Utrimque Roditur

Partido Popular, por la senda de UCD

Padecí el hundimiento de UCD. Temo ahora un episodio semejante en el PP. En 1982 era muy joven, incluso con los parámetros de hoy, y pude sumarme activamente a superar la travesía del desierto de la derecha democrática. Ahora soy “mayor” y no puedo hacer otra cosa que ver los toros desde la barrera pues hace ya unos cuantos años salí de la escena política.

El triste final de la UCD, el partido que tuvo la responsabilidad de liderar la transición a la democracia, se produjo por una decisión inapelable del electorado. De los 168 escaños de 1979 solo sobrevivieron 12 en 1982. Un batacazo histórico que permitió al PSOE (202 diputados) gobernar a sus anchas durante catorce años. Yerran, pues, los que lanzan venablos contra el régimen constitucional –o sea, contra la democracia- al acusarle de haber sido tan solo un apaño para consagrar el bipartidismo, al que consideran causante de todos los males que nos aquejan, sobre todo el de la corrupción.

Yerran los que lanzan venablos contra el régimen constitucional al acusarle de haber sido solo un apaño

UCD, el PSOE, el PC –no lo olvidemos- y las minorías nacionalistas consensuaron una Constitución donde se sentaron las bases de un sistema político democrático y avanzado, que convirtió al pueblo en el único titular de la soberanía. Adolfo Suárez perdió el respeto de sus “barones” –maldita palabra-, y luego el pueblo, en plena crisis económica, decidió dar una oportunidad a los socialistas, que de la noche a la mañana se convirtieron en socialdemócratas para poder degustar las delicias del capitalismo so pretexto de apuntalar el estado de bienestar.

Catorce largos años tardó la derecha democrática –que en la transición llamamos centro- en reorganizarse, reagruparse, conseguir poder territorial y encontrar un liderazgo capaz de dar el “asalto” a la Moncloa, expresión bélica que utilizó en términos muy distintos a los que se desprenden de los ardorosos discursos de nuestro segundo Pablo Iglesias, cuando se “calienta” y olvida que ha de hacerse el socialdemócrata sueco para que plumíferos ingenuos jaleen su progresivo deslizamiento hacia posiciones “moderadas”.

Hasta hace pocos meses pensaba que en el PP no se podía reproducir los sucesos de 1982. En aquel entonces, los desencantados de UCD encontraron su acomodo en la Alianza Popular de Manuel Fraga, que caminaba a marchas forzadas hacia el centro, o en el Partido Socialista de Felipe González. En cambio ahora las circunstancias eran diferentes y no había ningún “refugio de indignados”… hasta que llegó Ciudadanos, un movimiento improvisado y mediático que ha encandilado a mucha gente por su mensaje regeneracionista.

La irrupción de Ciudadanos

Los sabios politólogos de Moncloa no advirtieron del peligro de la súbita irrupción de un renovador Ciudadanos y, cuando se percataron de lo que se venía encima, la reacción se hizo tarde y mal. Por otra parte, esos mismos sabios especializados en brillantes análisis postelectorales, cometieron otro gran error al convencer a Mariano Rajoy de que los buenos datos macroeconómicos iban a ser suficientes para que buena parte del electorado perdonara lo que constituye el verdadero lastre del PP: la corrupción.

Hacen bien los “barones” del PP en pedir el libro de reclamaciones, porque ellos –por esta vez- no han sido responsables del gran retroceso en las elecciones autonómicas y municipales. Pero sí tienen una responsabilidad colectiva por pecado de omisión. No era difícil adivinar lo que iba a ocurrir y no fueron capaces de exigir, cuando todavía era tiempo, la adopción de drásticas medidas para demostrar la plena regeneración y renovación del partido.

Durante casi veinte años (1990-2008) formé parte del Comité Ejecutivo Nacional del PP. Mis compañeros saben que tenía la mala costumbre de hablar en sus reuniones. Es mejor hablar –aun a riesgo de hacer el ridículo o incomodar al líder- que permanecer mudo. Como ya no podía hacer uso de la palabra, consideré a finales del pasado año un deber de lealtad elevar por escrito a la máxima autoridad del partido lo que, en mi modesta opinión de ex, procedía hacer. Le pedí medidas audaces y valientes para limpiar al PP del lodo de la corrupción, que mancha a los miles y miles de cargos públicos del partido que actúan con la máxima honradez. Propuse el nombramiento de comisiones gestoras (mucho antes de que Pedro Sánchez lo hiciera en el PSOE madrileño) para sofocar el incendio en dos de los focos de mayor corrupción que están en el pensamiento de todos. Abogué por exigir a los candidatos, primero integridad y luego talento. Sostuve que en la secretaría general del partido no cabía –ni cabe- el pluriempleo. Finalmente, recomendé que, una vez conocido el resultado de las elecciones municipales y autonómicas, se celebrara en el próximo mes de septiembre un congreso extraordinario para la refundación del partido, con renovación total de la dirección nacional y la elección democrática del candidato a la presidencia.

En la secretaría general del partido no cabía ni cabe el pluriempleo

Pues bien, estoy seguro de que Mariano Rajoy –a pesar de que le hubieran aconsejado decir que no va a mover nada- reflexionará seriamente y con toda urgencia sobre el futuro del partido. Somos muchos los que valoramos su labor de gobierno, a pesar de las sombras producidas por el incumplimiento de ciertas promesas electorales muy sensibles para nuestro electorado que sólo dependen de nuestra mayoría absoluta. Les guste o no a nuestros adversarios, el presidente asumió el gobierno de un país en ruina y ha conseguido sacarlo del abismo, aunque a costa de implantar políticas impopulares. Pero, a la vista está, no ha sido suficiente para que muchos ciudadanos dejen de identificar al PP con la corrupción, mientras por sorprendente paradoja otros muchos perdonan hechos similares e, incluso, más graves cuando afectan a formaciones de izquierda. Pero así son las cosas.

Está ciego quien no quiera ver que se avecina un tsunami político capaz de arrasar el sistema democrático. Es un espectáculo lamentable ver al PSOE suplicar a Podemos, cuyo certificado de nacimiento revela que pertenece a la familia de la extrema izquierda, que le preste sus muletas para llegar al poder, sin percatarse de que se arriesga a recibir el abrazo del oso y verse envuelto en un nuevo Frente Popular. La inestabilidad política es incompatible con el progreso económico y social.

El Partido Popular es un partido ideológicamente cohesionado, defiende los principios y valores que inspiran la Constitución y es garante de la unidad de España. Es además un buen gestor tanto en tiempos de penuria como de bonanza. Y además cuando el partido está motivado se convierte en una poderosa máquina electoral. Remedando a la Constitución de Cádiz, el Partido Popular no es patrimonio de ninguna familia, de ninguna persona. Estoy seguro de que Mariano Rajoy, que es un gran patriota y un hombre de Estado, será consecuente con ello y escuchará no sólo el enfado de sus “barones” –maldita palabra-, sino sobre todo el de sus militantes y electores, pensando siempre –como gusta repetir- en el interés general de España. Si no quiere que vayamos, y el primero él, por la senda de UCD.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba