A contratiempo

Pedro y la liebre de Brad Pitt

Dicen que ‘susto o muerte’. Creía que en Haloween, asunto tenebroso e ignoto para la gente de Zamora, lo que corean las criaturas para demandar golosinas en el paciente vecindario es ‘truco o trato’. Un problema de doblaje. En Hollywood lo dicen bien.

Ninguna de las dos versiones, ni el susto ni el truco, tiene algo de sentido. La del “susto”, sin embargo, la manosean ahora sin cesar los analistas que pretenden describir el futuro de Pedro Sánchez una vez cumplida la cita electoral de este domingo.

Si elige “susto” es que refrendará, mediante la abstención, un gobierno del PP, ya sin Mariano Rajoy al frente y previo acuerdo con Ciudadanos. Si opta por “muerte” es que accedería a que Pablo Iglesias que se encarame en el mejor sillón de la Moncloa, ese que no aparece en su catálogo de Ikea.

Susto o muerte” no describe con suficiente tino el papelón de Sánchez

Ambos escenarios se antojan tan inconvenientes como comer berberechos con cucharilla. Si Pedro le permite gobernar al PP, para evitar unas terceras elecciones, las huestes socialistas reaccionarán espeluznadas ya que los populares son la quintaesencia de todos los males surgidos del Averno. O sea, “susto”. Si accede a que Iglesias sea investido, caso de que Podemos quede segunda fuerza en la contienda, estará entregando a sus barones los puñales con los que representar la escena más admirable de Julio César. O sea, “muerte”.

“Susto o muerte” no describe con suficiente tino el papelón de Sánchez. Suena demasiado edulcorado, ingenuo e infantil. Más acertada parece la del Turco en “Cerdos y diamantes”, en la escena de los perros que persiguen, ansiosos y letales, a una inocente liebre: “Está jodida,…jodida”. Sánchez, haga lo que haga, está “jodido, jodido’.

Las encuestas de por aquí son más precisas que la chamarilería demoscópica de los ingleses. Y casi todas coinciden en que el PSOE aparecerá en el tercer puesto del ranking electoral. Es la única novedad que se anuncia estas elecciones. El resto, un déjà vu. De nuevo, todo pasa por Sánchez. Como suena. El futuro de España, el encargado de decidir quién va a gobernar nuestro país los próximos cuatro años es un político al que su partido está a punto de acribillar a puñadas. Será él el encargado, nuevamente, de decidir hacia qué lado del tablero se inclina la política nacional. Si permitir un gobierno del PP o de Podemos. Salvo que, naturalmente, logre la segunda plaza de antaño e intente, esta vez sí, por todos los medios, formar un gobierno con Iglesias, independentistas y demás. No parece el caso.

Si Rajoy logra más votos que en diciembre, nadie podrá echarle del palacete monclovita

Si Rajoy logra más votos que en diciembre, nadie podrá echarle del palacete monclovita. De no lograrlo, todo queda abierto. Incluso su renuncia. En cualquier caso, Sánchez se encontrará de nuevo, a las 22,30 hrs. de hoy, con que de nuevo tiene la última palabra. Haga lo que haga, estará como la liebre de la peli en la que Brad Pitt encarna al memorable “Gitano”. Revisen la cinta y saldrán de dudas. Alguien debería recordarle a Sánchez lo de Onetti: “Amigo, todo es inútil. Hay que tener el valor de no usar pretextos”.

___

EL VARÓMETRO. Nadie lo dice pero es justicia: excelentes los vídeos electorales del PP. // La mejor campaña, la de Iglesias. La campaña de las patrañas, ni una verdad en su boca, pero de marketing sobresaliente. // Sánchez, tan anodino e insípido. // Rivera se olvidó de Arrimadas. Hizo mal.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba