OPINIÓN

Sun Tzu y el arte de la guerra catalana

Veamos si las siete preguntas clave de Sun Tzu, el general chino del sexto siglo a. C., a quien suele atribuirse el "Arte de la Guerra", nos pueden ayudar a desenredar un poco el desenlace del tema catalán.

Copia del Arte de la Guerra de Sun Tzu. Colección de la Universidad de California, Riverside.
Copia del Arte de la Guerra de Sun Tzu. Colección de la Universidad de California, Riverside.

Mucho se ha escrito y hablado sobre la estrategia a lo largo de los siglos, desde Troya hasta Boyd o incluso los hombrecitos verdes de Putin en Crimea, pasando por el famoso Clausewitz en el ámbito militar o Michael Porter para las empresas. Recomiendo Strategy: A History, de Lawrence Freedman, si el lector quiere profundizar en la evolución histórica del tema y de las ideas y límites principales.

Veamos si las siete preguntas clave de Sun Tzu, el general chino del sexto siglo a. C., a quien suele atribuirse el "Arte de la Guerra", nos pueden ayudar a desenredar un poco el desenlace del tema catalán: un pulso de voluntades políticas de principal importancia para el futuro de España. Las preguntas vienen ya en el primer capítulo del libro . Con ellas, dijo, "puedo predecir la victoria o la derrota".

1) ¿Cuál de los dos soberanos está imbuido con la Ley Moral?

Define la ley moral como aquello que hace que el pueblo esté en "completo acuerdo con su regidor, a quien seguirán en la vida o la muerte, sin temor al peligro". ¿Quién tiene eso que llamamos "la razón"? Los separatistas defienden su "derecho" internacional humano de autodeterminación y Rajoy la primacía de la Constitución española (que también, a fecha de hoy, es de los catalanes). Una mayoría de españoles (55%) en toda España está en contra de la celebración del nuevo referéndum. En Cataluña, el 66% de los ciudadanos quiere una consulta acordada con Madrid—cosa que no va a pasar—pero incluso entonces sólo el 41% dice que votaría para la secesión. El pueblo catalán entero no está "en completo acuerdo" con Puigdemont, ni siquiera con una papeleta, no ya con la vida.

2) ¿Cuál de los dos generals tiene más habilidad?

Artur Más sa vanagloriaba de "astuto", ¿y qué ha sido de él? Quemó los puentes con la CUP y luego ha sido procesado, condenado e inhabilitado. Al irse Mas, llegó Puigdemont y ha llevado a los separatistas a una especie de callejón sin salida política. Que yo vea, en este último año y medio ha sido incapaz de inspirar el mismo fervor ni siquiera entre los independentistas. En el otro lado, ahí sigue Rajoy, a su manera, con su estrategia de paciencia y desinterés. Antes el motor de la "fábrica de independentistas", parece que ahora se empeña menos en ese sentido. Tal vez ha aprendido a calmar su soberbia. El peligro para él esta vez es que tendrá que hacer algo para impedir el nuevo referéndum, y pasar a la acción supondrá salir de su zona de confort.

3) ¿Quién tiene las ventajas derivadas del Cielo y la Tierra?

Dado que los Ejércitos español y catalán (que no existe) no se van a enfrentar a sablazos, podemos entender esto como el terreno jurídico por un lado y, por qué no, el control actual real del territorio y de los activos que contiene. Vista la defensa del constitucionalismo hecha por Rajoy y respaldada por los líderes europeos e internacionales, las montañas de la ley parecen bien dibujadas tras siete años de enfrentamiento. El Brexit sólo ha hecho que Bruselas apoye más las posturas de sus Estados miembros existentes. Puigdemont, en cambio, cuenta con el apoyo de Gerry Adams, Viggo Mortensen, Desmond Tutu y José Bové. Sigo sin entender cómo creen los separatistas que el Estado español les va a entregar porque sí el control de los puertos del Estado, de la red eléctrica o del delta del Ebro.

4) ¿En qué bando se aplica de manera más rigurosa la disciplina?

Observo que los líderes y funcionarios españoles implicados en todo esto se refieren siempre a la ley y actúan—aunque sea muy lentamente y poco dramático—según la ley. Hasta el punto de aburrirnos y lloverle a Rajoy las críticas por ser un impasivo Don Tancredo. Ha habido pocas fisuras, por no decir ninguna, en Moncloa en todo este tiempo. En Barcelona, acaba de haber una purga en el seno del mismo gobierno separatista catalán: los no conformes, los no fieles, a la calle. Esto se podría entender como una suerte de disciplina revolucionaria, pero en este caso está claro que señala debilidad y desorden, no fuerza y compromiso.

5) ¿Quién tiene el Ejército más fuerte?

España. Como ya hemos apuntado, el Ejército catalán no existe. Tampoco tiene la posibilidad legítima de emplear la fuerza policial a fines separatistas. Esto lo saben los policías, que son agentes de la ley y que disponen de ese uso legítimo de la fuerza gracias a ella, y nunca fuera de ella. El lunes dimitió el jefe de los Mossos, él que siempre había defendido " la neutralidad " de sus agentes. Y como tercer apunte aquí, los propios independentistas siempre han hecho alarde de su estrategia pacífica y no violenta. Han querido siempre que España les entregue Cataluña sin más, sin lucha, sin esfuerzo en la vida real (y en 48 horas, como pretende el nuevo plan).

6) ¿En qué bando están mejor formados los oficiales y la tropa?

Los independentistas son maestros en montar aquello que ya se ha llegado a denominar como "la romería separatista". Esteladas, camisetas, consignas en inglés para los medios internacionales, una programación de actos coordinados al milímetro para presentar a Cataluña como la víctima del Estado español franquista opresor. También son muy buenos haciendo declaraciones y discursos secesionistas, incluso firmando algún papel legislativo o administrativo para rebelarse contra Moncloa. Más allá de eso, que yo vea, no ha habido formación alguna en "seceder de España". ¿Cómo serían los actos concretos? ¿Cuáles los pasos reales específicos? ¿Hay alguien en el Govern que se ha estado preparando para encararse con y desobedecer a un agente de la Guardia Civil? ¿En algún piso de Barcelona existe el Comando de l'Ebre, que ensaya todos los días cómo poner una valla en la A2 entre Lérida y Fraga e izar la estelada entre los olivos?

7) ¿Qué Ejército es más constante en la recompensa y en el castigo?

¿Qué bando ofrece una correcta relación entre actuar bien o actuar mal? ¿Qué es actuar bien o actuar mal? Puigdemont no puede convencer ni a sus propios consejeros. Puigdemont largó a Baiget—y a varios más—porque Baiget temía por su patrimonio. Que un rato en el trullo, sin problemas, pero no me toques la pela. Eso ya son palabras mayores. Sería un castigo demasiado ejemplar. No compensa ni intentarlo, no ya la secesión en sí sino la segunda consulta, el gran paso previo. En el otro bando, Rajoy ha ofrecido desde el principio la ley, la ley y nada más que la ley; su amparo y su castigo, según.

Podríamos cambiar de autor, o modernizar el criterio estratégico, pero creo que llegaríamos a la misma conclusión. A nivel estratégico, los separatistas catalanes tienen poco o nada que hacer. A no ser que Rajoy meta la pata de aquí a octubre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba