Un paseo por el mercado continuo

Llegan las primeras notas de crecimiento

El devenir del mercado nos ha mostrado acordes agradables: los primeros -y esperados- datos de crecimiento económico. Unos datos que, en cualquier caso, indicaron una leve ralentización durante el primer trimestre de 2015; según la estimación inicial, la primera economía del mundo creció apenas un 0,2% en tasa anualizada y, con respecto a los mercados financieros, los resultados empresariales de este primer trimestre han demostrado el impacto de la fortaleza del dólar en las cuentas de las compañías estadounidenses. Las grandes multinacionales han acusado su revalorización (hasta un máximo de 1,40 por euro, cerca del 20% frente a la moneda única), y así lo han expresado en sus comentarios sobre el descenso de los ingresos o los márgenes de beneficios.

A pesar de que el estancamiento del crecimiento al otro lado del Atlántico ha puesto freno a este movimiento, las alzas del dólar deberían continuar en un contexto de políticas monetarias divergentes. Las tasas de crecimiento e inflación se mantienen débiles, pero se prevé una aceleración que llegará, sobre todo, con la desaparición de los efectos de base relacionados con la caída de los precios del crudo. Durante el mes de abril fuimos testigos de un rebote de más del 15% en estos precios, un fuerte avance que tiró al alza las acciones de las petroleras y les hizo encabezar el ranking de rendimientos el mes pasado.

En cuanto a la asignación de activos, las perspectivas de revalorización del dólar, aunque más modestas en el futuro, tienen importantes consecuencias. Las rentabilidades que ofrecen los bonos son nulas en la mayoría de los países desarrollados por lo que las oportunidades de inversión en países emergentes siguen siendo especialmente interesantes, siempre y cuando el riesgo cambiario esté controlado. Con respecto a la exposición a la renta variable, hemos recogido beneficios de las grandes multinacionales europeas con ingresos muy sensibles a la cotización del dólar para reinvertir en valores de pequeña y mediana capitalización.

En Europa, fue Inglaterra la que dio el pistoletazo de salida a la publicación de los datos de crecimiento. Las primeras estimaciones sobre el PIB de las mayores economías de la zona euro se conocerán durante el mes de mayo y se esperan con impaciencia. Estas cifras son especialmente importantes dado que todavía están muy vivos los recuerdos de la decepción -y el fuerte retroceso del mercado- que provocó la vuelta a la recesión de la economía italiana.

Además, la situación sigue siendo muy tensa en lo que respecta a la gestión de la deuda griega, marcada por la falta de avances en las negociaciones entre el gobierno de Alexis Tsipras y sus acreedores. Continúa el pulso en relación con las medidas de austeridad y aún se debe llegar a un acuerdo que permita al gobierno griego cumplir con sus compromisos financieros. En este contexto, hemos abierto posiciones de cobertura en la exposición a las acciones para proteger las carteras frente al choque que provocaría en los mercados un estancamiento de las negociaciones.

En este momento, en Mirabaud, si nos centramos en la asignación de activos, sobreponderamos las acciones Europeas, las japonesas y las de pequeña y mediana capitalización, si bien nos mantenemos neutrales en cuanto a las acciones estadounidenses. Con respecto a los bonos, sobreponderamos la deuda pública de países periféricos de la zona euro; infraponderamos los Bonos del Tesoro estadounidenses y la deuda de países emergentes en moneda nacional mientras mantenemos tono neutral para la deuda de países emergentes en dólares. Finalmente, en el área de divisas sobreponderamos el dólar-franco suizo, mostramos valoración neutral para el euro-franco suizo, infraponderamos el euro-dólar y el oro.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba