Res Pública

Con la respiración contenida

No hagan demasiado caso del ambiente de normalidad y de tranquilidad que se quiere transmitir en relación con la consulta europea de mayo, porque la procesión va por dentro. Conviene recordar que la elección anterior se celebró en 2009, antes de que se desatara el vendaval de los rescates en el seno de la Unión Monetaria y que se manifestara la crisis del euro. El escenario ha cambiado radicalmente. Es verdad que la tormenta financiera parece que ha amainado, pero ello obedece al instinto de conservación de los que manejan los mercados financieros que no desean arruinar los pingües negocios montados alrededor de la ingente deuda pública generada por los diferentes Estados europeos. Sin embargo, la realidad económica y social continúa siendo dramática en gran parte de la eurozona, especialmente en los países del Sur. Por eso, la primera gran consulta general en tales condiciones inquieta al establishment europeo, porque teme que los ciudadanos den la espalda a los partidos y gobiernos que consideran responsables de sus males bien no acudiendo a votar bien votando a formaciones críticas con un proyecto europeo desnaturalizado por el olvido de sus principios fundacionales.

Años críticos para el europeísmo y crueles para los ciudadanos

Durante la legislatura europea que ahora termina el panorama del continente se ha ensombrecido de forma alarmante: paro, deuda, recesión y, lo peor, escasas esperanzas de mejora en la mayoría de los países. En realidad, excepto Alemania y el Benelux, lo demás es un conjunto de naciones tullidas que no aciertan a desenvolverse en el corsé de la Unión Monetaria. Los latigazos que ésta ha propinado, cuyo máximo exponente de crueldad se ha producido en Grecia, han hecho mella en los espíritus de la gente, porque, después de asumir la necesidad de determinados sacrificios, han constatado que su deuda pública ha crecido de forma exponencial y que sus expectativas han empeorado, porque, se diga lo que se quiera, la deuda yugula el crecimiento económico y el pago de intereses succiona todos los euros provenientes de los recortes. Y nada hay más desmoralizador que sacrificarse en vano, que es lo que está ocurriendo.

En el caso de España, la montaña de la deuda pública, sin olvidar la ingente deuda privada, se ha convertido en un Everest inalcanzable -casi el 100% del PIB-, que debería obligar a otro tratamiento, llámense reestructuración o renegociación, en el seno de la Unión Monetaria, porque si ésta no sirve para eso para qué sirve. Puede que termine ocurriendo cuando todo esté desbordado, si es que no lo está ya en algunos países, pero, aunque sólo sea por una vez, las instituciones comunitarias deberían adelantarse a los acontecimientos. Por eso, no entiendo la satisfacción de los portavoces oficiales sobre lo bien y barato que colocamos la deuda, teniendo en cuenta el montante de la misma y los altibajos de los tipos de interés.

Entre la abstención deslegitimadora y las propuestas de cambio

Algunos pensarán que pedir a los de Bruselas anticipación y previsión es utópico. Se comprende, a la vista de su trayectoria de estos años convulsos y del último espectáculo que han montado en Ucrania, digno colofón de su falta de sensibilidad y de conocimiento sobre la realidad y la geopolítica europeas. De todas maneras, no se puede renunciar al intento de cambiar las acciones de los hombres que dirigen el tinglado comunitario, aunque la mayoría de ellos no han sido elegidos por los ciudadanos. Por tanto, el dilema de los electores es deslegitimarlos, rehuyendo participar, o dar su apoyo a quienes proponen cambios sustanciales.

Tanto la abstención como la crítica son opciones democráticas y pacíficas que, precisamente por ello, despiertan el desasosiego de los instalados, aunque todavía prefieren hacer o sentir como que no pasa nada, que todo está bajo control y que hay que repartir los cargos de las instituciones europeas bajo el signo del continuismo más absoluto. Así, los nombres de los propuestos tanto por conservadores como por socialistas significan más de lo mismo, sin concesión alguna a los cambios, lo que hace pensar que creen que lo están haciendo muy bien, aunque la realidad lo desmienta día sí y día también. En realidad, van consolidando un sistema de nomenclatura, muy poco acorde con la democracia.

En cada país, los electores tendrán que cavilar porque el tema no es baladí. Hay países como el nuestro en el que la abstención puede ser claramente mayoritaria, quizás superior al 60%, y otros, como Francia, Italia o la propia Grecia, donde puede haber más controversia, en los que los electores se inclinen por apoyar cambios de corte radical con los que se pretenda poner en solfa no el proyecto europeo, sino el mamarracho de europeísmo con el que se nos ha castigado en estos años. De todo ello, podría surgir una fotografía de los ciudadanos de la UE muy diferente de la que esperan los que ostentan ahora el poder y que se las prometen felices para los próximos cinco años. Como lo sospechan, todo su interés se centra en dar por sentado que las cosas están bien como están y que los que preconizan fórmulas o políticas diferentes son 'antieuropeos' o chiflados. En fin, la historia de siempre a ver si cuela, pero la procesión va por dentro y la respiración está contenida.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba