El pueblo de Callosa de Segura – Alicante- ayer se sublevó en una manifestación ante la determinación del Ayuntamiento de retirar la cruz del Caído que reina la Plaza de España del pueblo desde el año 1941. Los vecinos acudieron a la plaza con grúas y vallas para acordonar la zona.

Una manifestación multitudinaria -que comenzó a las 08:30 de la mañana y que fue promovida por la plataforma ciudadana Defensa de la Cruz- fue el detonante de que Ayuntamiento parara la retirada ayer, a la espera de determinar nuevas decisiones.

Según nos declaran para Vozpópuli fuentes oficiales del Ayuntamiento: “Se montó mucho revuelo, en el Ayuntamiento nos quedamos hasta muy tarde pensando en cómo lo vamos a solucionar que por el momento, no está decidido porque ni dentro del Ayuntamiento se ponen de acuerdo”.

El tripartito que forma el Ayuntamiento- Psoe, IU y Somos Callosa- no llega a un acuerdo y deciden que sea la Iglesia situada en la misma plaza, quien decida la ubicación de la cruz: en el cementerio municipal o bien, guardarla fuera de la vía pública hasta nueva orden.

Esta polémica ha generado otra paralela: ¿a quién pertenece la cruz? La Iglesia Arciprestal San Martín Obispo reclama la posesión de la misma alegando que se trata de parte de su patrimonio y no del inventario municipal del Ayuntamiento, como apunta la alcaldía. Por el momento, se ha retirado la placa que la presidia, alusiva a la Falange y a Primo de Rivera.

El edil del Partido Popular Javier Pérez, se posicionó al lado del pueblo como muestra de la oposición del partido a la decisión tomada y aparcó su coche frente a la cruz para impedir la medida. Además, ha interpuesto un recurso contencioso en los tribunales para pedir que se derogara la decisión del gobierno municipal y puso en duda la propiedad de la Plaza.

Ayuntamiento Callosa de Segura

¿Por qué esta medida?

La retirada se decidió en un acuerdo del pleno en el pasado marzo, con la oposición del PP, aferrándose a la Ley de Memoria Histórica. La decisión viene precedida por la opinión de que se trata de una cruz en homenaje a una época de represión en España y que no representa el símbolo de la Iglesia- tal y como apoyan vecinos y cuerpos eclesiásticos del municipio- ni a un hecho histórico del que el pueblo se deba sentir orgulloso.

La plataforma ciudadana ha publicado una carta para recoger firmas contra la retirada, que actualmente, se encuentra firmada por 2.210 ciudadanos -de 18.079 censados- contra la medida y que enviarán a la alcaldía.