Controles de alcoholemia

La DGT pone fin a los ‘chivatazos’ con los nuevos controles ‘dinámicos’

La nueva estrategia, que se iniciará durante la Semana Santa, consiste en llevar a cabo controles breves y en constante movimiento, para evitar la difusión entre conductores por redes sociales o aplicaciones móviles.

Agentes de la Guardia Civil durante un control de alcoholemia.
Agentes de la Guardia Civil durante un control de alcoholemia. EFE

Se acerca la Semana Santa, y con ella las salidas de millones de viajeros hacia destinos muy dispares. La Dirección General de Tráfico (DGT) ya advirtió el pasado jueves de que el número de viajes ascenderá a los 15 millones, y su intención es activar un dispositivo especial que resguarde la seguridad de los conductores.

Entre estos mecanismos de precaución se encuentran los controles ‘dinámicos’ y aleatorios de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Un nuevo ‘modus operandi’ que consiste en dar, directamente, el alto en marcha a los conductores en carretera. Los controles estáticos tradicionales, con coches patrulla situados en puntos fijos, se combinarán con esta nueva modalidad para evitar los ‘chivatazos’ de otros conductores.

La nueva estrategia de la DGT y la Guardia Civil responde a los avisos constantes a través de las redes sociales o de aplicaciones especiales, que disminuyen la efectividad de los controles de documentación, alcoholemia o drogas de los agentes de tráfico. Ahora, la idea es disuadir a los conductores de acudir a los métodos de aviso existentes hasta el momento.

Aplicaciones como Waze, Social Drive y Radardroid, entre otras; o redes sociales como Twitter, Facebook o el propio Whatsapp –a través de conversaciones en grupo- hacen mucho daño a las medidas de seguridad de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El uso de estos grupos o aplicaciones de aviso está permitido legalmente y no está tipificado como delito, por lo que los usuarios no dejan de crecer.

Se espera que se produzcan, fundamentalmente, en carreteras secundarias, donde hay mayor índice de mortalidad.

No obstante, estos avisos tienen una función similar a la de los inhibidores, detectores o avisadores. Los primeros llevan prohibidos desde 2014 y su uso está penado con una multa de hasta 6.000 euros y seis puntos del carnet. El empleo de detectores también tiene sanción, aunque se reduce hasta los 200 euros y la pérdida de tres puntos. Los avisadores, por su parte, al igual que las aplicaciones móviles y las redes sociales, sí están permitidos.

Este amplio abanico evidencia que cada vez es más fácil evitar los controles de alcoholemia y drogas, o al menos conocer su localización. Por eso, las autoridades han tomado cartas en el asunto y pretenden cambiar sus tácticas, sorprendiendo a los conductores en cualquier lugar y con más frecuencia. Y es que, según adelantan, estarán en constante movimiento y serán más breves; para que los avisos sobre su presencia siempre lleguen tarde.

Cualquier conductor, con o sin indicios, que circule por una carretera puede ser parado por la Guardia Civil, que le dará el alto y le obligará a parar. La Guardia Civil no ha querido hacer declaraciones sobre su posible situación, mientras que la DGT alude a que es responsabilidad de la Agrupación de Tráfico. Así, aunque estos controles podrían realizarse en cualquier tipo de vía, se espera que se produzcan, principalmente, en carreteras secundarias, donde existe mayor índice de mortalidad.

El inicio de este nuevo sistema se prevé con el inicio de la Semana Santa y la coordinación de estos controles irá de la mano de las Jefaturas de cada provincia y los mandos correspondientes de la Guardia Civil. Para evitar problemas, desde el instituto armado piden a los conductores no beber ni consumir drogas al volante. También advierten de que avisar de los controles policiales puede ayudar, involuntariamente, a la práctica del terrorismo.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba