Crisis de refugiados

El Parlamento de Hungría aprueba la detención de los solicitantes de asilo

La ley ordena la detención de todos los solicitantes de asilo que se encuentren en el país, incluidos los niños, durante todo el tiempo que tome la evaluación de sus casos y se decida o no concederles el estatus de refugiados.

Un grupo de refugiados.
Un grupo de refugiados. EFE

El Parlamento húngaro ha aprobado una controvertida ley que hace posible la detención en centros cerrados de todos los solicitantes de asilo hasta que se resuelva su petición, informó la agencia MTI.

Conforme a la nueva legislación, los demandantes de asilo solo podrán presentar sus solicitudes en "zonas de tránsito" situadas en las fronteras, donde tendrán que esperar el final de los trámites en centros habilitados para ello.

La ONU ha denunciado esta ley, que ordena la detención de todos los solicitantes de asilo que se encuentren en el país, incluidos los niños, durante todo el tiempo que tome la evaluación de sus casos y se decida o no concederles el estatus de refugiados.

Esta nueva legislación "viola las obligaciones de Hungría con respecto al derecho internacional y las normas de la Unión Europea", dijo a la prensa la portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Cécile Pouilly. El organismo señaló que esta medida tendrá "terribles efectos psicológicos y físicos en mujeres, niños y hombres que ya han experimentado grandes sufrimientos".

La portavoz explicó que esto significa que en la práctica los solicitantes de asilo "serán detenidos en contenedores rodeados de altos alambrados por prolongados periodos". Esos contenedores serán ubicados en una llamada "zona de tránsito" próxima a la frontera con Serbia.

En aplicación del derecho internacional y de las normas comunitarias, la detención de refugiados y solicitantes de asilo sólo puede justificarse en ciertas circunstancias, y siempre y cuando las autoridades hayan considerado medidas menos coercitivas para alcanzar los objetivos buscados. "Alternativas a la detención siempre deben ser consideradas primero, ya que no hacerlo así supone que la detención es arbitraria", señaló Pouilly.

La ONU se ha pronunciado también en contra del levantamiento de la segunda valla alambrada que Hungría ha anunciado que empezará a construir a lo largo de su frontera con Serbia para impedir la entrada de refugiados.

Esa barrera, que tendrá un recorrido de 150 kilómetros y se planea que esté lista el próximo 1 de mayo, "sumada a los obstáculos legislativos y de políticas, hará prácticamente imposible para los solicitantes de asilo entrar al país para presentar una solicitud de asilo y recibir protección internacional", dijo Pouilly.

Respecto a los más de 1,3 millones de refugiados que entraron en Europa en 2015, Hungría recibió 177.000 peticiones de asilo ese año. Esas demandas bajaron hasta 29.000 el año pasado, y entre el 1 de enero de este año y el pasado día 5 se registraron 1.021 solicitudes, según datos de ACNUR. Frente a esas cifras, Hungría ha concedido el estatus de refugiados a 4.748 personas. Afganos, iraquíes y sirios han sido la mayoría de ellos.

Hasta ahora, los solicitantes de asilo llegaban a centros de recepción abiertos establecidos en distintos lugares del país, de los que pueden entrar y salir, aunque las autoridades sólo permiten la entrada de cincuenta por semana por dos puestos de frontera con Serbia. La detención de los refugiados afectará no sólo a los que lleguen a partir de ahora, sino a todos los que ya se encuentran en el país.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba