OPINIÓN

Marta Ferrusola, entre la mamma y la dona

Valiente, temperamental, severa, católica acendrada, Marta Ferrusola i LLadós, 82 años, educada en un colegio de monjas donde conoció a la hermana de quien sería luego su esposo, educó a sus hijos en el amor a la familia y la pasión por Cataluña. Y por los dineros.

Marta Ferrusola, entre la mamma y la dona.
Marta Ferrusola, entre la mamma y la dona. EFE

“Aixó ès una dona!”. (¡Eso es una mujer!) Hace tiempo que no se escucha el grito de guerra con el que los simpatizantes de la extinta Convergència jaleaban a Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol y ahora devenida en ‘mamma’ de la familia. De la famiglia, más bien. Ferrusola criaba la prole y su esposo creaba la patria. La mitología del nacionalismo catalán tenía en una destacada hornacina a la figura de la esposa y madre, báculo fiel, consejera leal y, según se sabe ahora, incluso tapadera de bienes opacos.

“Un día quizás la patria tenga que pasar por encima de nuestro matrimonio”, le espetó un nada romántico Pujol en la noche de bodas. “Ese día ha llegado, toca ahora asumirlo”, le dijo Marta, años después

“Un día quizás la patria tenga que pasar por encima de nuestro matrimonio”, le espetó un nada romántico Pujol en la noche de bodas. “Ese día ha llegado, toca ahora asumirlo”, le dijo Marta, años después, cuando la policía se presentó en su casa de la Avenida del General Mitre. El líder proteico de la nación había protagonizado los falsos episodios del Palau, una inocente siembra de octavillas ‘subversivas’ en vísperas de la visita de Franco a Barcelona. La policía fue a por él. Pujol, acollonado, dudaba entre dar la cara u ocultarse. Marta estaba allí y le mostró el camino. La patria es lo primero. Y el valor. Y la dignidad. Pujol, con el rabo entre las piernas, se entregó mansamente y pasó tres años en la cárcel de Torrero, en Zaragoza. “Toca ir a la cárcel, pues a la cárcel”, concluyó la dona.

Valiente, temperamental, severa, católica acendrada, Marta Ferrusola i LLadós, 82 años, educada en un colegio de monjas donde conoció a la hermana de quien sería luego su esposo, educó a sus hijos en el amor a la familia y la pasión por Cataluña. Y por los dineros. “No tengo ni cinco”, espetó la señora a la comisión del Parlament que escrutaba las andanzas del clan. “Mis hijos no pueden tener ni una empresa de zapatos, ni de televisores, siempre les reprocharán que sus negocios funcionan por enchufismo”, declaró en una entrevista. Ni zapatos ni televisores.

“No llego a fin de mes”, acaba de declarar el primogénito ante el juez De la Mata. “Soy como el Saza de ‘La escopeta nacional’, no vendo ni un interfono y siempre termino pagando la fiesta y la cacería”. Pobret.

Hace tres años Jordi Pujol se plantó ante las cámaras de televisión para desvelar uno de sus secretos mejor guardados. Era un defraudador fiscal

“Vete a la mierda”, le gritó a una reportera de televisión en los tensos momentos que siguieron a ‘La confesión’. Hace tres años Jordi Pujol se plantó ante las cámaras de televisión para desvelar uno de sus secretos mejor guardados. Era un defraudador fiscal. Había escamoteado a Hacienda un dineral. La famosa herencia del abuelo Florenci. Ni la cifra que esgrimió era cierta ni la herencia fue tal, como ahora se comprueba. Doña Marta, días después, le pidió perdón a aquella periodista insultada. Ante todo, una dona.

Los viejos amigos de la familia comentaban que fue ella la inspiradora de la confesión del patriarca. “El Mundo” había desvelado la existencia de esos fondos ocultos en Andorra. Doña Marta forzó a su esposo, una vez más, a dar un paso al frente y asumir la culpa. El honor a salvo, la honra, ¿a quién le importa?

“No os engañéis, no es el clan Pujol, es el clan Ferrusola”, confesaba uno de los fieles a la causa

“No os engañéis, no es el clan Pujol, es el clan Ferrusola”, confesaba uno de los fieles a la causa. Una dama con el moño bien puesto, que estuvo incluso a punto de desestabilizar uno de los símbolos de la catalanidad: El F.C. Barcelona. Hydropalnt era se llamaba uno de sus chiringos. Una especie de empresa de viveros con la que en su día inundó de plantas y flores a media Barcelona. ¿Quién era el guapo que se negaba a adquirir el producto de la señora presidenta?. Colocó el césped del equipo de fútbol más glorioso de Cataluña. Aquello no crecía. Levantar y volver a plantar. La hierba crecía mustia y macilenta y, enseguida, se secaba. Un desastre. En medio del escándalo, con cientos de portadas dedicadas al verde blaugrana, alguien de la directiva se armó de valor y se acercó a comentárselo al presidente: “Señor, su esposa nos hunde”. Se acabó la broma. Montserrat, el Barça y la Caixa: tres instituciones con las que no se juega.

Era ella quien movía los dineros, gestionaba los fondos, transfería los activos desde Andorra a Madrid

Trasciende ahora que fue doña Marta la encargada de velar por la fortuna familiar escondida en el Principado pirenaico. Era ella quien movía los dineros, gestionaba los fondos, transfería los activos desde Andorra a Madrid. Hace años conocimos ya, y así se explicaba en “La familia Pujol Corporation”, que doña Marta en persona apañaba los fajos y los bajaba en su coche a Barcelona.

Ahora espera la cárcel. Quizás no ingrese, por la edad. La del DNI nos confirma que es octogenaria. Un espejismo. No hace mucho, al enterarse de algunos comentarios de gente a la que Pujol había apadrinado políticamente, masculló entre dientes: “Traidores, lo pagarán”. Si se han enterado, seguro que esa colla de botiflers están ahora temblando. Això és una dona.

_

EL VARÓMETRO.- A Errejón le aplican la ley mordaza…de Montero. // Aentos a la predicción del sabio Magallo: En cuatro años, Gibraltar podrá volver a ser español. Y punto. // “El proyecto de la ilusión”, se autodenomina Sánchez. Después de dos derrotas históricas, más bien ‘el proyecto del iluso’. // Lo último en palabros: “Cristofobia”. Referido a Cifuentes. // ¿Qué pasó con el piso del director de la DGT? Durante una semana se hundía el mundo y…hasta hoy. //


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba