OPINIÓN

No todos los medios internacionales muerden el anzuelo del victimismo separatista

Amigos españoles, algo de esperanza, política e intelectual, queda ahí fuera. Al menos en The Economist, The Observer y en Sir John Elliott, el famoso historiador e hispanista británico.

El hispanista John Elliott, durante una entrevista que concedió a Efe.
El hispanista John Elliott, durante una entrevista que concedió a Efe. EFE

La máquina de propaganda separatista ha hecho estragos en las últimas dos semanas en la prensa internacional. La mayoría ha mordido el anzuelo victimista ofrecido por la Generalitat, incluido Washington Post y The Guardian, dónde Puigdemont ha podido colocar sendos artículos de opinión con el punto de vista independentista. Incluso The Times decepcionó con su editorial sobre el tema. Nada que no hayan leído o oído antes, pero en inglés, así que les ahorro los detalles y les traigo esta semana tres artículos que demuestran que algunos periodistas y observadores internacionales sí han podido apreciar mejor el todo y expresarlo a sus lectores.

The Economist, The Observer y Sir John Elliott, el famoso historiador e hispanista británico, actualmente el Catedrático Emérito de Historia Moderna en la Universidad de Oxford.

La crisis, dice The Economist, "es como una bola de nieve", y ya representa "una grave amenaza a la democracia española"

The Economist anota el deseo de Puigdemont de declarar de manera unilateral la independencia si gana el "sí", independientemente de la participación, y la decisión del Tribunal Constitucional de suspender el referéndum. España "se enfrenta a una crisis constitucional que amenaza su unidad". La crisis, dice "es como una bola de nieve", y ya representa "una grave amenaza a la democracia española". Tiene implicaciones para Europa, por el efecto que podría tener en Escocia o incluso la región del Donbass en Ucrania.

Y mira por dónde—será por entender de temas económicos—"Cataluña disfruta de un nivel de vida más alto que la media tanto en España como en Europa". Rajoy se ha equivocado en su estrategia, pero la Constitución española le respalda, por terco que haya sido. Los catalanes no son los kurdos: ni colonizados, ni ocupados ni oprimidos. "Si el Estado de derecho significa algo, la Constitución debería ser defendido".

Puigdemont, dicen, debería dar marcha atrás, entre otras cosas porque cuando gane el "sí" el domingo "será cuestionable, no sólo legalmente sino políticamente". The Economist recomienda como solución negociar con Cataluña y reformar la Constitución para permitir la secesión pero sólo con una alta participación y mayoría muy clara.

The Observer (el periódico dominical de The Guardian) ha escrito un editorial magnífico , realmente excelente.

Para The Observer, los independentistas no tienen los votos como para declarar la independencia

Observan que la aglomeración de partidos gobernantes, con una "estrecha mayoría", en Cataluña es algo dispar: "desde los conservadores burgueses hasta los republicanos de izquierdas y los anticapitalistas antieuropeos (con un toque de anarquistas)". También apuntan, como The Economist, la "boyante economía" regional y citan a Borrell sobre el tema lingüístico: el 75 por ciento de los que hablan el catalán como lengua materna quieren la independencia y el 75 por ciento de los que no están en contra. "La región", dicen: "está profundamente dividida", y los independentistas no tienen los votos como para declarar la independencia.

"El referendum, francamente, es ilegal", sentencian, y la amenaza de Pugidemont et al. de llevarlo a cabo de todos modos es "profundamente peligroso". Sólo "el 10 por ciento de los españoles" apoyan el referéndum. Lo mejor, a mi gusto, es que The Observer se da cuenta del gran engaño propagandístico, y la diferencia entre las multitudes de la Diada y la realidad político y jurídico: "Las relaciones públicas no pueden curar a una región", ni tampoco—y en esto también aciertan, como apuntaba la semana pasada—"la respuesta torpe de Madrid". A nivel mediático, las detenciones y la posibilidad de suspender la autonomía catalana llevarán a la conclusión "de que Franco equivale a España y España equivale a Franco".

"La secesión", concluyen, "en una España democrática que forma parte de una Europa democrática, tiene que hacerse de manera calmada y honesta". Es hora de que ambos bandos desistan.

Sir John Elliott, ilustre hispanista y autor de "The Revolt of the Catalans", denuncia, en una carta a The Times , "el control del sistema educativo, la influencia sobre los medios" y "la manipulación de la historia catalana para sus propios fines"

Luego está Sir John Elliott, ilustre hispanista y autor de "The Revolt of the Catalans". Algo sabe de España, de Cataluña y de la historia. Denuncia, en una carta a The Times , "el control del sistema educativo, la influencia sobre los medios" y "la manipulación de la historia catalana para sus propios fines" que ejerce el Gobierno catalán "desde hace muchos años" para "intentar imponer su agenda radical en la sociedad catalana".

"El proyecto orquestado por el Presidente Puigdemont", escribe: "claramente va más allá de la legalidad" y "desafía" la Constitución de 1978, y el mismo Estatuto catalán. De ninguna manera, escribe Sir John, se puede decir que el Gobierno de Rajoy es un regimen represivo.

"Cataluña sufrió durante muchos años bajo el regime opresivo del General Franco, pero prosperó entre 1978 y la crisis económica de 2008, como una región que disfrutaba de un alto grado de autogobierno."

Como solución, Elliott dice que ya es hora de revisar la Constitución y de intentar "descubrir qué tipo de futuro quiere la gente de Cataluña". Pero sólo será posible "si todas las partes entablan un diálogo civilizado que se lleve a cabo dentro de los límites de la ley".

Con esto, amigos españoles, decirles que algo de esperanza, política e intelectual, queda ahí fuera.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba