Un paseo por el mercado continuo

El oro recupera su 'glamour'

Tras haber registrado rentabilidades negativas durante los últimos tres ejercicios, el oro resurgió durante los primeros meses del año y acumula unas ganancias de más del 16% entre enero y febrero. Claramente ha recuperado su glamour como activo de diversificación interesante en un entorno de tipos de interés negativos; y hay varias razones para ello.

En primer lugar, la debilidad de los tipos de interés, más marcada aún tras el reciente anuncio de medidas del BCE y el debilitamiento de las perspectivas de subida de los tipos de la Reserva Federal, hace más atractivo invertir en un activo cuyo rendimiento es nulo ya que, en estas condiciones, el coste de oportunidad es muy bajo. Además, en este entorno de tipos de interés negativos, el oro ha pasado de ser una cobertura contra la inflación a convertirse en una cobertura contra la deflación.

La debilidad de los tipos de interés, más marcada aún tras el reciente anuncio de medidas del BCE y el debilitamiento de las perspectivas de subida de los tipos de la FED, hace más atractivo invertir en un activo cuyo rendimiento es nulo.

El oro también permite beneficiarse de nuevo de un efecto de diversificación en las carteras y, por otro lado, ha batido a los índices bursátiles ante las incertidumbres políticas y económicas a nivel mundial. A los niveles actuales, el oro presenta un aspecto de sobrecompra. Un precio inferior a 1.200 dólares la onza sería un buen punto de entrada. El optimismo renovado en torno al crecimiento económico de Estados Unidos y la recuperación de los mercados europeos deberían reducir a corto plazo la intolerancia al riesgo de los inversores y ofrecer oportunidades para recortar la infraponderación del oro en las carteras.

Otro producto que en Mirabaud Asset Management nos parece interesante en estos momentos, entrando en el terreno de renta fija, son los bonos corporativos de alta calidad crediticia en dólares: ofrecen rendimientos realmente atractivos. Los rendimientos de la deuda pública de los países europeos continuaron descendiendo en febrero; trece países presentan actualmente rendimientos negativos en los vencimientos hasta cinco años. Eso se explica por los tipos de interés negativos que aplican cuatro bancos centrales de Europa y por las compras mensuales de deuda pública en la zona euro.

En Estados Unidos los rendimientos siguen siendo relativamente bajos desde el punto de vista de nuestro escenario positivo para el crecimiento económico y la inflación. Pero el carry es interesante y esperamos que el diferencial de rendimiento se reduzca a medida que los datos macroeconómicos de Estados Unidos confirmen la recuperación de la actividad tras un último trimestre decepcionante. Por sectores, seguimos dando prioridad a los títulos defensivos con los balances más sólidos.

En Europa, seguimos siendo prudentes sobre la deuda pública ante el refuerzo del programa de estímulos anunciado por el BCE ya que con el incremento de las compras mensuales de activos y el nuevo recorte del tipo de depósito, se dibuja una reevaluación de las previsiones de inflación a largo plazo por parte del mercado que podría pesar sobre los precios de los bonos. A modo de recordatorio, señalaremos que un escenario similar hizo que los rendimientos de la deuda pública alemana a 10 años se dispararan más de 90 puntos básicos en pocas semanas entre abril y mayo de 2015.

Si nos centramos en renta variable, es importante destacar que el rebote de los países emergentes se perfila como una buena oportunidad para recoger beneficios. Han aguantado relativamente bien las últimas caídas de las bolsas: el índice MSCI Emerging Markets dio recientemente muestras de estabilidad y, aunque cerró a la baja, se anotó una de las mejores evoluciones. En nuestra opinión, este rebote durará poco y su explicación principal reside, efectivamente, en la estabilización de las monedas emergentes y del precio del barril de petróleo, pero será una oportunidad interesante para recoger algunos beneficios. Por regiones, seguimos apostando por Asia, ya que la depreciación del yuan, que es la principal preocupación para estas economías, será limitada.

Globalmente, mantenemos una posición neutral en los mercados de renta variable. Las políticas monetarias y los rendimientos negativos son favorables para esta clase de activos, pero el crecimiento de los beneficios sigue siendo débil y las revisiones a la baja continúan.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba