Rumbo norte

Aprendiendo nuevas prácticas

La inversión en fondos presenta cada vez más variables a tener en cuenta por el inversor. El universo es enorme con multitud de categorías y especificaciones que hacen que cada fondo tenga un enfoque y sesgo distinto y. Las variables son, a su vez, difíciles de digerir por cualquier persona, independientemente del nivel de formación. Sin duda, la especialización de los servicios de asesoramiento y banca privada y la formación del inversor son obligadas.

En la relación de un inversor con cualquier entidad financiera se deberían mantener tres principios:

  1. Fijar función objetivo. El inversor debería explicar bien su objetivo de inversión con las restricciones de riesgo y las restricciones de mercado que considere oportunas. El perfil de riesgo es claro. Sin embargo, las restricciones de mercado tendrían que definir los costes máximos que un inversor está dispuesto a pagar por utilizar los servicios de depositaria e intermediación de una entidad del mismo grupo que la entidad que presta el servicio de banca privada o asesoramiento, sabiendo que existen intermediarios y depositarios paralelos que prestan igual servicio a mejor precio. La diferencia por el uso de los servicios de las entidades del grupo frente al resto tendrá que justificarse por la existencia de una calidad contrastada.
  2. Definir cartera recomendada. Con los datos de objetivo y restricciones la entidad o asesor que presta el servicio en materia de inversión tendrá que definir claramente la cartera de inversión, con porcentajes de distribución y con definición y explicación de los elementos o activos que componen la cartera, los efectos de éstos individualmente considerados, y los efectos de la combinación de todos, La justificación del por qué en el escenario de mercado, en el escenario macroeconómico y en el escenario del resto de gestores tendría que dejarse por escrito y comunicarse debidamente al cliente.
  3. Establecer comunicación regular. Las recomendaciones podrán ejecutarse o rechazarse por lo que se debería existir una comunicación regular con el cliente para confirmar la cartera ejecutada y para conformar una estrategia de control y seguimiento periódico de las recomendaciones en cartera.

El modo de actuar conforme a legislación vigente define un entramado de nuevas prácticas que exigen capacidad para prestar buen servicio con recursos de calidad a buen precio. Y por efecto dominó, podríamos esperar que los márgenes del área de banca privada y asesoramiento en materia de inversión se reduzcan significativamente. Mejor será para los más preparados pues el negocio del Siglo XXI no está definido por el precio sino por el volumen.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba