Tribuna de F. F. Marugán

El riesgo de la deuda pública

Durante años se sostenía que los Estados no suspenderían pagos y que sus títulos poseían las máximas garantías. Las cosas han cambiado, ya que estamos viendo que pudiera ocurrir que algún Estado caiga en impago.

Esa no es esta la única característica de los títulos públicos que emitían los Estados. Tenían otra, eran unos activos bastante rentables.

La tercera connotación afectaba a los bancos. Los préstamos que realizaban a su Estado, no obligaban a establecer reservas supletorias de capital, puesto que esa modalidad de deuda no entrañaba riesgos.

Esto es lo que venía sucediendo, si bien ahora nos encontramos con que la crisis ha roto muchas reglas, abriendo nuevos interrogantes. ¿Qué pasa si se rebaja el valor de los títulos públicos? Si son despreciados, ¿trasladaremos esos descuentos de valor a los balances de los bancos? ¿Estas alteraciones las aplicaremos a la deuda de su Estado o las extenderemos a las deudas públicas de los diferentes Estados miembros de la eurozona?

En la UE, de todo esto viene hablándose. En relación con la capitalización de los bancos hay muchas cosas pendientes. No se sabe todavía el ratio de solvencia, ni el nivel de recorte en el valor contable de la deuda pública en poder de los bancos. Se dice que, la obligada recapitalización, a la que todo esto conduce, exigirá una inyección masiva de recursos públicos y privados para restaurar de nuevo la solvencia bancaria. Todo esto porque, el sistema bancario europeo es vulnerable a la suspensión de pagos de la deuda externa.

Habrá que estar pendiente de esas y de otras concreciones.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba