PERDER PESO

Trucos para adelgazar rápido cambiando solo estos siete hábitos diarios

Si eres uno de los tantos que está tratando de perder peso para entrar en el traje de fin de año, enhorabuena: has caído en el sitio correcto

Esta chica nos hizo caso
Esta chica nos hizo caso Public Domain Pictures

Adelgazar no es tarea sencilla, pero es posible si se sabe qué hacer. En concreto, si se conocen los trucos para perder peso sin hacer especialmente ningún sobreesfuerzo.

La mayoría de nosotros tenemos algún que otro kilo de más por mantener malos hábitos o por no haber incorporado nunca uno bueno a nuestra rutina.

Si es tu caso, no te preocupes. A continuación, detallamos una lista de trucos y consejos que puedes seguir para ver descender unos números en la báscula sin darte ni cuenta:

1) Utiliza platos pequeños

Es de sentido común: si el plato está más lleno, parecerá que hay más comida. Tu cerebro, al menos, lo interpretará así.

Así lo demostró un estudio publicado en el 'Journal of the Association for Consumer Research'. Los investigadores llegaron a la conclusión de que comer en un recipiente más pequeño implicaba ingerir menos calorías. Así de fácil, amigo.

La diferencia es clara
La diferencia es clara CC

2) Mastica lentamente

Percibimos sensación de saciedad cuando llevamos tiempo comiendo, por ello es recomendable masticar lento para sentirnos satisfechos antes y así evitar consumir calorías de más.

Los investigadores de la Universidad de Kyushu Fukuoka (Japón) lo demostraron en un estudio en el que señalaron que las "disminuir la velocidad con la que se come puede resultar efectivo a la hora de prevenir la obesidad".

Para comprobarlo dividieron a los participantes en tres grupos: unos, devoraban la comida; otros, comían 'normal'; y los últimos, lo hacían despacio. ¿Resultado? Aquellos que ingerían a un ritmo "normal" tenían un 29% menos de probabilidad de ser obesos

Ya sabes, 'despacito', como Luis Fonsi.

Cuidado con los sándwhiches, que los carga el diablo
Cuidado con los sándwhiches, que los carga el diablo Pixabay

3) Esconde lo 'malo'

No hemos encontrado ningún estudio que avale esto, pero tenemos experiencia de sobra en dietas fallidas para comprobar que es cierto.

Si estás a dieta y quieres adelgazar, lo mejor es que no tengas comida basura por casa. Y si la tienes –porque tienes niños, porque tu pareja no está a régimen...–, lo mejor es que no la tengas visibles.

Resistir la tentación no es fácil –que se lo digan a los infieles–. Así que, ya sabes, ojos que no ven, corazón que no siente.

Esta acaba de empezar la dieta
Esta acaba de empezar la dieta rawpixel.com

4) Come con la 'otra' mano

Puedes engañar todavía más a tu cerebro y, por ende, a tu estómago, si comes con la mano no dominante. Esto quiere decir que si eres zurdo, lo hagas con la derecha; y viceversa. 

Está demostrado que aquellos que cogen el cubierto con su 'otra mano' consumen alrededor de un 30% menos de cantidad de alimento. 

Lo está intentado con la otra mano
Lo está intentado con la otra mano THE 5TH

5) No te premies con la comida

Cuando uno está a dieta suele buscar cualquier excusa para comer lo que no debe. Ya se sabe, lo prohibido atrae. Por ello es importante que no te engañes a ti mismo cuando llegas a casa cansado del trabajo.

"Hoy me he portado muy bien con el régimen, me merezco un trozo de pizza/una cerveza/un postre". No, no caigas. En apenas dos minutos habrás echado por tierra todo lo logrado en el día.

Si te da antojo, cómete una manzana
Si te da antojo, cómete una manzana Pixabay

6) Bebe mucha agua

Parece un mito, pero no lo es: cuanto más lleno tengas el estómago, menos cantidad de comida desearás meter en él. Y el agua tiene cero calorías.

Al respecto, una investigación publicada en la revista 'American Journal of Clinical Nutrition' demostró que la ingesta de agua aumentaba los efectos dieta. Los expertos llegaron a esta conclusión tras analizar 5.000 referencias de cuatro bases de datos de artículos científicos que relacionaran el consumo de agua con la pérdida de peso.

No es un bulo. Funciona
No es un bulo. Funciona Daria Shevtsova

7) Ve caminando a los sitios

Cuanto más te muevas, más calorías consumes y más aceleras tu metabolismo (cantidad de energía que quemas en reposo). 

Así pues, siempre que puedas, ve caminando a los sitios. Algunos trucos útiles: bájate una parada antes y haz el resto del trayecto caminando, no cojas el coche para desplazarte o date largos paseos.

Caminar a ritmo lento de 1,5 km/hora consume alrededor de 100 calorías. De hecho, una investigación concluyó que las personas que andan a un ritmo ligero de 5 km/hora queman 270 calorías cada 60 minutos.

Van al trabajo caminando, como debe ser
Van al trabajo caminando, como debe ser Pille Kirsi

Venga, ánimo. Que se acerca la Navidad y todo lo que te quites ahora, antes de los roscones, lo agradecerás en 2019.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba