LA MAFIA DEL AGUA

Tejerina tarda diez meses en eligir el sustituto del director de Acuamed detenido

El Consejo de Administración ha elegido este jueves al ingeniero de Caminos Francisco Baratech como nuevo director general de la empresa pública investigada por el juez Eloy Velasco. Desde el arresto el pasado enero de su antecesor, Arcadio Mateo, dicho cargo estaba vacante.

García Tejerina, junto a Méndez de Vigo, en la rueda de prensa del último Consejo de Ministros.
García Tejerina, junto a Méndez de Vigo, en la rueda de prensa del último Consejo de Ministros. EFE

La empresa pública salpicada por un escándalo de corrupción, Agua de las Cuencas Mediterráneas SA (Acuamed), ya tiene nuevo director general. Casi diez meses después de que el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Eloy Velasco, ordenara la detención Arcadio Mateo del Puerto, entonces máximo responsable de esta compañía dependiente del Ministerio de Agricultura, el Consejo de Administración ha decidido nombrar para dicho puesto a una persona ligada a otra sociedad estatal. Se trata de Francisco Batarech, un ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, quien en los últimos cuatro años había ocupado el cargo de director de Tragsatec, dependiente de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), según han confirmado a Vozpópuli fuentes del departamento de Isabel García Tejerina.

El elegido para sustituir a Arcadio Mateo al frente de la empresa pública es el director de otra sociedad estatal, el ingeniero Francisco Batarech

El cargo de director general de Acuamed estaba vacante desde que Agricultura decidiera cesar de manera fulminante a Arcadio Mateo tras su detención el pasado 18 de enero dentro de la 'Operación Frontino'. Desde entonces, la página web de la compañía tenía en blanco este puesto de su organigrama, así como el de directora de Ingeniería y Construcción, que ocupaba otra de las presuntas cabecillas de la trama, Gabriela Mañueco. Ambos fueron encarcelados por el juez Velasco, aunque meses después quedaron en libertad tras abonar elevadas fianzas. Mañueco se reincorporó a la compañía pocos días después de su salida de la prisión, aunque el magistrado ordenó a Agricultura que 'la mandara a casa', junto a otros dos presuntos implicados que también habían vuelto a sus puestos de trabajo, ante el riesgo de que pudieran destruir pruebas. Arcadio Mateo, sin embargo, quedó totalmente desligado de la compañía.

Aunque el nombramiento de Batarech como nuevo director general de la compañía pública no aparecía la cierre de estas líneas reflejado en la web de Acuamed, fuentes del departamento de García Tejerina han confirmado a este diario que el nombramiento ha sido formalizado este jueves por la mañana en una reunión del Consejo de Administración de la compañía en el que no ha estado el presidente de la misma, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, de viaje junto a la ministra en la Cumbre del Clima que se celebra en Marrakech. Sobre el papel, su sustituta en dicha función es la directora general del Agua, Liana Ardiles, quien llegó ha estar imputado en el caso Acuamed, pero a la que el juez Velasco levantó dicha condición el pasado 26 de octubre. Sin embargo, dicho extremo no ha sido confirmado por Agricultura.

'Deberes' para el nuevo director general

El nuevo director general llega a una compañía en la que además del 'hueco' que aún existe en una de las direcciones, se encontrará con varios imputados entre sus cargos directivos. Entre ellos se encuentra el responsable de la Asesoría Jurídica, Juan García Cuenca, encargado, entre otras funciones, de contestar los requerimientos de información que hace el juez Velasco, además de dirigir el pleito que Acuamed aún mantiene contra las dos ingenieras que fueron despedidas precisamente por negarse a avalar las presuntas irregularidades en las obras hidráulicas que provocaron finalmente la actuación de la UCO. De hecho, la empresa pública anunció un recurso contra la decisión del pasado mayo del titular del Juzgado de lo Social número 19 de Madrid, Antonio Cervera, que la obligaba a readmitir a una de ellas, Gracia Ballesteros, y a indemnizarla con 90.000 euros por el "daño moral grave" causado. El magistrado consideraba probado que ésta había sido despedida, precisamente, por denunciar los supuestos pufos. El juicio de la segunda empleada represaliada, Azahara Peralta, aún no se ha celebrado. Está previsto para el próximo mes de enero.

Entre las temas pendientes que se encuentra el nuevo director general de Acuamed está la situación laboral de las dos ingenieras represaliadas por denunciar los pufos

Pese a la contundencia del fallo, Agricultura decidió entonces recurrir la decisión, aunque no consta que haya presentado aún su escrito en este sentido. No obstante, en una carta enviada a esta última trabajadora por el secretario de Estado de Medio Ambiente y presidente de Acuamed, Pablo Saavedra, este alto cargo del Ministerio insistía que su despido y el de su compañera se habían producido "con todas las garantías y con sujeción a la normativa vigente". La misiva, adelantada en su día por Vozpópuli, aseguraba que la decisión de expulsarla de la compañía la tomó en julio de 2015 un Consejo de Administración de la sociedad estatal que él presidió con "estricto cumplimiento de la normativa aplicable". Ahora, el nuevo director general deberá decidir si Acuamed sigue oponiéndose a la readmisión de estas dos trabajadoras, que junto al ingeniero Francisco Valiente, también represaliado, denunciaron los pufos que investiga el juez Velasco.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba