Actualidad

El Gobierno de Navarra baraja recurrir la libertad provisional del guardia civil de 'La Manada'

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha asegurado que el Gobierno ya trabaja en un posible recurso

Antonio Manuel Guerrero, uno de los integrantes de 'La Manada'
Antonio Manuel Guerrero, uno de los integrantes de 'La Manada' EFE

La consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales del Gobierno de Navarra, Ana Ollo, ha afirmado este martes que el Ejecutivo "no puede compartir" el auto de la Audiencia de Navarra que mantiene la libertad provisional para el guardia civil de La Manada, Antonio Manuel Guerrero, y ha avanzado que el Gobierno se encuentra ya trabajando en un posible recurso.

Ana Ollo ha señalado, a preguntas de los periodistas al término de una rueda de prensa, que "el Gobierno ha defendido ante los tribunales" que Antonio Manuel Guerrero tenía "un importante riesgo de fuga". "Entendíamos que, al tratar de renovar el pasaporte, había quebrado una de las condiciones por las que había sido puesta en libertad provisional hasta la resolución definitiva de los recursos", ha explicado.

"El Gobierno no puede compartir autos que permiten que los acusados estén en libertad condicional"

Asimismo, ha afirmado que "el Gobierno no puede compartir autos que permiten que los acusados estén en libertad condicional hasta que se resuelvan los recursos" presentado frente a la sentencia.

"Como Gobierno, nos sorprenden este tipo de decisiones que, desde luego, no son compartidas por la ciudadanía", ha afirmado la consejera, del mismo modo que ha asegurado que "el Gobierno avanza en paralelo a la ciudadanía navarra, acompañándola". Una ciudadanía que, según Ollo, "entiende que esta violación, esta vulneración de los derechos humanos ocurrida en los Sanfermines de 2016 no propicia una sociedad igualitaria en la que las mujeres puedan compartir los espacios de ocio con la misma libertad que los hombres".

La consejera ha destacado que "el Gobierno de Navarra ha mantenido en todo momento la lectura de los hechos como un delito grave de agresión sexual en el que medió la violencia o la intimidación, y así lo ha defendido a través de sus letrados".



Volver arriba