Podemos

Iglesias deja Cataluña en un segundo plano en su nueva relación con Sánchez

El líder de Podemos da prioridad a la agenda económica en las próximas reuniones con el PSOE. Ambas formaciones escenifican en el Congreso sus diferencias sobre el plan soberanista de Puigdemont.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz de su grupo parlamentario, Irene Montero.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la portavoz de su grupo parlamentario, Irene Montero. EFE

La euforia contenida en el seno de Podemos tras escuchar al nuevo PSOE hablar de "plurinacionalidad" ha dado paso a una rebaja de las expectativas. Sobre todo viendo los primeros movimientos de Pedro Sánchez y su equipo en esta nueva etapa. Después de que el líder socialista propusiera como primera medida de entendimiento un programa de "rescate de los jóvenes", el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha entendido, según fuentes del partido morado, que el acercamiento al PSOE pasa fundamentalmente por la agenda económica. Es decir, antes que por la denuncia de la corrupción ("la trama" fue el leitmotiv de la moción de censura) o el problema de Cataluña. No obstante, Sánchez e Iglesias hablaron de estas tres cuestiones en la media hora de conversación telefónica que mantuvieron este miércoles.

El líder de Podemos, relatan las mismas fuentes, tiene previsto plantearle a Sánchez en la reunión de ambos el próximo martes en el Congreso que los equipos económicos de las dos formaciones celebren un encuentro la semana siguiente para explorar puntos de encuentro.

Esa eventual mesa de los economistas de PSOE y Podemos tendría lugar, por tanto, pocos días después de la aprobación del techo de gasto de 2018 en el Consejo de Ministros (30 de junio) y sólo unos cuantos antes de que dicho texto sea sometido a votación en el Pleno del Congreso (su debate está previsto para el 11 de julio).

Iglesias avanzó ayer en los pasillos de la Cámara baja que una abstención socialista aquí, después que el PSOE apoyara al PP en el techo de gasto de 2017 tras lograr una subida del 8% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), sería un "gesto en la buena dirección". Como también lo será, a ojos de la cúpula morada, que los socialistas retiren su respaldo al Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Canadá, conocido como CETA, en el Pleno de la próxima semana. Además, la reforma de RTVE y la inminente reprobación del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el revés del Tribunal Constitucional (TC) a la amnistía fiscal, yahan servido para que PSOE y Podemos estrechen lazos en estas semanas.

Sin embargo, ambos partidos escenificaron ayer en el Pleno del Congreso sus diferencias sobre el plan soberanista del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. El PSOE rechazó una moción del PDCat que pedía a la Cámara baja "respetar" al referéndum secesionista fijado para el 1 de octubre. En cambio, Unidos Podemos, pese a advertir que no comparte la "hoja de ruta" de los independentistas, se mostró a favor de la iniciativa (la votación tiene lugar este jueves).

"¿Quiénes son ustedes para separar a los catalanes en buenos y malos?", reprochó Batet a PDCat y ERC

No obstante, lo más significativo fue la intervención de la diputada del PSC Meritxell Batet, que se opuso frontalmente al proyecto separatista. Su discurso levantó a toda la bancada socialista, que cerró filas con ella y le dedicó un sonoro aplauso, en una imagen de unidad. Batet acusó al PDCat y ERC -miembros del Gobierno catalán- de estar en "la unilateralidad para conseguir a toda costa un objetivo político, que es la independencia", denunció. "¿Quiénes son ustedes para separar a los catalanes en buenos y malos, en demócratas y no demócratas, en los que quieren mucho a Cataluña o la quieren menos, en los que son más catalanes o menos?", reprochó a los separatistas. 

No se pronunció, sin embargo, con tal contundencia el portavoz parlamentario de En Comú Podem, Xavier Domènech, quien defendió que "el 80% de los catalanes y las catalanas están demandando un referéndum, el derecho a decidir". Además, el socio de Iglesias recalcó que "estamos de acuerdo en que la solución es plurinacionalidad. Esa es la solución por la que pasamos", apostilló. 

Ciudadanos lo "complica"

A todo ello se une, según las fuentes citadas, que Sánchez quiere contar también con Ciudadanos para conformar una mayoría parlamentaria alternativa, lo que "complica" el diálogo con las fuerzas soberanistas. El pasado viernes, Iglesias pidió al líder socialista que tienda la mano a ERC. "La gente de ERC puede tener diferencias con nosotros, pero es gente honrada y gente progresista", declaró en una entrevista en la Cadena Ser. Hoy, esa vía por explorar está algo más lejos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba