OPINIÓN

Rajoy debería suspender la Autonomía de Cataluña y luego convocar elecciones autonómicas y generales

El Presidente del Gobierno primero debería suspender la autonomía de Cataluña, defendiendo la ley y la Constitución como es su deber, frente a la histórica irresponsabilidad de Puigdemont. Y después ya veremos.

Rajoy debería suspender la Autonomía de Cataluña y luego convocar elecciones.
Rajoy debería suspender la Autonomía de Cataluña y luego convocar elecciones. EFE
El mundo ya sabe que en España hay una crisis constitucional histórica. Está en juego la convivencia constitucional de la nación, la misma supervivencia del todo. Las imágenes de las cargas policiales del domingo se han encargado de ello. Rajoy y los abogados de Estado en Moncloa han jugado a la ley, y Puigdemont y los expertos en relaciones públicas en la Generalitat han jugado a la imagen y la percepción. Por primera vez desde que esto empezó en 2012, aunque lo podríamos haber sospechado en las últimas semanas, hemos visto que ambos lados están dispuestos a sufrir un poco por su versión del mundo.

El Estado ha intentado emplear la legítima fuerza de la ley, aunque de una manera que ha parecido excesiva a los ojos del mundo

El Estado a intentar emplear la legítima fuerza de la ley, aunque de una manera que ha parecido excesiva a los ojos del mundo, y los independentistas a resistir y a sufrir físicamente la embestida de los antidisturbios. Si los niños (¡qué padre más irresponsable!) y las señoras mayores en las puertas de los colegios electorales no hubiesen bloqueado el acceso de los agentes, estos no habrían tenido que sacar la porra y emplear la fuerza para cumplir son sus órdenes judiciales. Interior vio que los Mossos no actuaban el domingo por la mañana y ordenó las cargas. Hecho está.
¡Qué tremenda irresponsabilidad la de Puigdemont! Todos estos meses haciendo creer a tantos cientos de miles (por elegir una cifra) de catalanes—quienes quizás apoyen la idea de la independencia sin ser separatistas radicales pirómanos–que ésta era una opción y un camino legítimos, que saltarse la ley y la Constitución a las bravas era lícito y aceptable. Hasta el punto de dejar a algunos heridos y sangrando. 893 es la última cifra de la Generalitat. Quién sabe. Algunos. Y luego, como sospechaba todas estas semanas pasadas, salió a decir que iría al Parlament con el resultado para que tramiten la declaración de independencia, tal como estaba previsto en sus leyes suspendidas de referéndum y secesión. ¡Pero ni esperó al resultado suyo oficial! Eso llegó más tarde, de la boca de Turull y, mira por dónde, el 90 por ciento de las papeletas decía que se iban. Mi enhorabuena a Kim Jong-Puigdemont: ya tiene la foto que buscaba. Y lo ha aprovechado inmediatamente.

La Comisión Europea recuerda el respeto a la ley, pero ahora ya insta a cambiar "rápidamente" la confrontación por el diálogo

La Comisión Europea recuerda el respeto a la ley, pero ahora ya insta a cambiar "rápidamente" la confrontación por el diálogo y dice que "la violencia no puede ser nunca un instrumento en la política". Decenas de portadas y miles de artículos mundiales han intentado explicar el asunto a sus lectores desde el domingo. La victoria más potente de Puigdemont en el terreno internacional, sin embargo—y por tanto la derrota más grande de Rajoy—ha sido el comunicado del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU. La ONU. El señor Zeid Ra'ad, el Alto Comisionado, ya quiere que el Gobierno de España acepte "sin demora" el envió de expertos en derechos humanos de la ONU al país. Moncloa no ha vendido bien su defensa de la ley y de la Constitución, y ahora el mundo ha visto las imágenes de las cargas policiales.
Cargas policiales que al final, según la nota de Interior, lograron cerrar…92 colegios electorales en toda Cataluña. 92. De los 2.315 que la Generalitat había anunciado el viernes que iban a montar. El cuatro por ciento. Luego dicen que los Mossos cerraron unos cuantos más, hasta el 14 por ciento. Pero se supone que la gran mayoría de los colegios electorales estaba abierto el domingo, y las imágenes que vimos en los distintos directos dejaban constancia de mucha gente votando. Tanto despliegue policial adicional, saliendo para Cataluña con banderas y cantos de "A por ellos!", con el barco de Piolín y las semanas de ordenes judiciales y requerimientos a los Mossos, y la fuerza del Estado pudo cerrar 92 colegios electorales en la Comunidad Autónoma de Cataluña, y eso sólo con las cargas y violencia policial que vimos.

Aunque Rajoy argumente que jurídicamente no hubo referéndum porque no hubo garantías, el hecho es que vimos el domingo a muchos catalanes votar

Así que ¡qué irresponsabilidad la de Puigdemont pero qué irresponsabilidad la de Rajoy! No mayor en el sentido jurídico, porque ahí estaba Puigdemont insistiendo e insistiendo todos esos meses, pero mayor en el sentido político porque es el Presidente del Gobierno de toda la nación, incluida Cataluña, y aunque argumente que jurídicamente no hubo referéndum porque no hubo garantías, el hecho es que vimos el domingo a muchos catalanes votar. A ojos del mundo hubo una votación de algún tipo, y los catalanes fueron reprimidos por la policía fascista del primo hermano de Franco. Ya sé que no es así—e intento explicarlo fuera todos los días—pero así se ha visto a nivel político mediático. Y Rajoy podría haberlo evitado todo mucho antes pero por temor a defender la ley de otra manera, dejó que llegara a este punto.
Puigdemont sigue insistiendo. Hoy martes hay "cierre total" de Cataluña, que no "huelga general" porque por ahí se meten en otro problemas jurídicos laborales. El miércoles se decidirá la fecha para la siguiente sesión del Parlament. La que tratará el tema de la declaración de independencia. El PSOE, según su nota sobre la reunión Sánchez-Rajoy en Moncloa, prefiere el diálogo con Podemos y Pugidemont a la acción policial, pero sigo sin saber qué pretenden negociar. Quieren hablar, así en general un poco de todo, sin concretar nada.

El camino constitucional actual para lograr una hipotética futura independencia de Cataluña es muy largo y engorroso y de todos modos los separatistas nunca lo han intentado

El camino constitucional actual para lograr una hipotética futura independencia de Cataluña es muy largo y engorroso y de todos modos los separatistas nunca lo han intentado. El mundo ya presta atención a España y no quiere más imágenes de policías aporreando a abuelas. Esto afecta a los catalanes, que son españoles, pero también a todos los demás españoles, porque Cataluña es España y la soberanía del todo os pertenece a todos, de Canarias a Girona y de Murcia a Santiago. Al Sr. Rajoy no le quedan muchas opciones a estas alturas y Puigdemont, Junqueras y Forcadell se van.
El Presidente del Gobierno debería suspender la autonomía de Cataluña—defendiendo la ley y la Constitución como es su deber, frente a la histórica irresponsabilidad de Puigdemont, y como debería haber hecho hace tiempo—y luego, después de un periodo prudente pero breve para que todo el mundo reflexion un poco, debería convocar elecciones anticipadas, autonómicas en Cataluña y generales en el resto del país, porque su irresponsabilidad como jefe de gobierno no ha sido menos histórica. Que cada partido presente sus opciones y que los votantes de todo el país elijan democráticamente el camino que quieren seguir y cómo quieren seguirlo. Todos juntos.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba