Rumbo norte

Entre SICAV y Fondo de Inversión, elija cartera de fondos

La respuesta es clara si el patrimonio está ajustado al mínimo exigible y si no se tiene intención de trastear en el mercado de renta variable y de renta fija. Salvo ese caso, de dudosa utilidad, la cartera de fondos de inversión es superior en costes y en rentabilidad potencial.

Los fondos de inversión y las sicav son instituciones de inversión colectiva, con distinta configuración jurídica pero con los mismos beneficios fiscales. Las sicav son Sociedades Anónimas que tienen el apellido de Institución de Inversión Colectiva pues, en principio, están destinadas a un colectivo de inversores organizados bajo una estructura societaria con sede, objeto social y órganos de representación. El consejo de administración delega la actividad de gestión y administración en las Sociedades Gestoras de Institución Colectiva. Paralelamente, los fondos de inversión son Instituciones de Inversión Colectiva sin tomar la configuración societaria, por lo que, en sentido estricto, no existe un consejo de administración responsable de la actividad. La personalidad jurídica se administra desde la sociedad gestora, también, Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva. En ambos casos, los gestores deben cumplir con una política de inversión que define las líneas a seguir sin poder cambiar un ápice el guion, salvo que se comunique y se registre previamente en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Independientemente de debate acerca del número de accionistas o partícipes y de la “propiedad” de la entidad, los beneficios fiscales son idénticos. Por ello, no es cierto que unos estén en mejor disposición que otros para sacar provecho de la ventaja fiscal de pagar al 1% las plusvalías de las operaciones realizadas en mercado. Ambos, los accionistas y partícipes, pagan posteriormente el impuesto sobre las ganancias patrimoniales, en el tramo correspondiente y en la misma fecha, con la venta de las acciones o participaciones de la institución de inversión colectiva.

De forma general, cuando se constituye la sicav, se adquiere un compromiso de largo plazo con una sociedad gestora que, probablemente, no es líder en la gestión de todos los campos posibles de inversión. Si por principio de diversificación de activos, se opta  por invertir más allá del Ibex y de la renta fija doméstica, entonces, tendrá que contemplar fondos de inversión con gestores de calidad reconocida. Y, en consecuencia, tendrá que pagar en cascada la gestión de la sicav y la gestión de los fondos de inversión que finalmente entren en cartera. Sin duda, una cartera de fondos de inversión tiene menos glamour, pero, como suele ocurrir en la vida, la discreción da más frutos en rentabilidad y riesgo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba