Ciudadanos Rivera se blinda en los nuevos Estatutos: nadie puede cesarle como presidente

La dirección naranja retira la facultad al Consejo General. Además, atribuye al líder centrista la potestad para destituir a los miembros de su Ejecutiva, competencia que también recae ahora en el máximo órgano entre Congresos. Los críticos de TranC'sparencia y Valores C's quieren mantener la actual redacción.

Albert Rivera, en una Ejecutiva de Ciudadanos.
Albert Rivera, en una Ejecutiva de Ciudadanos. EFE

Otro punto controvertido de la ponencia de Estatutos planteada por la Ejecutiva de Ciudadanos para su debate y aprobación en la IV Asamblea General del partido, prevista los días 4 y 5 de febrero, es el blindaje de la figura del presidente y su Ejecutiva. Según la propuesta del aparato, al líder de C's ya nadie podrá cesarlo. Además, estará facultado para destituir (y nombrar) a los miembros de la cúpula naranja cuando lo crea oportuno. Ambas competencias recaen ahora en el Consejo General, máximo órgano entre Congresos. Estos cambios, de especial relevante, son denunciados por los críticos de C's en tanto permiten al presidente de la formación centrista, Albert Rivera, blindarse a sí mismo y a su nueva Ejecutiva (pasará de 23 integrantes a un máximo de 40) tras las elecciones primarias y el cónclave de las próximas semanas.

En concreto, el texto que defendió el vicesecretario general de Organización, José Manuel Villegas, en el Consejo General del pasado 17 de diciembre, señala que "el presidente podrá realizar los cambios que considere necesarios en la organización interna del Comité Ejecutivo, cesar a alguno de sus miembros o nombrar otros nuevos". Y añade: "La incorporación de nuevos miembros requerirá la aprobación del Consejo General". Esta aprobación es entendida por los críticos como un "mero formalismo", pues recalcan que la iniciativa y la potestad de cese o nombramiento son atribuidas al jefe de filas. Junto a ello, advierten que nada se dice aquí sobre la aprobación del "cese" (únicamente aparece la "incorporación"), competencia que, por tanto, recibe el presidente de manera exclusiva. 

La misma ponencia recoge que el Consejo General se encargará de "designar a las personas que deban cubrir las vacantes que se produzcan por cualquier motivo en el Comité Ejecutivo", pero subraya que siempre será "a propuesta del presidente del partido". También se indica de forma genérica que corresponde al Consejo "proceder al nombramiento y cese de los cargos de los diferentes órganos del partido en los casos y por las causas previstas en los presentes Estatutos". Este "proceder" viene a ser un "trámite" a la hora de cubrir la bajas en la Ejecutiva, pues será el presidente el que tenga el control, reiteran los críticos.

Sin embargo, los Estatutos vigentes fijan que es el Consejo General el que tiene "la facultad de cesar a los miembros del Comité Ejecutivo, individualmente o en su conjunto –lo que comportará la pérdida de su condición de miembros del Consejo General para quienes formen parte del mismo por su condición de miembros del Comité Ejecutivo–, o al presidente del partido". En ese supuesto, es el presidente del Consejo General el que asume interinamente las funciones del presidente de la formación y designa, tras las consultas oportunas, una gestora provisional.

Adiós a la moción de censura

Al mismo tiempo, para los órganos inferiores, la propuesta de Rivera elimina el mecanismo de control de la moción de censura. La normativa actual recoge en su apartado de régimen electoral interno un artículo específico llamado "Mociones de censura y destituciones". El texto dice aquí que "los nombramientos de los presidentes y coordinadores de los distintos órganos del partido, así como los del resto de los integrantes de sus mesas de gobierno o consejos directivos y los de los representantes de las agrupaciones y comités territoriales en órganos superiores podrán ser revocados por el mismo cuerpo electoral que los eligió mediante la presentación y aprobación de una moción de censura".

Además, se establece que para presentar una moción de censura será necesario el apoyo expreso de un "tercio de los afiliados" que cuenten con derecho al voto para la elección del cargo correspondiente y con una "antigüedad mínima de afiliación de seis meses". La aprobación de la moción exigirá, según este articulado, la mayoría cualificada de "tres quintos" de los integrantes del órgano.

Los grupos críticos de TranC'sparencia y Valores C's quieren mantener la actual redacción de los Estatutos mediante dos enmiendas a la totalidad, que serán debatidas en la IV Asamblea tras haber pasado el filtro de la dirección.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba