarme eso a mí. El mero hecho de compartir la vergüenza con una persona sin prejuicios puede ser transformador", asegura.

Se puede tratar
Se puede tratar Annie Spratt

Si crees que eres adicto al sexo, en España existen grupos de apoyo que pueden ayudarte. Son, por ejemplo, Adictos Sexuales Anónimos en España (ASA), Adictos al Sexo y al Amor Anónimos (SLAA) o Sexólicos Anónimos (SA). Obviamente, lo mejor es que acudas a un médico especialista que te aconseje e iniciar un tratamiento. Pero si te da apuro, siempre es bueno dar un primer paso.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba