OPINIÓN

El descenso de Sánchez a los infiernos

Pedro Sánchez  Juega con la ventaja de que, de momento, todo lo que dice carece de importancia, porque está experimentando, está en la etapa adolescente del nuevo PSOE, y confía en que, haciendo lo contrario que Rajoy, el PSOE volverá a llenar de votos sus bodegas.

El descenso de Sánchez a los infiernos.
El descenso de Sánchez a los infiernos. BPB / Flickr

Sánchez se ha aficionado a las proezas. Impulsado por sus éxitos internos, ha decidido probar suerte con hazañas de mayor fuste, y se dispone a someter a prueba el dudoso principio que afirma que para ascender es preciso tocar fondo. Juega con la ventaja de que, de momento, todo lo que dice carece de importancia, porque está experimentando, está en la etapa adolescente del nuevo PSOE, y confía en que, haciendo lo contrario que Rajoy, maestro consumado en las artes de la indolencia, el PSOE volverá a llenar de votos sus bodegas. Es en este contexto en el que hay que situar la desdichada apuesta sanchiana por la nación de naciones, que es como si apostase por poner un sobresueldo a cada español, sin descartar a doña Ana Botín, en lugar de cobrarle impuestos: es seguro que la medida encontraría partidarios, siempre los encuentra la promesa del paraíso, aunque se aseguré que está en Bombay en lugar de en Hawái.

El arte de desdecirse

Las encuestas le dan un poco de razón, porque estamos en tiempo de moratoria, a la espera de que termine esa adolescencia forzosa que tanto cabrea a Felipe González y a Leguina, por citar gente de orden. Pero en política, los plazos vencen antes que en las quinielas, y como no aciertes a desmentirte a tiempo, las fantasmadas te pueden salir muy caras, como se ha visto con las declaraciones de un tal Franco, que quiere hacer nacionalistas de su parte de la plurinación hasta a los madrileños.

Ya puede Sánchez irse adiestrando en el arte del desmentido, tal vez pueda aconsejarse con el Hernando del PP que cae muy bien a las chicas de Podemos

Ya puede Sánchez irse adiestrando en el arte del desmentido, tal vez pueda aconsejarse con el Hernando del PP que cae muy bien a las chicas de Podemos, porque el 1 de Octubre comienza el espectáculo  y seguramente tendrá que responder algo más en serio a unas cuantas preguntas que el respetable, que siempre llega tarde pero con malas tripas, terminará por hacerse.

10 preguntas para Sánchez

El PSOE ha afirmado la soberanía del conjunto de los españoles, que es lo que reconoce la Constitución, y entiende que eso es compatible con que España sea concebida como una “nación de naciones” Para muchos observadores esta posición, que pretende encontrar una vía de salida al choque de legitimidades entre el Tribunal Constitucional y el Parlamento de Cataluña, y crear un espacio político confortable para el PSC, representa una contradicción tanto en el plano de la lógica y la teoría política como en el ámbito electoral, y para que no se considere así, habría que responder con cierta claridad a una serie de interrogantes:

  1. En caso de conflicto entre los dos principios, ¿cuál es el principio que el PSOE haría prevalecer?
  2. ¿La declaración sirve para algo más que para reconocer el derecho de Cataluña a un trato diferencial? Si así fuere, ¿qué demandas políticas resuelve?
  3. ¿Cómo distinguir la demanda de mayor autonomía con una insolidaridad activa de Cataluña con las comunidades de menor nivel de renta?
  4. ¿Existe alguna garantía de que la declaración constitucional de España como nación de naciones vaya a servir para fortalecer los lazos de Cataluña con el resto de España?
  5. ¿Cómo se articularía la autonomía política de esas nuevas naciones con la soberanía nacional?
  6. ¿Se suprimirá el TC, cuyas objeciones al Estatuto de Cataluña están en el origen del actual ciclo reivindicativo de los soberanistas?
  7. ¿Está dispuesto el PSOE a renunciar al pacto constitucional del 78 para hacer una nueva Constitución al gusto de los nacionalistas y en contra, al menos, de la enorme porción de electores que no se lamenta a cada minuto de su condición española?
  8. ¿En qué comunidades de las actualmente existentes tendrá mejor acogida electoral esa idea?
  9. ¿Se conoce cuál puede ser la relación entre esta ambigüedad política del partido, que, desde luego, no carece de antecedentes, y los resultados electorales tan negativos para el PSOE desde antes de 2011?
  10. ¿Es seguro que la declaración de España como nación de naciones beneficie a los trabajadores y a la izquierda en lugar de favorecer a los nacionalistas radicales y a los antisistema?

No sin antecedentes

Los asesores de Sánchez, pues no cabe pensar que tamaña parida hay sido concebida en solitario por un líder tan ocupado rompiendo registros, andan azacanados buscando ejemplos virtuosos de su bálsamo político, y son capaces de encontrarlos por doquier, desde Bolivia a Alemania o el Canadá, pasando por los mismos Estados Unidos y sin desdeñar a los suizos que son, como los de Bilbao, muy finos y resalaos.

Solo les falta decir que, en el futuro, deberemos agradecer a los separatistas catalanes el que nos hayan permitido librarnos de esta lacra española que tanto nos aflige

Nos están ofreciendo una versión del canovista “son españoles quienes no pueden ser otra cosa”, y solo les falta decir que, en el futuro, deberemos agradecer a los separatistas catalanes el que nos hayan permitido librarnos de esta lacra española que tanto nos aflige. Si se les hace caso, acabaremos por ser exespañoles, que, al menos, es más largo que españoles sin más, y es posible que no sea mal negocio librarnos para siempre de esa incesante murga anti española, en lugar de ir perdiendo batallitas día a día, como si fuésemos clones de Rajoy.

Sánchez y el Barón de Münchhausen

A diferencia del infierno del Dante, presidido por un cartel que advertía a quienes entrasen que olvidaran cualquier esperanza de salir, los infiernos a los que ha descendido Sánchez son de un tipo más posmoderno, miajita de digitales, incluso, y Sánchez se ha metido en esas harinas siguiendo los tweets, buscando votos perdidos, desesperadamente. Esa misma energía buscavotos le permitirá salir, cuando sea menester, en plan Münchhausen, aquel personaje que había visitado la Luna subido en una bala y decía haber escapado de un pantano tirando de sus cabellos. El problema es que Sánchez no sabe hacer las renuncias a la chita callando, en plan Rajoy, también porque tiene la mala suerte de no tener un partido tan unido como el fuenteobejuno PP, pero algo se le ocurrirá, a él, o a uno de esos tipos capaces de llamar esquiroles a los guardias civiles que recuperan el derecho de los viajeros del Prat.

En el PSOE nunca ha faltado la imaginación, no van a dejar a Sánchez en el atolladero. Además, ya han aprendido que los españoles de a píe son gente paciente, acostumbrada a sufrir, y que se conforman con cuatro gotitas tras la pertinaz sequía, y, sobre todo, saben que lo de Cataluña no tiene ni remedio ni salida. Como el titular de la corrida no se aparta del tentadero, han decidido ponerse estupendos, seguros de que no les va a pillar un toro catalán y resabiado que, de nuevo como Rajoy, esperan muera de un mareo, sin sangre, de aburrimiento, lo que les permitirá lucirse con la generosidad del que sabe que, al menos de momento, no va a pagar la ronda


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba