Corrupción AUDIO | Un imputado del 'caso Getafe' confiesa que los pufos eran "un empeño" del senador Soler

En su declaración ante el juez que instruye el 'caso Teatro', Rudy Lamas, antiguo asesor de urbanismo del consistorio cuando el político 'popular' era alcalde, aseguró que parte de las supuestas irregularidades detectadas vinieron motivadas por las prisas por terminar las obras antes de las elecciones municipales de 2015. También señaló que la elección de los arquitectos fue una decisión del regidor, que quería a toda costa edificios "de vanguardia".

Imagen del senador Juan Soler cuando era alcalde de Getafe.
Imagen del senador Juan Soler cuando era alcalde de Getafe. EFE

Nuevos indicios contra el senador del PP y diputado de la Asamblea de Madrid Juan Soler-Espiauba Gallo en el 'caso Teatro de Getafe'. Rudy Lamas, ex asesor de Urbanismo en el Ayuntamiento de esta localidad cuando el político 'popular' era alcalde, aseguró el pasado 18 de enero al titular del Juzgado de Instrucción número 4 de este municipio, Francisco Javier Achaerandio, que buena parte de las supuestas irregularidades que investiga vinieron motivadas por las prisas electorales del entonces regidor y que las decisiones se produjeron para atender a los caprichos de éste sobre determinados diseños arquitectónicos "de vanguardia" que eran de su gusto. Durante las cerca de cuatro horas y media que duró su testimonio, y a cuyos audios ha tenido acceso Vozpópuli, el que fuera personal de confianza confirmó al magistrado que uno de los proyectos que ahora acorralan al portavoz de Educación del PP en la Cámara Alta, en concreto el proyecto para la construcción de dos escuelas infantiles, fue decidido por éste después de que un célebre arquitecto le entregara un folleto de su estudio en un acto público.

El ex asesor aseguró que las decisiones que desembocaron en las supuestas irregularidades eran "políticas" y, más en concreto, de "Juan Soler, el alcalde"

Rudy Lamas se ha convertido, de hecho, en uno de los personajes clave en el 'caso Teatro", una investigación que se inició después de que un vecino de Getafe, Roberto Benítez, denunciara supuestas irregularidades en el proyecto de remodelación de un edificio público para convertirlo en el Centro Europeo de Artes Visuales y Escénicas, una de las grandes promesas electorales de Soler en la campaña electoral de 2011 que le llevó a la alcaldía, pero que ya se ha extendido a otra media docena de adjudicaciones de aquella legislatura. De hecho, en los teléfonos móviles y equipos informáticos que utilizaba este asesor de urbanismo se encontró en su día numerosos correos electrónicos y mensajes de 'Whatssap' presuntamente reveladores de los pufos, algunos de ellos cruzados con el propio Juan Soler. Indicios que confirmó cuando declaró el pasado mes de noviembre en dos ocasiones ante la Policía.

Prisas electorales

El pasado 18 de enero, Rudy Lamas se ratificó en el contenido de ambos testimonios ante los agentes y, en el transcurso del largo interrogatorio al que le sometió el juez, aportó nuevos detalles. Así, reconoció que una de las supuestas irregularidades detectadas en la remodelación del Centro de Artes Escénicas, en concreta que el Ayuntamiento delegase la gestión a la empresa municipal GISA, vino supuestamente motivada por la necesidad de acortar los plazos de ejecución para que los trabajos estuvieran concluidos antes de los comicios locales de mayo de 2015, que finalmente terminaron por desbancar a Soler de la alcaldía. "Los plazos sobrepasaban lo que políticamente se quería, que estuviera finalizado para las elecciones municipales", aseguró el ex asesor antes de insistir en que la decisión de utilizar el cauce supuestamente fraudulento fue "política" y responsabilidad de la Junta de Gobierno del Consistorio, de la que, recalcó, formaba parte el entonces alcalde Juan Soler, y sus concejales.

En su declaración ante el juez, Rudy Lamas también reconoció que para dicho proyecto no hubo "un expediente administrativo al uso", sino que todo estuvo supeditado al capricho del hoy senador de edificar un teatro que "arquitectónicamente fuera referente por su diseño de vanguardia" y que, por ello, sólo se invitó a estudios de diseño que tuvieran "cierto grado de prestigio".  

En el mismo sentido, Rudy Lamas llegó a manifestar al juez que todo era fruto de "un empeño" del alcalde Juan Soler para que se levantara un teatro con unas características determinadas, lo que, en su opinión, obligó a los técnicos del consistorio a "encauzar" en concurso de una manera que "es lo que nos trae a todos hoy en día aquí", en referencia a la imputación de más de treinta personas. De hecho, insistió en que la decisión fue "política" y, más en concreto, "Juan Soler, el alcalde".

Juez: ¿Da instrucciones de algún tipo el alcalde para que sea ese el proyecto que se realice y por esa persona? Me estoy refiriendo a don Julián Vegas [el empresario que resultaría adjudicatario del contrato para el diseño de remodelación del Teatro Madrid]

Rudy Lamas: Da instrucciones de que ese es el teatro que quiere hacer y se las da a la concejala, y la concejala...

J: Y [ésta] ve la manera de satisfacer el deseo del alcalde. Me está diciendo que ven la manera, instrumentan la manera de dar el deseo del alcalde.

RL: En cierto modo.

El ex asesor de urbanismo también dio detalles sobre otra de las supuestas irregularidades que salpican directamente al senador 'popular'. En concreto, el supuesto encargo al estudio A-Cero, del célebre arquitecto Joaquín Torres, también imputado en la causa, del proyecto para levantar dos escuelas infantiles en la localidad. Según detalló Rudy Lamas, la idea de hacer dicho encargo a esta firma fue también del propio regidor tras encontrarse Soler con el arquitecto en un acto en el que éste le entregó un folleto sobre un tipo de construcción prefabricada "muy de vanguardia y colorido". El ahora senador entregó poco después dicho folleto con una tarjeta de visita del estudio al propio Rudy Lamas para que presuntamente se iniciaran los trámites y contactara con A-Cero para que le entregara un presupuesto con el que ir elaborando una licitación supuestamente 'a medida'.

Rudy Lamas aseguró que Soler decidió adjudicar el proyecto de dos escuelas infantiles al arquitecto Joaquín Torres después de que este le entregara un "folleto" en un acto público

Rudy Lamas también aseguró que poco más tuvo que ver con dicho concurso, aunque reconoció que "por conversaciones posteriores" con una concejal supo que se había celebrado una cena en casa de Joaquín Torres a la que habían asistido el propio Soler y otros miembros de su equipo de Gobierno para intentar acordar una rebaja del precio que ofertaba el arquitecto cuando ni siquiera se había hecho la licitación. De hecho, añadió que a partir de entonces un socio de A-Cero, Francisco Monsalve, también imputado en la causa, acudía al Ayuntamiento e, incluso, presumía de tener 'hilo directo' con el alcalde 'popular'. En este caso de las escuelas infantiles, el ex asesor también insistió que las decisiones que se tomaron fueron "políticas" y, de nuevo, de Juan Soler. "El alcalde quería ese modelo constructivo" y presuntamente les dio "indicaciones" para que la firma de Torres fuera la adjudicataria.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba