OPINIÓN

Señora alcaldesa, déjenos en paz

Carmena bautizó a Madrid, nada más llegar, en ‘la ciudad del abrazo’, y ahora quiere convertirla en ‘la capital de la paz’. Cualquiera diría que esto es Beirut.

Manuela Carmena, junto al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato.
Manuela Carmena, junto al concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato. EFE

La alcaldesa Carmena organiza en Madrid un Foro Mundial de la Paz en el que no se hablará ni de las víctimas de ETA ni de los asesinatos paramilitares en Venezuela. Hablará, eso sí, Federico Mayor Zaragoza, nuestro Gandhi cañí, especímen único de la nadería estática, que fue subsecretario con Franco, firmó con el juez Garzón un opúsculo para echar al PP del ámbito democrático y ahora aspira al Nobel de la Paz.

Allá donde se celebre algún jamboree con las palabras ‘sostenible’, ‘igualdad’ o ‘ecológico’, allí se plantan, con su maletita de ruedas y sus gastos pagos

La reunión llevará por nombre “Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación por la Convivencia y la Paz” y atraerá a toda esa amplia panoplia de funcionarios, concejales burócratas y politicastos varios que recorren el mundo de Foro en Foro, de Conferencia en Conferencia, de Encuentro en Encuentro. Allá donde se celebre algún jamboree con las palabras ‘sostenible’, ‘igualdad’ o ‘ecológico’, allí se plantan, con su maletita de ruedas y sus gastos pagos (dietas aparte), como una de las plagas voraces de nuestro tiempo. Cuatrocientos representantes de instituciones de diversa índole, mayormente de países en desarrollo, acuden a la invitación de la generosa alcaldesa de Madrid, para protagonizar o sestear amablemente en las ocho mesas redondas, 100 talleres, 20 exposiciones y 120 comunicaciones que componen el denso programa. Paz, paz, cuantas tropelías se cometen en tu nombre.

Entre impuestos y abrazos

Carmena bautizó a Madrid, nada más llegar, en ‘la ciudad del abrazo’, y ahora quiere convertirla en ‘la capital de la paz’. Cualquiera diría que esto es Beirut. La propia alcaldesa ha recordado que nuestra capital ostenta el segundo puesto en el ranking de las ciudades más seguras y pacíficas de Europa. ¿A qué entonces este despliegue pacifista que quizás le cueste a los madrileños otro arreón en el Ibi o en los parquímetros?

Bien lo explicó Carmena en su presentación del acontecimiento: “La violencia interpersonal es un problema extraordinario porque lo ha dicho la Organización Mundial de la Salud”. No en Madrid, por supuesto. Pero la capital de España aspira al papel de faro y guía para todas las urbes del planeta. Ya lo fuimos el 11M, dijo la alcaldesa, “cuando hicimos lo que había que hacer y no bombardeamos a nadie”, espetó. ¿Y a quiénes íbamos a bombardear los pobres madrileños, que de lo único que entendemos, en categoría de objetivos civiles, es del bombardeo de suciedad y de impuestos a que nos somete el Consistorio?

Quien precisa grandes dosis de paz es el Ayuntamiento de Podemos, cada día una batalla; cada mañana, una trifulca; cada semana, un cese

Quien está necesitado de paz no es precisamente Madrid, que ya nos arreglamos nosotros solos. Quien precisa grandes dosis de paz es el Ayuntamiento de Podemos, cada día una batalla; cada mañana, una trifulca; cada semana, un cese. En la propia presentación del evento, el concejal de Villaverde, distrito anfitrión, Guillermo Zapata, el de los tuits antisemitas, pretendió tomar la palabra para explicar porqué su grupo no se suma a la denuncia del violento asalto perpetrado por la CUP a la sede del PP en Cataluña. O sea, la paz de los matones. Carmena, muy digna, le quitó la palabra a Zapata, pero no el cargo.

La alcaldía de Madrid se ha convertido en Fort Apache. Carmena resiste con algunos de sus fieles

Más expedita ha estado Carmena con su concejal de Cultura, Celia Mayer, la friki de la cabalgata, y al de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, el de la foto de Lenin en el despacho. La alcaldía de Madrid se ha convertido en Fort Apache. Carmena resiste con algunos de sus fieles, Inés Sabanés, Luis Cueto, Rita Maestre, mientras una patota de peronistas/podemitas pretenden pasarla a cuchillo político por considerarla indigna de su causa. Podemos, Ganemos, Equo y una retahíla sin fin de asociaciones, agrupaciones y movimientos que se dicen cívicos, componen esa entelequia, haragana y zafia, denominada “Ahora Madrid”, que ganó no ganó las elecciones pero que se aposentó en la poltrona municipal merced a la amable comprensión del PSOE, con el concejal Carmona en el frontis de la vergüenza.

Metidos en la harina de la paz, más le valdría a la alcaldesa empezar a ponerla en su propio equipo sino no quiere que una mañana aparezcan derribados los muros de su fortín y sus compañeros de consistorio la defenestren, entre ‘aburdeladas chacotas y absurdas interjecciones’, que diría el clásico, como hizo Iglesias con Errejón. Y si no logra, sería muy de agradecer que en vez de organizar costosos saraos para la recua del progreso, buscara la forma más expedita de dejarnos a todos de una vez en paz.

EL VARÓMETRO. “Espinar, con un par”. De cocas. El hastag de la semana. Copyright, EsRadio. // “Si gana Iglesias, tú y yo estaríamos como Leopoldo López”. La frase de la semana. Aznar a Bertín. // No fue Franco, ni la odiosa Transición. Los aforamientos nacieron en la revolución francesa, invento de Mirabeau. // Melania y Rania, ese encuentro en la Casa Blanca. Y no digo más.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba