Un paseo por el mercado continuo

Las acciones europeas, hacia su mejor momento

La mejora del entorno macroeconómico, el descenso previsto de los tipos de interés reales y las previsiones de incremento de los beneficios en 2016 son argumentos de peso para anticipar que la política monetaria ultraexpansiva de la zona euro debería continuar, e incluso acentuarse, lo que en Mirabaud nos lleva a sobreponderar las acciones europeas en detrimento de las estadounidenses.

El BCE indicó durante su reunión de política monetaria el pasado mes de octubre que podría poner en marcha nuevas medidas de apoyo a la economía a partir del mes de diciembre, coincidiendo con la presentación de nuevas previsiones de inflación y crecimiento. En primer lugar, se apunta a un aumento del monto y la duración del programa de compra de activos del Banco. Este programa, que actualmente es de 60.000 millones de euros en compras al mes hasta septiembre de 2016, se prorrogaría hasta junio de 2017; y las compras aumentarían hasta los 100.000 millones de euros al mes.

En primer lugar, se apunta a un aumento del monto y la duración del programa de compra de activos del BCE

La segunda medida de apoyo podría ir dirigida hacia un nuevo recorte de tipo al que se remuneran los depósitos de los bancos en el BCE (actualmente del -0,2%). En este aspecto, ya se descuenta una caída en el futuro, como se observa en los tipos a corto plazo. Además, el propio Draghi precisó públicamente que con la experiencia adquirida desde hace algo más de un año, el tipo del -0,2% había dejado de ser el límite inferior.

La materialización de este escenario tirará a la baja de los tipos de interés reales hasta situarlos por debajo de los niveles actuales y provocará un ascenso de los múltiplos. De hecho, los tipos de interés reales, que representan el tipo de interés nominal ajustado por la inflación, son uno de los elementos determinantes del ratio precio-beneficios, el famoso PER. Recordemos que este ratio, que en su variante conocida como PER de Schiller tiene en cuenta los beneficios a lo largo de 10 años, está actualmente en 12, un nivel todavía inferior a su media histórica. Por tanto, las acciones no están sobrevaloradas.

En lo que respecta al crecimiento de los beneficios de las empresas, la situación sigue siendo favorable dado que la recuperación económica, aunque moderada, debería continuar durante los próximos meses. El crédito, uno de los motores del crecimiento a corto plazo, mantiene su tendencia al alza y las encuestas de condiciones de financiación son positivas. Las compras de bonos por parte del BCE, y su probable refuerzo, mantendrán los tipos de interés en niveles bajos, lo que favorece la inversión. En cuanto al recorte del tipo de interés de los depósitos, la medida animará a los bancos comerciales a incrementar el volumen de créditos al sector privado, elevando con ello el nivel de sus reservas obligatorias y reduciendo así el importe de los depósitos sujetos a tipos de interés negativos.

Aunque el BCE rechaza considerar el tipo de cambio del euro como uno de sus objetivos de política monetaria, un refuerzo de su programa de estímulos, combinado con una primera subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal entre diciembre de 2015 y el primer trimestre de 2016, traerá consigo una depreciación del euro frente al dólar que beneficiará a las empresas exportadoras cuyos ingresos están expuestos al billete verde.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba