OPINIÓN

Rajoy, dos mujeres a la vez…y no está loco

¿Será capaz Soraya de mantener su imagen de imbatible, infatigable, insustituible, certera, eficaz e intocable que hasta ahora le adornaba sin esa influencia decisiva sobre los medios?

Soraya Sáenz de Santamaría, Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy.
Soraya Sáenz de Santamaría, Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy. EFE

Escrutar la composición del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy y pretender sacar consecuencias es una labor estéril. Como en las grandes producciones hollywoodienses, en el Ejecutivo de Mariano tan sólo cuenta el cabeza de cartel que es el que tira de la taquilla. Todo lo demás es figuración, reparto, actores secundarios, más o menos lustrosos, más o menos aparentes.

Soraya, al parecer, gana a los puntos. A primera vista. Escrutado a fondo el engranaje de la máquina ministerial, hay algunas dudas

“Un gobierno continuista”, aseveraban algunos titulares. Podían haber dicho, asimismo: “Las aves vuelan, la hierba crece”. Enorme novedad, Rajoy haciendo de Rajoy. Tres funerales y seis fichajes. Vino viejo en odres nuevos. Y tan sólo un punto para el morbo. En todo está el presidente. Hay que alimentar el chascarrillo tertuliano, la ocurrente columna, el sesudo análisis. ¿Quién ha ganado, Soraya o Cospedal? Aténme esa mosca por el rabo. Y allá que se fueron, todos en tromba, con el microscopio bien afinado y el colmillo asomando por la comisura. Los marianólogos se han puesto las botas y han alcanzado resultados diversos. Soraya, al parecer, gana a los puntos. A primera vista. Escrutado a fondo el engranaje de la máquina ministerial, hay algunas dudas. Ahí van las razones.

La vicepresidenta sigue en su puesto, es decir, número dos de Moncloa. Mantiene el ministerio de Presidencia y gana el de Administraciones Territoriales, es decir, la encargada de pelearse con los delirantes del separatismo catalán. Homérica tarea. Mantiene el CNI, ojo. Los espías, en este punto, siempre cuentan como un enorme activo. Demasiadas pelis de James Bond. Y pone cerco al alicaído De Guindos con un triplete de hierro: Montoro, Báñez y el recién incorporado Nadal. Excelente cosecha, feliz resultado. Soraya es la heredera, han dicho.

Las cloacas de Interior

Dolores Cospedal, por su parte, también ha desplegado sus poderes. Mantiene su cargo de secretaria general del partido hasta nueva orden, entra en el Ejecutivo vía un ministerio de Estado, como es Defensa, coloca tres de sus piezas en Sanidad (Montserrat), Fomento (De la Serna) y, atención, Interior (Zoido), que no es el CNI pero también colecta información reservada. Tampoco está mal para quien pintan como el ángel caído.

El principal detalle en ese duelo eterno entre las dos damas principales del inmutable Rajoy se centra en los medios de comunicación

El principal detalle en ese duelo eterno entre las dos damas principales del inmutable Rajoy se centra en los medios de comunicación. La vicepresidenta pierde la portavocía, que pese a no tener rango de cartera, no es asunto menor. Ha dejado de aparecer cada viernes en las casas a la hora del vermú, sustituida por el dicharachero Méndez Vigo, pierde el control de la relación con los medios de comunicación. Sobre este particular se le preguntó este viernes al debutante. “Pues no lo sé, supongo que eso dependerá de mí, soy el portavoz, pero vamos, llevo aquí sólo unos minutos”.

¿Será capaz Soraya de mantener su imagen de imbatible, infatigable, insustituible, certera, eficaz e intocable que hasta ahora le adornaba sin esa influencia decisiva sobre los medios? Esa es la única respuesta que en verdad importa.

En el juego de equilibrios de Rajoy, tan enrevesado pero tan lineal, la vicepresidenta se ha guardado una baza

En el juego de equilibrios de Rajoy, tan enrevesado pero tan lineal, la vicepresidenta se ha guardado una baza. Eso de la ‘Agenda digital’, que pasa al área del muy ‘sorayo’ Álvaro Nadal, incluye todo lo que hasta ahora se conocía como ‘telecomunicaciones’, donde se integran aspectos muy relevantes que afectan a los medios de comunicación y, en especial, a los audiovisuales. Es decir, la clave de la generación de la opinión pública. ¿Será suficiente para que mantenga su inmarchitable deidad? La estupidez consiste en querer sacar conclusiones, escribió Flaubert.

El presidente ya ha lanzado sus dados. El juego ha empezado. Se adivina un largo y tortuoso pulso entre las dos damas del tablero. Pero no olvidemos que Rajoy, todo lo indolente que se quiera, nunca ha creído en el azar.

___

EL VARÓMETRO.Tejerina y Méndez Vigo se enteraron de sus nombramientos tan sólo un par de horas antes de la visita de Rajoy a Zarzuela. Algún otro también. // ¿Desaprovechará, de nuevo, Albert Rivera esta gran oportunidad? // La reconciliación de Iceta con el PSOE será digna de un melodrama de Douglas Sirk. Lacrimógena. // La huelga de deberes evidencia el avanzado estado de nuestra mediocridad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba